Tiempos de Nigromante


Arturo Rueda
[email protected]
[email protected]


01/03/2011


En la guerra Televisa-CRIT y Henaine-Valle Fantástico, puros malosos

 

En el duelo de timadores Televisa-CRIT contra Henaine-Valle Fantástico, con el morenovallismo como correa de transmisión, la hediondez surge de los dos bandos y no hay postura válida salvo la de los intereses económicos que mueven a todos los actores involucrados. El golpe lanzado al propietario del Puebla FC duele, y bastante, por transmitirse en el horario estelar de la cadena televisiva. Sin embargo, carece profundidad porque no tiene traducción jurídica: a casi 30 días de iniciado el gobierno, el titular de Servicios Legales del gobierno estatal, Juan Pablo Piña, todavía no define la modalidad de juicio y el tiempo promedio en el que podrá ser recuperado. Sus declaraciones en la pantalla chica sobre los malvados mecanismos con los que Henaine se hizo del predio carecen absolutamente de valor si no los sustenta ante un juez.


Y, por supuesto, tampoco huele nada bien que López Dóriga clame juaydefraude y descubra el caso de Henaine justo cuando una corriente de la opinión pública local manifiesta sus dudas sobre los beneficios financieros y sociales de la instalación del CRIT; las cargas financieras mayoritarias serán asumidas por el gobierno poblano, pese a que Televisa le da atole con el dedo a todos los mexicanos cuando en diciembre hace un acopio de donaciones millonarias que supuestamente se dirigen a construir y mantener los centros de rehabilitación. Televisa se presenta ante los mexicanos como una empresa de beneficio social pero, según reconoció ayer Lorena Duarte, directora general del Sistema CRIT, la fundación únicamente aportará 200 millones de pesos para la construcción del centro y el gobierno estatal se hará cargo de todo lo demás. El desequilibrio en las inversiones es evidente: la suma del terreno y las donaciones a cargo del gobierno dan alrededor de 800 millones y Teletón sólo 200. El problema es que la medalla se la cuelga Televisa, y no Puebla.


En este caso nos rodean los grises, puesto que por ningún lado aparecen los malos y los buenos. Las particularidades son las que vuelven interesante el caso. Me refiero en específico al reportaje presentado ayer por López Dóriga y que hoy tendrá continuación. En la parte informativa no hay novedades. El principal destinatario, además de Henaine, es Mario Marín, quien debería entender el mensaje de que el acuerdo de impunidad pende de un hilo muy delgado. Pero Melquiades Morales sufrió un daño colateral, pues el reportaje hizo entender al senador como corresponsable del fraude. ¿Por qué querría Moreno Valle golpear a Melquiades, si teóricamente es su aliado? ¿Y para qué golpear al PRI poblano en su conjunto, si desde ayer los diputados tricolores se avinieron a aprobar en la Comisión de Hacienda el dictamen de viabilidad financiera para el Centro de Rehabilitación? La reacción lógica a tal golpe de Televisa es que tanto Mario Marín como Melquiades Morales ordenarán a sus diputados cercanos que hoy en el Pleno rechacen la aprobación y alcen la voz por los acuerdos secretos Televisa-Moreno Valle. ¿Por qué empedrar un camino que ya estaba pavimentado? No lo entiendo.


A menos, por supuesto, que el objetivo del obús fuera poner a temblar de miedo a Ricardo Henaine para que solito doble las manos y busque una negociación, una vez que en el gobierno morenovallista han descubierto que los caminos jurídicos para recuperar el terreno son escabrosos y lentos. Muy lentos. Vaya, que hay un riesgo de que Moreno Valle incumpla su promesa de que en los primeros cien días el predio se reintegre al patrimonio estatal. Y como no se puede por la vía jurídica, se recurra al golpeteo mediático para ablandar a Henaine. Apretar, como dirían desde el gobierno. Intensificar la presión para obtener la claudicación.


Para mal del gobierno morenovallista, dos causas justas terminaron enredadas en un duelo de timadores. Por supuesto que a Puebla le hace falta un CRIT que nos reposicione a nivel nacional en materia de servicios para discapacitados. También la entidad necesita firmar alianzas con los grandes conglomerados nacionales. Y por supuesto que a los poblanos les gustó el discurso con autoridad —que no autoritario— de Moreno Valle para recuperar el predio, anuncio espectacular en su toma de protesta, pero es bien sabido que el camino al infierno está pavimentado con buenas intenciones.


El problema, creo, es que los poblanos ven malos en todos los bandos. La Fundación Teletón arrastra un pobre prestigio luego de que correos electrónicos advirtieran un fraude fiscal de Televisa con las aportaciones sinceras de muchos mexicanos. Ricardo Henaine arrastra también una pésima fama, pero el terreno tendrá que arrebatársele por las vías jurídicas y no a través del golpeteo mediático. El gobierno morenovallista iba a ganar mucho con las dos acciones, instalar el CRIT y recuperar Valle Fantástico, pero de alguna forma se empantanó en ambos. Y ambos terminaron por contaminarse. ¿Qué ocurrió?

 

Por supuesto, el duelo de timadores Televisa-CRIT contra Henaine-Fraude Fantástico requiere un replanteamiento desde el gobierno morenovallista. A menos, por supuesto, que la explicación sea más simple: que todo se trata de una cortina de humo para ocultar que las balaceras se multiplican en la entidad, y que apenas ayer tocaron la puerta de Puebla capital, justo frente a La Vista. Un TT ayer en el Twitter.

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas