Tiempos de Nigromante


Arturo Rueda
[email protected]
[email protected]


04/07/2011


Ramírez Robles, exonerado oficialmente


En estricto sentido, Sergio Ramírez Robles llega a ejercer la Dirección de Comunicación Social en el gobierno poblano sin cadáveres en el clóset. Hace más de un mes, cuando fue presentado oficialmente por el gobernador Moreno Valle como el relevo de Norberto Tapia Lastinere al frente de esa oficina, fuentes nacionales comentaron al columnista un supuesto escándalo ocurrido cuando formaba parte de una agregaduría económica en la embajada en Bélgica. Inmediatamente nos dimos a la tarea de realizar una investigación para conocer el estado de la causa y si había recibido una sanción por parte de la Secretaría de la Función Pública. Uno días más tarde, dimos con el documento de exoneración presentado en estas páginas: de acuerdo con los hechos, Ramírez Robles fue investigado por el Órgano de Control interno de la Secretaría de Economía a petición del Ministerio de Relaciones Exteriores y, como resultado, fue exonerado absolutamente de acuerdo con el oficio DGCJN.511.28.199.06 de fecha 13 de marzo de 2006 y notificado al interesado, además de la Dirección General de Consultoría Jurídica de Negociaciones. Por ende, detuvimos la investigación: el golpe bajo que algunos pretendían señalar como un escándalo se cayó, porque no hay escándalo.


Todo ello viene a cuento por la relación sucinta de hechos que hizo Enrique Núñez en su muy leída columna “Contracara” y en la que narró de forma parcial algunos hechos relativos al expediente señalado con el rubro 50/2005. La narración coincide prácticamente con los hechos: la esposa de Ramírez Robles se llevó a Bélgica a su muchacha para asistirla en la atención de los asuntos domésticos. Previo a que su situación migratoria fuera definida, la mucama tuvo un ataque de nostalgia por México —el famoso “síndrome del Jamaicón”— y acudió a la embajada —el mismo lugar donde trabajaba su patrón— a pedir su repatriación. La mujer en cuestión, en su desesperación por regresar a su país inmediatamente a comerse unos frijolitos, acusó de todo a sus patrones, por lo que la Secretaría de Relaciones Exteriores procedió a abrir una investigación de los hechos.


Al final todo resultó bien: la mucama regresó a México a comerse sus frijolitos y quesadillas que tanto extrañaba. Y Sergio Ramírez Robles fue exonerado absolutamente de las acusaciones, como de demuestra fehacientemente con el documento en cuestión.


Lo dicho: no hubo escándalo.


**** Un verdadero ganador con Eruviel. Ya sabemos que Javier López Zavala, para variar, hará hasta lo imposible por hacernos creer que fue el arma secreta de Eruviel Ávila y Enrique Peña Nieto para arrasar en el Estado de México en un porcentaje nunca antes visto. Pero no se deje engañar: el único priísta cercano a ese grupo es Jorge Estefan Chidiac.


Pero hay alguien más: un poblano que viene enrachado es Gerardo Islas Maldonado, una vez que a sus campañas triunfadoras (Puebla, Guerrero, Baja California Sur) suma ahora la del Estado de México, donde fue el coordinador de Comunicaciones del triunfador de la jornada de ayer: Eruviel Ávila.


En la campaña de Rafael Moreno Valle, Gerardo fue una de las revelaciones en materia de operación política. Eso lo confirmó posteriormente en Guerrero y en Baja California Sur. ¿Y qué decir del Estado de México?


Hace unos días, Islas Maldonado, miembro del Partido Nueva Alianza, fue el coordinador del cierre de campaña de Eruviel Ávila en Ecatepec, tierra del candidato ganador.

 

A sus 27 años de edad, Gerardo tiene, sin duda, un capital político propio y es claro que le esperan en Puebla días igualmente luminosos. Todo indica entonces que sí llegará a la dirigencia estatal apadrinado por Mónica Arriola, la hija de Elba Esther Gordillo que hace unos días asumió la secretaría general del Panal a nivel nacional.

 

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas