Tiempos de Nigromante


Arturo Rueda
[email protected]
[email protected]


01/11/2011


La guerrita de Actívate por Puebla


El colectivo Actívate por Puebla, bajo la directriz ideológica de Luis Ernesto Derbez y Alfredo Miranda, mide los tiempos para entrar en colisión directa con el morenovallismo. Los rectores de la ULDA y de la UPAEP se sienten maltratados y malpagados, según ellos, por el apoyo decisivo que le brindaron a Rafael Moreno Valle para ganar al aparato marinista. Su primer intento de rebeldía abierto es la candidatura artificial de Francisco Romero Serrano para convertirlo en titular del OFS con el aval de organismos empresariales y algunas universidades.


Los ideólogos de la resistencia, Derbez y Miranda, así como el brazo armado Francisco Rodríguez de Coparmex saben que no podrán ganar el pulso en el Congreso local, pero preparan una estrategia de deslegitimación a la designación de David Villanueva acusándolo de “candidato oficial”. El problema de Actívate por Puebla es que eligieron al peor personaje para representar sus intereses: Romero Serrano fue presidente del Colegio de Contadores de Puebla, la organización que controlan Víctor Manuel Hernández Quintana, David Nieto y Armando Garcés Cozar, la mafia que precisamente ha controlado el Órgano Superior de Fiscalización y el padrón de auditores a entidades. La Iglesia en manos de Lutero.


Es un absurdo que Actívate por Puebla postule a Romero Serrano, el delfín de Hernández Quintana para ocupar su puesto para limpiar todas sus irregularidades en el OFS. La UDLA y la UPAEP, que reclaman un personaje ciudadano para el organismo, postulan al heredero del control corporativo que el Colegio de Contadores mantiene históricamente sobre el OFS para dominar el padrón de auditores y repartirse las cuentas públicas. Villanueva Lomelí amenaza ese monopolio y por ello Armando Garcés Cozar convenció a Luis Ernesto Derbez de darle la carta de postulación al delfín de Hernández Quintana y negársela a Villanueva, pese a que éste ha publicado libros bajo el sello de la Universidad de las Américas y forma parte del Consejo Consultivo del Centro de Investigaciones Jurídicas. Todo un absurdo.


Actívate por Puebla, un colectivo académico y empresarial que nació en la campaña electoral del 2010, viene dando traspiés desde hace meses. El ridículo de la colocación de las piedras de la Transparencia, la Sustentabilidad y la Educación solamente mueve a risa. En algunos círculos se bromea que Francisco Rodríguez, antes que dirigente de Coparmex, se parece a Óbelix, el héroe galo de la historia de Uderzo y Goscinny, por su afición a los menhires. Ahora cometen otro error histórico enfrentándose al morenovallismo por la designación del titular del OFS.


A cada uno de los triunviros que domina Actívate por Puebla le duelen cosas diferentes. Luis Ernesto Derbez tiene las alianzas equivocadas: Blanca Alcalá y Juan Carlos Mondragón. A la exalcaldesa la defendió en el marco de las irregularidades millonarias encontradas en el proceso de entrega-recepción y fue ella quien lo convenció de darle el apoyo a Francisco Romero Serrano pues desea un auditor a modo que blinde sus cuentas públicas. Con el dirigente estatal del PAN los une su foxismo y su cercanía con el Yunque. Por defender a ambos ha preferido alejarse del gobernador Moreno Valle.


A Alfredo Miranda le duele el maltrato a Eduardo Rivera Pérez y, como fiel empleado de la Organización, busca la coyuntura para iniciar una ruptura con el morenovallismo. Y qué se puede decir de Franco Rodríguez, el Óbelix de por aquí cerquita.

 

Romero Serrano no tiene calidad moral para asumir el OFS porque es un heredero de Víctor Manuel Hernández Quintana. Un sucesor a modo para cubrir el robo de documentos y las irregularidades del exauditor. Y tampoco porque el Colegio de Contadores quiere perpetuar su monopolio sobre el organismo. En Casa Puebla no hay preocupación por la candidatura fantasma de Actívate por Puebla. Pero también se tomó nota del movimiento subterráneo de supuestos aliados en el PAN y en la BUAP para jugar su propio juego y salirse del guacal. Pronto abundaremos sobre el tema.

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas