Tiempos de Nigromante


Arturo Rueda
@Nigromanterueda
[email protected]
[email protected]


07/11/2012


Los héroes caídos del periodismo poblano


Los periodistas Adrián Ruiz de El Heraldo y Fabián Gómez de Contraparte saltaron a la fama nacional con la demanda civil que el gobierno morenovallista interpuso contra ellos por daño moral a través de su vocero Sergio “Torquemada” Ramírez Robles. Dos o tres entrevistas en medios nacionales y el desquiciamiento del restante lote de 17 periodistas en riesgo de ir a los tribunales fue su cosecha. Columnistas de trayectoria como Alejandro Mondragón y Rodolfo Ruiz llamaron a la “solidaridad gremial” ante lo que calificaron como el embate autoritario del gobernador Moreno Valle.


Yo afirmé que el dilema en el que se había colocado el concepto de libertad de expresión se dirigía a hacer un juicio crítico a nuestro trabajo periodístico, y que el gobierno había elegido bien a sus blancos porque el periodismo realizado por Ruiz y Fabián era impresentable.


Tres semanas después del affaire, los reporteros lanzados a la fama han decidido morderse entre ellos descalificando, precisamente, el trabajo periodístico del otro. No veo una motivación clara en la ofensiva que Adrián Ruiz lanzó desde las páginas de El Heraldo en contra de su colega demandado Fabián Gómez, más que una “torcida” solidaridad gremial que tanto pedía el periodismo marinista para enfrentar al “dictador” Moreno Valle.


Esto escribió Adrián Ruiz en su columna de ayer en las páginas de El Heraldo. Advertencia: la pésima redacción es responsabilidad del autor de “La Entrega” y el columnista se limita a copiar y pegar.


“Hace unos meses un ex jefe de prensa de la SCT con Rómulo Arredondo, metido a periodista por falta de empleo en el gobierno estatal, solicitó audiencia con el secretario de gobernación Fernando Manzanilla Prieto, cuñado del gobernador Rafael Moreno Valle Rosas, para informarle sobre el periodismo y los periodistas poblanos que estuvieron al servicio de Javier López Zavala, adversario del actual mandatario estatal en la contienda por la gubernatura.


”Su doble intención era en efecto la de conseguir prebendas económicas del gobierno —por eso el gobernador generaliza a los periodistas, sin embargo se le olvida que existen clases entre los comunicadores—. A pesar de ponerse a los pies del gobierno, fue recibido por un consejero de la subsecretaría jurídica, por la información proporcionada lo investigaron y el informe arrojó que existe en la contraloría una denuncia en su contra por enriquecimiento ilícito —de la que tenemos una copia—, debido a la propiedad de un edificio producto de las corruptelas con constructores.


”En otra cita lo recibió Sergio Ramírez, director de comunicación social del gobierno estatal, quien por órdenes del secretario de gobernación le pidió explicaciones sobre su enriquecimiento inexplicable. La sorpresa invadió al ex servidor público, que de manera violenta le respondió que sólo quería hacerles un favor con tips sobre periodista ‘golpeadores’ que estaban con López Zavala.


”De manera pertinaz el comunicador oficial insistió ‘explíqueme como hizo usted ese edificio’ ¿Con su sueldo en comunicaciones? ¿Con su sueldo en Obras Públicas? Los cuestionamientos enfurecieron más al individuo metido a periodista, quien utilizó otro argumento a su favor, ‘sólo vengo a proporcionar tips que conozco del señor Ricardo Henaine y del columnista Adrián Ruíz, quien les pega a diario en el Heraldo de Puebla.


”Al improvisado periodista le salió el chirrión por el palito, porque ahora cuenta con una demanda civil en su contra porque al no recibir la respuesta esperada por el gobierno, empezó a ‘golpear’ en un portal de internet al gobierno morenovallista. Lo lamentable es que es uno de los muchos ‘periodistas’ poblanos que tienen un pasado vergonzoso y para su desgracia se encuentra documentado en la secretaría de gobernación.


”El único beneficio que obtuvo del actual gobierno fue una demanda civil en su contra, aunque también lo colocaron en el escaparate nacional del periodismo, sin contar con una trayectoria como reportero, casi siempre se ha desempeñado en jefaturas de prensa oficiales.


”Al mismo tiempo en el gobierno descubrieron que el falso periodista los quería sorprender porque la información que proporcionó resultó falsa. Pero no es el único que se ha puesto como tapete ante el comunicador oficial, existe otro que inventa cosas que su torcida imaginación le dicta y que lo metió en un conflicto nacional. ¡La dignidad es privilegio sólo de algunos!”


Hasta ahí el texto con la infame redacción.


De Adrián Ruiz a Fabián Gómez: exjefe de Prensa de la SCT, falso periodista, pasado vergonzoso, tapete, enriquecimiento inexplicable, soplón, corruptelas y varias linduras más. Cuestionado al respecto en su cuenta de Twitter, @fabiangomezh respondió que no era un pecado ser rico, que podía organizarme una fiesta en su “Pent House que está de huevos” y que “enfermaba de miedo” con el texto del autor de “La Entrega”.


Los califiqué de impresentables a ambos. Lo sostengo. ¿Héroes del periodismo poblano? ¿Solidaridad gremial con estos sujetos? ¿Víctimas del dictador Moreno Valle?

 

Seriedad, señores periodistas.

 

Columnas Anteriores


 
 

 

 
Todos los Columnistas