SIN RODEOS


Marcela Jiménez Avendaño

27/05/2010


PGR Y HACIENDA EN CAMPAÑA


Esta semana se presentaron tres hechos aparentemente aislados pero que podrían suponer el uso político-electoral de la Procuraduría General de la República y de la Secretaría de Hacienda.

 

El martes por la tarde fue aprehendido el candidato del PRD-PT-Convergencia a la gubernatura por Quintana Roo bajo los cargos de lavado de dinero y delitos contra la salud provenientes de una denuncia anónima y de Hacienda; también sucedió que el diario más antiguo de Veracruz acusó ser blanco de una auditoría por parte de Hacienda por negarse a apoyar al candidato de la coalición PAN-PRD, Miguel Angel Yunes; y finalmente, durante la noche del lunes, fue cateado el domicilio del candidato del PRI a diputado local por Izucar de Matamoros en nuestro estado.

 

Estas acciones emprendidas por el Gobierno Federal nos recuerdan aquellas que derivaron en la detención de 10 alcaldes y 20 funcionarios de gobierno estatales de Michoacán durante el proceso electoral del 2009, quienes en su mayoría ya fueron liberados por falta de pruebas.

 

Sería verdaderamente peligroso para la democracia mexicana y para el país que desde el Ejecutivo se estuviera haciendo uso de las instituciones del estado para incidir en los resultados electorales a favor de cierto partido o ciertos candidatos.

 

Otro elemento interesante a ser analizado a raíz de estos hechos es que se vuelven a hacer evidentes las contradicciones de la alianza PAN-PRD.  El gobierno panista de Felipe Calderón es quien lleva a cabo la investigación y posterior detención del perredista Greg Sánchez en Cancún.  Y pese a que ambas dirigencias nacionales han especificado que pese a ello las alianzas que mantienen en cinco estados seguirán en pié, lo cierto es que la relación da visos de fractura y se vuelven a polarizar las posiciones entre ambos partidos.

 

Ahora bien, otra cuestión importante derivada de lo anterior es la influencia que estas noticias puedan estar teniendo en el ánimo del electorado. Hemos venido diciendo como el abstencionismo será una constante en las elecciones de este año y, casos como estos, seguramente contribuirán en ese ánimo.

 

Es una realidad el desgaste de la política y los políticos. El ciudadano no le ve utilidad a la democracia en términos de mejora sustancial en sus condiciones de vida.

 

Pero para nuestro caso, veamos cómo se ha comportado el electorado en Puebla:

 

Elecciones

PRI

PAN

PRD

% Participación

1998
Gobernador

760,939

406,804

152,994

55.50%
LN 2,535,316

2000
Dip. Fed

714,662

677,519
alianza

217,612

61.99%
LN 2,753,111

2003
Federales

511,564

383,588

87,839

37.54%
LN 3,078,860

2004
Gobernador

886,535

642,519

100,157

55.18%
LN 3,237,686

2006
Dip. Fed

566,468
alianza

693,594

492,516
alianza

57.22%
LN 3,436,519

2007
Alcaldes

767,683

536,011

207,540

51.39%
LN 3,571,308

2009
Dip.Fed

586,579

381,766

83.902

38.14%
LN 3,752,422

 

*LN Lista nominal

*Varias elecciones fueron concurrentes con Presidencial, Congreso Federal (2000 y 2006); solo Cámara de Diputados Federal (2003, 2009); Gobernador, Alcaldes y Diputados locales (1998 y 2004.

 

El nivel de participación de los ciudadanos depende del tipo de elección a que se le convoque, es así que tenemos mayor participación en aquellas en que se elige Presidente, Gobernador y Alcaldes, contando con menos interés las que se refieren al Legislativo Federal y local.

 

Sin embargo, todos los estudios de opinión muestran un gran desgaste del sistema de partidos mexicano en general que genera menos interés de los ciudadanos en estos procesos democráticos.

 

Es así que el reto de todos los políticos y sus partidos radica en vencerlo incentivando la participación de los electores, fortaleciendo con ello la democracia y generando mejores condiciones de gobernabilidad. Pero por ahora, para esta elección, ello se antoja casi imposible.

 

En tanto, nos leemos la próxima semana………..

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas