Tiempos de Nigromante


Arturo Rueda
[email protected]
[email protected]


08/06/2011


Norberto Tapia: del pozo al gozo (ahora en el DF)


Lo adelantamos ayer en este espacio: Norberto Tapia, pese a sus excelentes contactos con los medios nacionales de comunicación, nunca pudo adentrarse en el ecosistema local de directivos y periodistas de la entidad. En otras palabras, pese a la aparición del gobernador poblano en programas de Televisa y Tv Azteca, así como algunas entrevistas de radio, Tapia Lastinere fue incapaz de articular un política de comunicación que modelara los mensajes que la administración estatal pretende enviar a los poblanos para reforzar su legitimidad democrática. El  impulso de los cien días, idea patrimonio del gobernador Moreno Valle, así como frases exitosas como “lo que decimos lo hacemos” no sustituyen una auténtica política de comunicación. En ese sentido, adelantamos que lo mejor sería enviar a Tapia a operar directamente al Distrito Federal. Ayer, aprovechando su primer encuentro público con los directivos y periodistas de los principales medios de Puebla, el gobernador Moreno Valle anunció el retiro de Tapia para enviarlo, precisamente, a la representación de Puebla en el Distrito Federal. Ahora sí, el exdirector de Comunicación Social podrá tener el retiro dorado que imaginó cuando aceptó el cargo, rodeado siempre de sus esculturales asistentes. También adelantamos que en el desayuno no perdiera de vista a Sergio Ramírez Robles, quien desde ayer asume la responsabilidad tras una larga carrera que incluye una delegación económica en Europa y la vocería de Semarnat.


El desayuno de la Libertad de Expresión discurrió bajo los causes previsibles: en la mesa principal fueron colocados los aliados más conspicuos del régimen y, por qué no, en un ánimo de altísima tolerancia, el jefe de la campaña mediática zavalista. Prácticamente ninguno de los principales directivos se ausentó, y de los discursos encargados a los aliados nada sobresalió, excepto la estupidez aquella de Gerardo Jean, embajador de los intereses televisos, cuando quiso bromear diciendo que los periodistas ejercían una profesión de alto riesgo….como los bomberos y los boxeadores.


Una de las mejores cosas que trajo el encuentro fue terminar con aquel viejo discurso generado en los meses de la transición: aquello de que el gobierno morenovallista no ve ni oye a los medios locales de comunicación. En su discurso, Moreno Valle refirió que se encuentra atento a los señalamientos para corregir, pero en cualquier caso pidió verdad y pruebas. Nada de lo que se diga en las estaciones de radio o en las columnas no interesa. Los secretarios que convivieron con los periodistas distinguieron el mismo trato: tuvieron pláticas largas acerca de las publicaciones y los temas que cada uno ha manejado en los últimos años. Sorprendente fue, por ejemplo, que Fernando Manzanilla tuviera un intercambio largo con Enrique Núñez, director general de Intolerancia, acerca de la polémica asignación de la plaza de toros. En lugar de negar la realidad o apertrecharse, el secretario general de Gobierno afirmó que en todo momento estuvieron atentos al proceso por los comentarios de Núñez en su columna “Contracara”.


Por último, el gobernador esgrimió las razones esperadas para congratularse por la Libertad de Expresión: en Puebla ningún periodista se encuentra en riesgo de ser atacado por el crimen organizado, ni por el poder público. Dos datos que a nosotros nos pueden parecer irrelevantes, pero no es así en otros lugares del país.


La transferencia de Norberto Tapia a la representación de Puebla en el DF es el reconocimiento que la operación con los medios locales de comunicación, a lo largo de los cuatro primeros meses de gobierno, no fue idónea por la falta de contacto y atención con directivos y medios locales. La nueva directriz que seguirá Sergio Ramírez Robles lucen bien definida: all politics its local politics. Es decir, no pueden existir proyectos nacionales o sueños presidenciales si la prensa local no es decidida partidaria, en el mejor de los casos, de su gobernador. ¿O alguien imagina a Peña Nieto, impulsado por Televisa a la Presidencia pero golpeado por los medios locales del Estado de México? Claro que no: son los principales aliados del “Gel Boy”, porque son ellos quienes a través de filtraciones locales podrían derrumbar el proyecto.


La simbiosis, pues, es inevitable: los políticos necesitan a los periodistas, y los periodistas a los políticos. Un círculo creado hace tres siglos que permanece inalterable.

 

*** El consejero Jurídico ¿del gobernador o del PRI? El que a dos amos sirve con uno queda mal. Alguien debería comentárselo a Juan Pablo Piña Kurczyn, quien destila tanto talento que incluso lo puede compartir con el tricolor, pues según las propiedades del archivo que contiene la iniciativa tricolor para reformar la Ley de Deuda Pública, fue elaborada por el titular de Servicios Legales del gobierno morenovallista. ¿Por qué Piña trabaja para el PRI? Tendrá que dar buenas explicaciones.

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas