Tiempos de Nigromante


Arturo Rueda
@Nigromanterueda
[email protected]
[email protected]


05/11/2012


Piden detener la explotación ilegal de minas de antimonio en Tulcingo


Oro East Mining pretende pagar en 5 dólares la tonelada a propietarios y ejidatarios


Las acusaciones de los pobladores se lanzan en contra del alcalde Ulises Rodríguez Campos, quien habría acordado con la empresa estadunidense varios apoyos para calmar la inquietud de los habitantes de la zona como la construcción de una planta tratadora de agua

 

Arturo Rueda / Osvaldo Macuil / Enviados especiales / Tulcingo de Valle, Puebla

 

—Primera de tres partes—



La multinacional minera Oro East Mining desde hace ocho meses ha saqueado la zona de Tulcingo de Valle con la ilegal explotación de minas para sustraer antimonio, un mineral que la firma estadunidense pretende pagar en 5 dólares la tonelada a propietarios y ejidatarios, pero que en mercados internacionales se cotiza hasta en 16 mil dólares. Para ello, la empresa los hizo firmar contratos por “tiempo indeterminado” aprovechándose de su ignorancia y avanzada edad.


Los habitantes del municipio en el que nació Engracia Valle, la bisabuela del gobernador Moreno Valle, reportaron desde hace meses la explotación clandestina y la presencia en la zona de personas de origen asiático. Tras la complacencia por varios meses del gobierno municipal, hasta ayer se realizó la primera reunión formal entre los representantes de la trasnacional y los pobladores, quienes demandaron detener la explotación del antimonio hasta analizarse los riesgos a la ecología de la zona y la salud de la gente de Tulcingo.


Las acusaciones de los pobladores se lanzan en contra del alcalde Ulises Rodríguez Campos, quien habría acordado con Oro East Mining varios apoyos para calmar la inquietud de los habitantes de la zona como la construcción de una planta tratadora de agua, así como apoyos de 20 mil pesos a los líderes de barrio para reconstruir capillas e iglesias.


Gilberto Olguín, intermediario de Oro East Mining, convocó a la gente de Tulcingo a una comilona en la que informaría los apoyos que la multinacional le dará al municipio. Pero la ira de los pobladores estalló, quienes exigieron frenar el proyecto hasta comprobar el daño potencial a la salud, así como informar al gobierno estatal, a la Benemérita Universidad de Puebla y a la UNAM para estudiar los minerales y sustancias que la empresa encontró en el subsuelo del municipio.


Los propietarios y ejidatarios mostraron a CAMBIO los convenios con la empresa minera, en los que se establece que pagarán 5 dólares por tonelada, documento que presenta irregularidades, pues la explotación es por “tiempo indeterminado” y en caso de que haya problemas con el contrato, los afectados deberán trasladarse a los tribunales de San Luis Potosí, en donde Oro East Mining tiene su sede.


Esta empresa de origen estadunidense opera desde Oakland, California, y se dedica a la explotación de oro, plata, cobre, hierro y otros materiales, según su página de internet, además de declarar operaciones en Filipinas.


Oscar Zhu, quien declaró a los pobladores ser un “auxiliar” de la empresa, afirmó que en Michoacán y Oaxaca realizan las mismas operaciones “sin contratiempos”.


Oro East Mining actualmente cotiza en la Bolsa de Valores norteamericana: “somos una empresa que cotiza en bolsa y que actualmente se aplica para el registro en la Securities Exchange Commission de EE.UU. como un negocio pequeño emisor de valores”.

 

Espejitos por antimonio


El antimonio es un elemento químico de número atómico 51 situado en el grupo 15 de la tabla periódica. Su abreviatura es SB y se utiliza en aleaciones metálicas en la industria automotriz, plásticos y PET. Sus efectos en la salud dependen de la exposición prolongada, pero se recomienda tener cuidado en la manipulación. No se descartan riesgos de cáncer en su explotación.


En Tulcingo de Valle las minas de antimonio se explotaron en los 50 del siglo pasado, pero fueron cerradas por posibles daños a la salud que nunca fueron aclarados.


El personal de origen asiático apareció en la zona desde el año pasado para explorar los minerales de la región, aunque la explotación clandestina arrancó el febrero pasado con sueldos de 200 pesos a los trabajadores de la zona. Al mismo tiempo, intermediarios como Gilberto Olguín, localizaron a los propietarios y ejidatarios de una zona que abarca varios cientos de hectáreas en tres municipios, y les ofrecieron “regalías” de 5 dólares por cada tonelada de antimonio extraída.


La trasnacional se aprovechó de la avanzada edad de los propietarios, así como de su ignorancia, además de darles un anticipo equivalente a mil 100 dólares. Y a aquellos que exigieron les presentaran los permisos del gobierno federal y de sustentabilidad ambiental, los asustaron con el argumento de que si daban a conocer el hecho “existía la posibilidad de que el gobierno expropie las tierras y no reciban un sólo peso”.


Son ocho los dueños de las hectáreas en los municipios de Tulcingo, Albino Zerruche y Chila de la Sal, en su mayoría personas de la tercera edad, que al no saber leer y escribir, firmaron contratos en blanco, de lo cual la empresa sacará ventaja, pues estarán por lo menos 50 años trabajando al interior de sus propiedades.


