SIN RODEOS


Marcela Jiménez Avendaño

28/10/2010


UN PRI PARA LA BASURA


Desde hace semanas se comentaba, se sabía, que el nuevo ungido desde Casa Puebla para el PRI estatal sería el diputado Juan Carlos Lastiri y que, finalmente, Javier López Zavala no participaría de este pastel debido al alejamiento político que hoy sufre de su padrino, su mentor, su hacedor.


En mi entrega pasada expliqué el por qué con ninguno de estos dos personajes la situación de vulnerabilidad del PRI cambiaba mucho.  El problema de fondo no lo representan las personas sino las formas viejas y abusivas que tenemos en este partido de hacer política.


La imposición, la exclusión, la inequidad y muchos etcéteras más nos han llevado al desprestigio y a la derrota. Pero tan malas son estas formas ejercidas por quienes detentan el poder como aquellas asumidas por quienes las aceptan.


Ésta mal entendida disciplina partidista que, no es otra cosa más que aceptar lo que dice el que manda -mientras manda- en aras de mantener las canongías desde ahí obtenidas, han impedido que el Revolucionario Institucional cambie verdaderamente y represente lo que el electorado quiere. 


¿Cómo podríamos defender seriamente las exigencias de la población si no somos capaces de defender nuestro propio punto de vista?.


Y bajo esta óptica podemos entender claramente las razones del por qué nuestros legisladores federales y estatales han convertido al Poder Legislativo en simple oficialía de partes.


Esta problemática no es exclusiva de un solo partido político, de hecho, yo diría que es una enfermedad que les afecta a todos, con ciertos matices claro.  Ahí tenemos al PAN que se debate en la lucha por la renovación de su dirigencia nacional en donde el dedo del Presidente Calderón lleva ventaja.  En el PRD la cosa no es muy diferente aunque la existencia de dos figuras fuertes genera que ambos grupos hagan públicas sus diferencias.  De la chiquillada mejor ni hablamos.


Y que mejor ejemplo de todo esto que lo ocurrido justo el día de ayer cuando en la Cámara de Diputados se aprobó una Iniciativa que vulnera a una más de nuestras instituciones, por cierto, una bien importante la encargada de brindar Asistencia Social a todo trabajador.  Un pago de favores y la garantía de complicidad en el 2012 lograron que se votara a favor de otorgar presupuestariamente una buena partida a las farmacias de Emilio González Torres, trasladando la responsabilidad del IMSS de dotar de  medicamentos a sus derechohabientes por vales de medicina que serán canjeables justo en estas sucursales. 


Como puede verse, todo se vale si a cambio obtengo estar cerca de los tomadores de decisiones, quienes por cierto, tampoco son tan independientes, lamentablemente para México estos se han convertido, cada vez más, en empleados de los grandes intereses.  De ahí que podamos ver que partidos y personajes divergentes asumen posturas similares.


Ahora bien, no sorprende entonces que priístas que caen en la desgracia, es decir, dejan de ser parte del círculo de poder- busquen inmediatamente asirse de cualquier otro grupo que se los otorgue. Es lógico entonces que ese mismo personaje del que hablamos antes, Javier López Zavala, haya inmediatamente concertado una reunión con el gobernador electo Rafael Moreno Valle.


Pero en tanto somos testigos de cómo el priísmo poblano es incapaz de defenderse a sí mismo, nos leemos la próxima semana.

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas