Tiempos de Nigromante


Arturo Rueda
@Nigromanterueda
[email protected]
[email protected]


02/07/2012


Una ola amarilla en Puebla que no fue capaz de tumbar a Peña


Bartlett y Blanca se disputan el Senado; PRI ganaría 7 distritos; PRD 5 y 4 en empate técnico


Conteos rápidos extraoficiales confirmaron que una ola amarilla recorrió Puebla en las elecciones federales en la entidad, en la que Andrés Manuel López Obrador se había impuesto en la votación estatal por un mínimo margen a Enrique Peña Nieto, y habría arrasado en la zona metropolitana de la entidad.


Gracias a su arrastre, la dupla Manuel Bartlett-Armando Etcheverry pelearía voto a voto el triunfo en la elección a senadores a la pareja de Blanca Alcalá-Lucero Saldaña, dejando fuera a Javier Lozano Alarcón al enviarlo al tercer lugar.


En la disputa por las 16 diputaciones federales, el PRI se habría alzado con la victoria en siete distritos correspondientes a Huauchinango, Zacatlán, Teziutlán, Zacapoaxtla, San Martín Texmelucan, Ciudad Serdán y Ajalpan. El impulso de la ola amarilla, de acuerdo con los mismos sondeos, habría tenido un mayor impacto en la capital poblana para hacerles ganar los cuatro distritos más el de Izúcar de Matamoros, una zona donde tradicionalmente tienen gran presencia.


Cuatro distritos se encuentran en empate técnico de acuerdo a las cifras del CISO. En Tepeaca la diferencia a favor del candidato de las izquierdas sería de .7 puntos a favor de Jesús Morales Flores, por lo que habrá que esperar hasta finalizar el cómputo. Lo mismo ocurre en el distrito de Cholula, en donde el panista Julio Lorenzzini le lleva .4 por ciento de ventaja al candidato de las izquierdas Alejandro Oaxaca. La priista Rocío García Olmedo triunfa en Atlixco por 1.2 por ciento sobre el panista Felipe Velázquez. En Tehuacán, territorio panista, el PRI lleva una delantera de punto y medio al candidato de las izquierdas.


En medio de la ola amarilla y el desplome de Acción Nacional destaca el papel jugado por Nueva Alianza que con creces sobrepasó las expectativas generadas, al obtener un promedio de casi 6 puntos en la elección de diputados federales gracias a la gestión de Gerardo Islas, y en donde su mejor desempeño se dio en Tepeaca, San Martín, Zacapoaxtla y Zacatlán. El joven empresario entregará buenas cuentas una vez que, además de la alta votación a diputados federales, obtuvieron 4 puntos en las elecciones presidenciales y de senadores, por lo que se acercaría a los 200 mil votos meta.

 

El mano a mano de la presidencial

 

Las previsiones de la encuestadora local Mas Data se cumplieron con precisión y desde temprano la ola amarilla que impulsó a todos los candidatos de las izquierdas se dejó sentir desde muy temprano. Para Parametría, de Francisco Abundis, López Obrador y Peña Nieto arrancaron parejos en su primer corte de las 11:30 horas con 36 puntos. Ambas tendencias se mantuvieron parejas, pero al corte de las 15 horas se abrió el margen de ventaja a 9 puntos. La operación de la estructura, sin embargo, cerró otra vez las tendencias para que la victoria del PRD fuera mínima por un punto al recibir 35 por ciento de la intención de voto, y el virtual ganador de Los Pinos, con 34 por ciento.


Para el CISO de la BUAP la contienda fue un poco menos cerrada porque la diferencia entre el candidato presidencial de las izquierda llevó el 35.5 por ciento de los votos, frente a 31 de Enrique Peña Nieto. Su victoria en la entidad, sin embargo, no le habría servido para ganar la presidencia.

 

El Senado se ganará por una nariz


En ambos conteos rápidos se confirma que la batalla por ganar dos escaños en el Senado luce apretadísima entre la fórmula de izquierdas conformada por Manuel Bartlett-Armando Etcheverry y Blanca Alcalá-Lucero Saldaña. El panista Javier Lozano Alarcón se quedó muy retrasado y prácticamente sumó otra candidatura fallida en Puebla.


De acuerdo con Parametría, la elección al Senado siguió los mismos patrones que la presidencial y no hubo voto diferenciado, por lo que la coalición de izquierdas recibiría 35 puntos y la exalcaldesa 34. Es decir, una diferencia de 1 punto para un sondeo con margen de error de más menos 3.

 

En el caso del CISO la diferencia es aún más pequeña pues el exgobernador obtiene 30.7 puntos y la priista con la exalcaldesa se colocaría con 30.3 por ciento. Es decir, un diferencial de .4 de la votación. Javier Lozano y el PAN se quedaron con 23 puntos.

 

Columnas Anteriores


 
 

 

 
Todos los Columnistas