Aunque los representantes de Oro East Mining en Tulcingo afirman que no han iniciado trabajos de explotación en las tierras, CAMBIO recorrió parte de las minas y en la entrada del camino ya está colocado un letrero con el nombre y logo de la empresa, en alusión de que están instalados ahí.


Además, CAMBIO localizó una de las primeras canteras ubicada cerca del predio conocido como Los Paredones, mina que fue abandonada ante la llegada de la temporada de lluvias.

 

El saqueo, con complacencia del gobierno municipal


El Ayuntamiento de Tulcingo no impidió que la trasnacional cerrara las negociaciones con los propietarios, debido a que como un "apoyo" de la minera, recibieron computadoras nuevas para que realicen "su trabajo de manera más eficiente”.


A la par, han intentado convencer a la gente a través de supuestas obras sociales, como darles apoyos económicos y en especie para que terminarán de construir la capilla del barrio Santa Cruz, con lo cual pretenden que la gente avale su proyecto.


Y aunque desde hace varios meses se reportó al alcalde Ulises Rodríguez la presencia de “chinos” y la explotación de las minas de antimonio, el priista negoció apoyos como la construcción de una planta tratadora de agua. Aunque aclara que “no ha otorgado ningún permiso municipal todavía”.


Los promotores del proyecto en Tulcingo de Valle, representantes de Oro East Mining son Gilberto Olguín, quien se ha encargado de promover los acuerdos de explotación con los ejidatarios; Oscar Zhu, de origen taiwanés, y que funge como un ayudante de la minera, así como Ernesto Velázquez Huerta, representante de la empresa en el municipio.

 

La comilona que se volvió asamblea


Oro East Mining convocó a los pobladores de Tulcingo del Valle desde hace varios días a una asamblea informativa, el primer encuentro oficial desde que iniciaron sus operaciones en febrero pasado, para explicarles los apoyos a los barrios por 20 mil pesos, así como los acuerdos con el gobierno municipal.


Sin embargo, la “asamblea” en realidad fue una comilona con grupo musical y barra libre de cervezas para demostrar la generosidad de la minera trasnacional. El alcalde Ulises Rodríguez estuvo en la mesa principal encabezando el acto al que asistió un promedio de 200 del total de 5 mil que viven en la cabecera municipal.


Gilberto Olguín se encargó de explicar a la gente los “beneficios” que tendrá el proyecto en Tulcingo, pues si bien les darán una insignificante “regalía” de 5 dólares por tonelada de antimonio, en el mercado internacional se cotiza en varios miles de dólares, los empresarios están comprometidos con el desarrollo de la región.


Para ello se han reunido con los líderes de los cinco barrios de Tulcingo para que expongan sus necesidades y decidieron darles un cheque por 20 mil pesos a cada uno para que realicen las obras prioritarias; aunque esto se anunció con bombos y platillos en la asamblea, al final los cheques no aparecieron.


Una planta tratadora de agua está dentro de los proyectos de Oro East Mining para convencer a los pobladores de su proyecto ecológico, pues pretenden convertir el “agua dura de la región en agua potable”, para lo cual invertirán 12 millones de pesos.


Aunque el precio internacional del antimonio ronda los 16 mil dólares la tonelada, la minera pretende dar 5 dólares como regalía por cada una, y según sus estimaciones, al día recibirán mínimo 500 dólares.


Gilberto Olguín, además, ofreció la creación de 150 empleos en una primera etapa, aunque nunca habló de las medidas de seguridad para los trabajadores de la mina.

 

Todos Somos Tulcingo


Los pobladores de Tulcingo de Valle no cayeron en la trampa de la “comilona” ofrecida por Oro East Mining y tampoco en la generosidad de los apoyos ofrecidos para los barrios. Un grupo de jóvenes del municipio, conocidos como Todos Somos Tulcingo, encabezó la resistencia para que Oro East Mining lleve a cabo el proyecto.


A nombre de la comunidad, pidieron detener el saqueo y la explotación de la mina hasta que no se comprueben los minerales encontrados, así como cuáles serán los beneficios para la región y qué impacto ambiental y a la salud tendrá la explotación de antimonio.


Aunque parecía que la explicación de Gilberto Olguín sería un mero trámite y nadie cuestionaría el tema, estos jóvenes decidieron levantar la voz y exigir al edil Ulises Rodríguez que solicite a expertos de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y de la BUAP que realicen los estudios necesarios para determinar los minerales en la zona de Tulcingo.


La gente desconfió del Ayuntamiento, vinculado al zavalismo, debido a que no les informó que desde febrero Oro East Mining comenzó a sustraer el material de las minas, pese a que no se tenían los permisos federales.


En la asamblea exigieron que el gobierno de Rafael Moreno Valle tome cartas en el asunto y los ayude a determinar la factibilidad ambiental y de salud del proyecto.


Los pobladores fueron muy claros en sus peticiones, que inclusive pidieron a Ulises Rodríguez que las anotara para que no se le olviden:


-Plebiscito con los más de 8 mil habitantes de Tulcingo.
-Realizar los estudios de factibilidad.
-La empresa deberá dejar un alto porcentaje de las utilidades en beneficio de la comunidad.
-Convenio de trabajo entre la empresa, el Ayuntamiento y el gobierno del estado.
-Garantizar la seguridad de los trabajadores de las minas.
-Crear una comisión de científicos de la UNAM que determine qué materiales existen

 

Columnas Anteriores


 
 

 

 
Todos los Columnistas