Tiempos de Nigromante


Arturo Rueda
@Nigromanterueda
[email protected]
[email protected]


09/03/2012


El peligroso acto circense de morderse la lengua


De viaje en Estados Unidos para asistir a un coloquio en la George Washington University en la que se hace pasar por “el héroe de la película” de la victoriosa campaña electoral del 2010 —la publicidad del encuentro dice que revelará los secretos de cómo arrancó 20 puntos por detrás de su rival y acabó ganando por 15—, Eduardo Rivera dejó una perla antes de abandonar la ciudad: autoerigirse como el campeón del manejo responsable de las finanzas públicas, al afirmar que él no solicitará deuda ni plantea bursatilizaciones que graven la hacienda municipal. La declaración se da en el marco de absurda competencia por diferenciarse de Rafael Moreno Valle y colocarse en sus antípodas. El alcalde poblano, para variar, se mordió la lengua ya que apenas en su primer año de gobierno le cargó 200 millones de pesos a la deuda de la capital para situarla, nada más, en 870 millones. Es decir, Puebla capital se encuentra ya entre los 10 municipios más endeudados del país.


¿Con qué calidad moral Eduardo Rivera dicta sermones sobre la deuda si lo primero que hizo al llegar al poder fue subirse el sueldo junto con los regidores? ¿Con qué autoridad sí dispuso de 200 millones en préstamo para atender su programa electorero de las Mil Calles que no ayuda a disminuir la pobreza? ¿Y podrá hablar de finanzas públicas cuando su tesorero era un simple ciudadano y no un contador público? Rivera Pérez se muerde la lengua en su afán de distinguirse del estilo morenovallista de gobernar.


El alcalde quiere convencer a los poblanos del manejo escrupuloso de la hacienda pública municipal. Pero no lo logrará con declaraciones dolosas. Su dolor de cabeza apenas está a punto de iniciar ahora que depositó su primera cuenta pública ante el Órgano de Fiscalización Superior. Ahí, y en la Comisión Inspectora, deberá justificar su deuda por 200 millones de pesos y el hecho de haber convertido a Puebla en uno de los 10 municipios más endeudados del país. Y entonces veremos si Josefina Vázquez Mota lo puede rescatar.


Por cierto, Manolo Janeiro declara desconocer el gallinero en que convirtió a la Dirección Jurídica al meter a sus novias y parientas en la nómina municipal, así como en el vergonzoso caso del vehículo del Ayuntamiento encontrado en el Caribe mexicano. El inexperto tesorero municipal pronto tendrá más noticias. Digo, para que se acabe de enterar.


**** Y hablando de la Martita Sahagún de por aquí cerquita. “Que tal señor Rueda; antes que otra cosa quisiera reconocer el periodismo tan puntual que ejerce en beneficio de los poblanos, sin duda es de los pocos que refleja las cosas tal cual como son aunque no guste a muchos.


”En los últimos días he seguido su columna, específicamente en el tema relacionado a la Presidenta del Sistema DIF Municipal de Puebla. Sin duda el hecho de que usted haya publicado el interés de la esposa de Eduardo Rivera por competir por una posición política causó mucho escozor y volvió locos a más de dos dentro del gobierno municipal.


”Relacionado a lo anterior quisiera comentarle: si de verdad hay un interés por parte de la señora Rivera por un puesto de elección ¿usted cree que no contratarían a un verdadero especialista en mercadotecnia política para promover su imagen? Le voy a decir a qué me refiero.


”Seguramente habrá notado en paradas de autobús, vallas, gallardetes, etcétera, publicidad que hace referencia al DIF municipal y a su informe de actividades. En ellas se ven diferentes escenas donde aparece una mujer en diversas situaciones con niños, mujeres, entre otros. Si usted fuera un simple mortal ¿sabría quién es?, ¿está tan posicionada la imagen de Liliana Ortiz que ya no es necesario poner su nombre en la mencionada publicidad?, ¿es un error del responsable de las campañas del ayuntamiento no colocar el nombre de la señora?, ¿dicha persona culpará por enésima vez al gobierno del estado de sus errores y del bajo posicionamiento de las autoridades municipales? Los que conocemos a la señora Liliana sabemos quién es, pero ¿el común de la población la conoce?


”La verdad con estrategias tan pobres veo materialmente imposible que alguien logre posicionamiento, lo lamentable es tanto dinero gastado en “difundir la imagen” de una persona en lugar de invertirlo en obras o servicios para la población; pero, deberían por lo menos hacer las cosas bien. Por eso estamos como estamos.

 

”Le hago llegar unas fotos que tomé donde se aprecia lo que comento, si a usted le interesa publicar. Muchas gracias por su atención.”

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas