SIN RODEOS


Marcela Jiménez Avendaño

03/03/2011


El circo poblano


Con respecto al artículo pasado “Y la luna de miel terminó…”, hubo quien me cuestionara al respecto. Pues bueno, para confirmar lo dicho hace ocho días, lo expuesto en el noticiario televisivo de Joaquín López Dóriga durante dos noches seguidas lo confirma. Resulta que la andanada contra Ricardo Henaine, el fantasticogate y su cuate el exgóber no es casual, aunque sí limitada.


La mayoría de las veces coincido plenamente con los análisis de mi buen amigo Mario Alberto Mejía, pero esta vez no creo que la estrategia del nuevo gobernador Rafael Moreno Valle sobre una especie de tregua entre su administración y la de su antecesor pueda resultarle favorable.


Según mi punto de vista, los poblanos, en especial esa gran masa de voto indeciso que finalmente le dio el triunfo a Moreno Valle, no salió a votar por la extraordinaria campaña hecha o por las fabulosas propuestas de gobierno, o por un perfil brutalmente carismático. La gente se volcó en las urnas por un alto sentido antimarinista, que no es otra cosa que un rechazo, como ya lo hemos dicho en este mismo espacio, a las formas anquilosadas y abusivas de hacer política, a la corrupción, al enriquecimiento a costa de las arcas públicas, a la política de los intereses personales, etcétera.


No verlo así sería un gran error, dado que si la apuesta del nuevo gobernador va en función de su persona y del circo que pueda hacer con ella (llámese Espacio 2000, CRIT, etcétera), dilapidará rápidamente su bono democrático.


El electorado que le confió su voto está ansioso de ver cumplidas sus expectativas de castigo ejemplar sobre aquellos funcionarios salientes que, a vista de todos, se enriquecieron inexplicablemente; sobre aquellos servidores públicos que dilapidaron los recursos mientras sumían las instituciones a su cargo en el más indignante de los abandonos —basta ver la Secretaría de Salud, el ISSSTEP, entre otros muchos—. El show Henaine no será suficiente para satisfacer esta demanda.


Ahora bien, si a lo anterior sumamos que se empiezan a observar, en los recién desempacados gobernantes y sus equipos, abusos similares a los que los llevaron al poder —Norberto Tapia y el uso de recursos materiales federales para cubrir la toma de posesión de su jefe; el aumentazo salarial de varios suertudísimos miembros del gabinete y Cabildo del municipio de Puebla; y la donación de terrenos y recursos por diez años al proyecto Teletón—, podemos augurar, sin temor a equivocarnos, que más tarde que temprano el respaldo popular de antaño se irá diluyendo dando paso al desencanto y, probablemente, a la movilización social que, de alguna forma, habrá de externar su descontento.


Y finalmente no olvidemos que es mucho pero mucho más peligroso dejar un enemigo herido. De ahí la máxima política de que al enemigo, muerto o cerca. Y para el caso de Mario Marín, ni lo acabaron políticamente ni lo mantienen lo suficientemente cerca como para controlarlo o predecir sus futuros movimientos.


La elección presidencial 2012 está a la vuelta de la esquina y yo sigo sosteniendo que el presidente Calderón, cuyas únicas dotes de gobernante se observan al interior de su partido, no desperdiciará la fabulosa oportunidad de incidir en sus resultados desprestigiando a su principal competidor, el PRI, utilizando como carne de cañón al propio Mario Marín y al ex de Oaxaca, Ulises Ruiz. Ante ello, ¿cómo reaccionará el poblano al saber que la persecución viene de fuera y no de quien eligió para esa tarea? ¿Será que en el subconsciente de la población quede la duda de complicidad entre el entrante y el saliente? Son preguntas que el equipo de Rafael Moreno debería estarse formulando.


En otro tema y sólo para no dejarlo pasar, ¿por qué será que el PRI poblano decidió invitar a Manlio Fabrio Beltrones a un evento de priistas notables cuando el GRAN PRIISMO, aquél de las bases, está ávido de apapacho y mensajes de esperanza? Yo no encuentro la respuesta, pero si usted la tiene, me encantaría conocerla.


Pero en tanto, la planeación del pan y el circo continúan gestándose, nos leemos la próxima semana…

 

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas