SIN RODEOS


Marcela Jiménez Avendaño

17/09/2009


Y TÚ, ¿QUÉ TIPO DE POLÍTICO ERES O QUIERES?


Lo prometido es deuda y, tal como lo adelantamos, hoy definiremos los tipos de políticos que somos y tenemos.  Es así que, sin ánimo de herir susceptibilidades y sí contribuir a un mejor entendimiento de lo que rodea al proceso sucesorio poblano, integraremos en una reducida lista los principales  perfiles políticos que participan ya, de forma importante, en lo que será la elección del 2010.

 

Iniciemos con el más visible y común: el PERFIL OFICIALISTA. Este político va siempre con la línea que dicta el dirigente de mayor jerarquía dentro de su partido; nunca cuestiona su decisión, simplemente la acata. Este perfil es mucho más común encontrarlo dentro de las filas del PRI y, en Puebla, podríamos decir que son muchos a quienes podríamos ubicar en esta lista.  Por principio, son todos aquellos que ven en Javier López Zavala la continuidad del proyecto del Gobernador Mario Marín, su principal dirigente, y bajo ese supuesto aceptan su posicionamiento como suyo. Y es así que tenemos a varios funcionarios de los gobiernos estatal y municipales, legisladores locales y federales, así como integrantes de las estructuras del Partido Revolucionario Institucional. Inusualmente, esta misma postura también podemos observarla  en varios políticos pertenecientes a otros partidos pero que, asumiendo la fuerza del contrario, se suman a esta ola. Como ejemplo de lo anterior tenemos a varios militantes del PAN y del PRD provocando y aceptando reuniones con quien consideran su adversario oficial. Cabe destacar que esta misma dinámica la vemos en el caso de Rafael Moreno Valle.

 

Otro tipo de político muy cercano por su posicionamiento al Oficialista es EL INSTITUCIONAL. Son también militantes de partido pero, a diferencia del anterior, pueden no estar de acuerdo ante decisiones oficiales tales como el candidato o el proceso de selección, sin embargo, nunca se opondrán públicamente a las decisiones de su partido. En este rubro se encuentran, por lo general, la mayoría de los integrantes del gobierno y de las estructuras del partido en todos los niveles. Una variante de este perfil podríamos llamarlo EL DE CLOSET, y son políticos que públicamente no manifestarán su oposición a las decisiones de su partido aunque trabajen las contras en lo oscurito.

 

EL PERFIL OPOSITOR, como su nombre lo indica, se oponen siempre a las decisiones oficiales y, como generalidad, no son parte del grupo dominante dentro de sus propios partidos o de las estructuras de poder. Estos políticos no tienen nada que perder y sí mucho por ganar, de modo que le apuestan el todo por el todo y, en algunas ocasiones, logran sus objetivos. Aunque, también hay que decirlo, al manejar el enfrentamiento como máxima de operación, se ubican en posiciones muy riesgosas que, a veces, les generan una absoluta exclusión. En Puebla, éste perfil está integrado por varios panistas y algunos aspirantes priístas a la gubernatura.

 

PERFIL OPORTUNISTA, en todos los partidos existen muchos personajes que alientan en corto a todos los aspirantes esperando obtener mayores beneficios. Nunca se arriesgan y por tanto no colocan todas sus naranjas en un mismo canasto.

 

PERFIL CHANTAJISTA, integrado por algunas personalidades con mucho poder o que en el pasado fueron beneficiarios del poder.  Generan acciones de presión tales como declararse aspirantes a algún puesto de elección o apoyar un proyecto contrario a sus dirigentes con la intención de sentarse en la mesa de negociación de quienes mandan.

 

PERFIL INDEPENDIENTE, aquí se ubican los políticos que no tienen una dependencia económica, moral o de grupo con quienes detentan el poder. Tienen lealtad de partido como los INSTITUCIONALES pero, a diferencia de éstos, por encima de la lealtad partidista defienden la política de principios por lo que, antes de sumarse a la  cargada, prefieren trabajar en la discusión de ideas,  propuestas y acuerdos.

 

Estos son solo algunos perfiles, existen muchos más e incluso ciertos políticos tienen un poco de varios, pero los mencionados nos sirven para ubicar a los principales personajes del proceso 2010.

 

Ahora le queda a Usted, querido lector, definir en cuál perfil se ubica o con cuál se queda, pero en lo que seguramente coincidiremos es que Puebla y México se merecen mejores políticos, que si bien sepan criticar también sepan aportar propuestas. Hoy es tiempo de construir y éste no es asunto de iluminados, es  trabajo de todos. No dejemos pasar la oportunidad.

 

Mi más profundo agradecimiento por el apoyo y cariño de todos quienes me acompañaron con sus palabras de aliento y solidaridad. 

 

Nos leemos la próxima semana…

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas