Tiempos de Nigromante


Arturo Rueda
[email protected]
[email protected]


08/11/2011


Cocoa, Moreno Valle y el presupuesto poblano


A una semana de que termine el plazo constitucional para aprobar el Presupuesto Federal, la batalla por los dineros arrecia en todos los frentes. El jaloneo entre las fuerzas políticas no se basa en criterios técnico-económicos sino en lógicas meramente electorales de cara al 2012. Pese al intenso cabildeo que mantienen el gobernador Moreno Valle, Roberto Moya y Eduardo Tovilla en la Cámara de Diputados no es suficiente porque las cuentas finales arrancarán el próximo domingo cuando se conozca al ganador de la gubernatura en Michoacán. En caso de confirmarse la victoria de la Cocoa Calderón, nadie debe dudar que el priismo hará uso de su mayoría en San Lázaro para apretar al máximo las finanzas del gobierno federal y de los gobernadores aliados de Felipe Calderón. Y por supuesto, siendo Moreno Valle uno de los operadores de máxima eficacia en Michoacán, la venganza tricolor puede alcanzar a las finanzas poblanas.

A principios de año el futuro de la elección presidencial se centraba en la sucesión de Enrique Peña Nieto en la gubernatura mexiquense. Tras la victoria contundente de Eruviel Ávila se impuso la teoría del regreso a Los Pinos en resbaladilla. De pronto, la presencia de la hermana del presidente Calderón en los comicios de Michoacán dio un vuelco al escenario para darle a la disputa de esa gubernatura una importancia que parece exagerada. Y sin embargo, todos los actores del 2012 están metidos ahí: la victoria de la Cocoa representa el último impulso del PAN y Calderón, dicen, para retener la presidencia.

¿Por qué el último impulso? Porque si Calderón no es capaz de hacer ganar a la sangre de su sangre, ¿qué podrá hacer con Cordero o Josefina Vázquez Mota? Con tal lógica el PAN ha dispuesto de todos los recursos a la mano para pelear con garras y dientes el destino de la Cocoa. Moreno Valle fue uno de los primeros en alzar la mano para jugársela por la hermana de su amigo el Presidente, y desde hace varias semanas hay un destacamento morenovallista encabezado por el eficiente Eukid Castañón y el alquimista Omar Blancarte.

Con el apoyo de Moreno Valle y otros gobernadores, así como con la presencia de los aspirantes Josefina Vázquez Mota y Ernesto Cordero, además de la alianza con el Panal, la Cocoa Calderón subió como la espuma y ya puntea en casi todas las encuestas con un margen de ventaja sobre el priista Fausto Vallejo y el perredista Silvano Aureoles. Todo indica que sí: Calderón y sus aliados sacaron fuerzas de flaqueza y llevarán a la hermana cómoda a la gubernatura de Michoacán.

¿La victoria de la Cocoa provoca un vuelco en los escenario del 2012? No lo creo, y por ello pienso que se sobredimensiona lo que ocurra en Michoacán. En el mejor de los casos el PAN y Calderón toman oxígeno en un escenario adverso. Pero incluso con el triunfo de la Cocoa la ventaja en las encuestas que tiene Peña Nieto no desaparece, ni la grisura de Ernesto Cordero se colorea. Moreno Valle sí se llevará un listón alto en el ánimo presidencial y panista por haber ayudado a ganar en Michoacán.

Pero en el PRI no están en mancos. En los corrillos palaciegos se afirma que es inminente que un juez federal emita una orden de aprehensión en contra de Humberto Moreira, cadáver político tras conocerse la deuda escandalosa e ilegal contratada en sus días como gobernador de Coahuila. Con un dirigente herido de muerte, más la bocanada de oxígeno con la victoria de Cocoa, el PRI tiene que amarrarle las manos al PAN para evitar el peligro de una resurrección inesperada. Y modificar los criterios de asignación financiera a sus aliados y al gobierno federal es la mejor manera de detenerlos.

El presupuesto de Puebla está en peligro pese a la laboriosa gestión de Roberto Moya y de Eduardo Tovilla. Aunque en la lista de aliados para el cabildeo de recursos se considera a Juan Carlos Lastiri, la realidad es que es un operador doble. Suyo fue el anuncio de que la entidad apenas tiene asignados 50 mil millones cuando desde la primera reunión quedó claro que habíamos salvado el tijeretazo aplicado por Hacienda para tener garantizados 55 mil millones. ¿Dónde quedaron los 5 mil millones de diferencia?

Entre la hora en la que se confirme el triunfo de la Cocoa Calderón en Michoacán y el plazo constitucional para aprobar el presupuesto —14 de noviembre— habrá poco más de 24 horas de lucha a muerte. Muchos analistas se equivocan al considerar al Presupuesto Federal como un instrumento económico porque su verdadera naturaleza es de instrumento político: el PRI tratará de imponer su mayoría para restringir el gasto de los aliados panistas y del gobierno federal. Serán horas angustiosas.

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas