Tiempos de Nigromante


Arturo Rueda
[email protected]
[email protected]


08/08/2011


Ana Tere, de la senilidad al despeñadero


Ana Teresa Aranda no tiene remedio. Devorada por la senilidad en sus peores años de lo que fue un día una carrera fulgurante, sigue cavando su tumba. Ajena al extraordinario triunfo electoral del año pasado, insiste una y otra vez en arremeter en contra del gobernador Moreno Valle y su administración. Sus señalamientos, sin embargo, caen en el vacío, puesto que son pocos los panistas poblanos que le dan valor a su palabra y siguen viendo en ella a la lideresa que cimbró a la entidad en los años 90. El vigor político de Aranda se fue erosionando gracias a las dos variables que matan cualquier carrera política. Primero, fue malagradecida con los grupos que la apoyaban: cuando fue funcionaria federal y disfrutó del erario nunca se acordó de los poblanos que la apoyaron en sus luchas contra Manuel Bartlett. La segunda, la espiral de derrota que ha sufrido en los últimos seis años y que prácticamente la desaparecieron del mapa. Nada tan poco inspirador como una perdedora. Y es que, ante cualquier aspiración, sale derrotada. Primero perdió con Antonio Sánchez Díaz de Rivera la candidatura para la alcaldía en el 2007, y más tarde la interna del PAN por la candidatura del gobierno estatal precisamente a manos de Rafael Moreno Valle. Mal perder se llama el síndrome que sufre: cada vez que tiene un micrófono arremete contra su correligionario.


En el pecado lleva la penitencia. Del figurón que fue en los años 90, no queda nada de Ana Teresa Aranda. Su carrera ha caído tan bajo que tendría problemas para alcanzar una regiduría. Una muestra palpable fue la creación de su plataforma para alcanzar la candidatura panista al Senado, Conciencia Ciudadana. El lanzamiento fue un rotundo fracaso, pues prácticamente fue desairada por todos los pesos pesados del partido, y además del gobierno no se pararon ni las moscas. Intransitable, la califican desde el Salón de Protocolos. Su aspiración está muerta en el sexenio. Y sigue cavando su tumba.


El rencor hace hablar a Ana Teresa Aranda. Pero Moreno Valle no tiene la culpa del despeñadero en el que ha caído su carrera política. Su momento más álgido ocurrió cuando ocupó la titularidad de la Secretaría de Desarrollo Social en las postrimerías del foxismo. Pero a partir de ese momento, entró a una caída sin fin. Primero, el presidente Calderón quiso enviarla fuera del país a una embajada, pero fue vetada por Manlio Fabio Beltrones y el Senado le negó su aval. Luego, quiso regresar a Puebla y terminar su autoexilio con la candidatura a la alcaldía poblana, pero el Yunque le dio una tremenda lección y la hizo perder frente a Antonio Sánchez Díaz de Rivera. Pero luego creyó que podía pelear la candidatura del gobierno y perdió de fea forma con Moreno Valle.


Afectada por un mal perder, Ana Teresa Aranda todavía no digiere que su figura se acabó. Y en lugar de poner su poco capital político para colaborar con el primer gobierno panista de la entidad, eligió la vía de un enfrentamiento improductivo. Improductivo para ella, por supuesto, porque será difícil que llegue a alguna posición en este sexenio. Quizá a ella también se le aplique el dicho de Ernesto Cordero. No se puede avanzar hacia el futuro si se sigue viendo hacia el pasado. El futuro no se construye mirando hacia el pasado.


*** Villanueva, otra vez, en las grandes ligas del INAP. El prestigio adquirido en materia de investigación, capacitación y docencia a nivel de maestrías y doctorados, por el Instituto Nacional de Administración Pública (INAP), es también patente para aquellos organismos denominados Asociados por el propio Instituto.

 

Es por ello que se realizará un evento para la entrega de dichos reconocimientos a los organismos distinguidos como Asociados 2011 en el Aula Gabino Fraga de la sede del instituto mañana a las 6 de la tarde.

 

Lo que llama la atención es que sólo habrá dos oradores por parte de los Asociados: el poblano, Dr. David Villanueva Lomelí, presidente nacional del Colegio de Licenciados en Administración, en representación de los Asociados Colectivos, y el abogado Miguel Ángel Mancera Espinoza, procurador de Justicia del Distrito Federal, a nombre de los Asociados Individuales. Y éste último suena fuerte para ganar la candidatura perredista al gobierno del DF.

 

*** La versión de Jerónimo Morales sobre su despido. “Estimado compañero Arturo Rueda, un saludo sincero le envía Jerónimo Morales Hernández, junto con una felicitación por su férrea defensa que ha venido haciendo a favor de los medios de comunicación poblanos que siempre han trabajado con la verdad, sin sumisión ni compromisos.

 

“Le agradezco además la mención que hizo, en su entrega del pasado jueves, sobre mi  separación obligada como Enlace del ISSSTEP. Acepté sin alegato mi despido, porque sé cuál es la consigna de la actual administración gubernamental.

 

“Lo único lamentable es que el funcionario recién investido de poderes extraoficiales, como lo ha dicho CAMBIO, se jacte de ‘no tener tratos con gente mentirosa’, según él, pero es el primero en mentir públicamente, como lo ha hecho al señalar que el titular del ISSSTEP ‘descubrió filtraciones de su oficina’ y por eso una orden superior pidió mi despido fulminante.

 

“Comento esto, compañero Arturo Rueda, sólo para seguir defendiendo la verdad. No con el ánimo de crear polémica. Simplemente para prevenir a los compañeros periodistas que seguramente van a sufrir embates, que pueden ser víctimas de quien ha empezado a manifestar ser poco transparente”.

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas