Tiempos de Nigromante


Arturo Rueda
[email protected]
[email protected]


04/02/2011


La mala prensa de Elba Esther ataca a Puebla


Primer día de gobierno y primera exhibida en medios nacionales gracias a la torpeza del experimentado Norberto Tapia. A todos nos ha pasado alguna vez. Incluso “al mejor cazador se la va la liebre”, reza el lugar común. Pues bien, al ya designado director de Comunicación Social, en vísperas de abandonar su cargo como director de Televisión Educativa se le hizo fácil disponer de los recursos humanos y técnicos a su cargo para ponerlos a disposición de su nuevo patrón, Rafael Moreno Valle y generar la señal de su toma de protesta en un sistema de transmisión dedicada exclusivamente a contenidos educativos. Para completar la pifia, hizo falta una mano insidiosa que mostrara a los reporteros del Grupo Reforma el lugar donde se ubicaba la unidad móvil de transmisión, situada en el patio de maniobras del Centro Expositor, un lugar al que no tenían acceso los reporteros de acuerdo al estricto operativo de seguridad implementado. Encuerado en primera plana del diario nacional, al director de Comunicación Social no se le ocurrió otra cosa que mentir sobre la presencia de Televisión Educativa, y fue exhibido ayer con un oficio que demuestra que todavía siendo director del organismo federal puso la señal de la toma de protesta de Moreno Valle a disposición de los sistemas estatales. De rebote y provocado por la pifia, Guillermo Aréchiga abrió la controversia de qué órgano pagó la suntuosa protesta, si el Congreso o Finanzas, y cuánto costó realmente. Total, un embrollo.


Desconozco si al gobernador le interesa mantener en su cargo a un funcionario que el primer día de trabajo comete un error garrafal y es mostrado como mentiroso. Lo que sí tengo claro es que la pifia de Norberto Tapia, paradójicamente, le va a servir a Rafael Moreno Valle. El error del director de Comunicación Social evidenció una pauta de los medios nacionales de comunicación para seguir con lupa cualquier tipo de apoyo que el gobernador poblano pueda recibir de la SEP federal o del SNTE dada la cercanía que tiene con Elba Esther Gordillo, subrayada a partir de su presencia en la toma de protesta y que llevó a algunos columnistas como Julio Hernández de La Jornada como el góber elboso.


No es noticia de última hora que, pese a su enorme poder, Elba Esther Gordillo goza de una mala prensa en la mayoría de los medios nacionales de comunicación. Caricaturas, burlas y mofas rodean la imagen mediática de “La Maestra”, pese a que en la realidad se asemeja a una rockstar tipo Peña Nieto, como se mostró a la salida del Centro Expositor cuando fue prácticamente asaltada para tomarse la fotografía con un centenar de poblanos. Es la gran victoriosa de las alianzas electorales, lo mismo del brazo del PRI que del PAN. Acusada de “meretriz electoral”, los candidatos de todos los partidos la buscan ansiosamente y están dispuestos a pagar la cuota para que el SNTE se encargue de sus operaciones electorales. Dispone de miles de millones de pesos en cuotas y recursos públicos. Y pese a tal despliegue de fortalezas, recibe un trato despectivo unánime de los medios nacionales de comunicación que un día se burlan de su físico y otro de su supuesta ignorancia.


“La Maestra” suele contagiar su mala prensa nacional a sus protegidos, llámense Yunes, Kawaghi, Campa o Ruiz. Son pocos los que se salvan. Y ahora que Moreno Valle es plenamente identificado como el primer gobernador del grupo elbista, es previsible que la mayoría de los medios nacionales le den al gobernador poblano un seguimiento específico en todo lo relativo a maestros, educación, el SNTE o las instituciones públicas que dominan. Tal lógica es la que hizo al gobernador poblano nombrar como titular de la SEP a Luis Maldonado Venegas, un personaje plenamente identificado al Partido Convergencia y, si bien tiene una buena relación con Elba Esther, no puede ser considerado como parte de su grupo. Fue una jugada inteligente: traer un político brillante de calibre nacional, lejano a los grupos locales de poder, pero que además no puede ser acusado de testaferro del SNTE.


Norberto Tapia, con su burda utilización de recursos de Televisión Educativa en favor de su nuevo patrón, evidenció la intención de los medios nacionales de comunicación de perseguir los beneficios comunes que puedan darse entre la SEP, Rafael Moreno Valle y Elba Esther Gordillo. Un pifia que se convirtió en acción estratégica que confirmó la intención de atacar al gobernador poblano por el flanco supuestamente débil de “La Maestra”, una amistad que en la realidad es más lo que da que lo quita.


***


Los fantasmas del pasado regresan a la SEP. “Rueda soy un lector asiduo de tu columna diaria y me atrevo a escribirte, porque ayer por la tarde me enteré que en la SEP nuevamente regresan a diferentes posiciones de nivel cupular las mismas personas que estuvieron cuando el secretario de Educación fue Badillo Torre y Fabián Sandoval y que dejaron al sistema educativo por los suelos y en esos últimos lugares en los que está costando mucho trabajo elevarlos.


”Si Moreno Valle prometió una revolución educativa y elevar los resultados de la educación básica (prueba ENLACE) con este grupúsculo de personas que ya habían estado en la SEP sin logros significativos, no lo va a lograr, o será que sorprendieron a Luis Maldonado que sin conocer sus historiales por no conocer Puebla los haya nombrado pensando que eran lo mejor para la SEP”.

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas