Tiempos de Nigromante


Arturo Rueda
@Nigromanterueda
[email protected]
[email protected]


10/01/2012


El triángulo Peña-Elba-Moreno Valle: una aproximación realista


En el estilo más ortodoxo de la política, la bufalada tricolor aprovechará la visita de Enrique Peña Nieto para descifrar las señales que, a su vez, destapen a los candidatos a diputados federales y a la única senaduría que queda vacante. La lucha se prevé desalmada para lograr una fotografía, un apapacho, un símbolo inexistente de cercanía con el exmandatario mexiquense. La larga mañana que pasará en Puebla el hombre marcado para recuperar Los Pinos se hará todavía más prolongada cuando decenas de aspirantes e inversionistas de la política, así como directores de medios, busquen unos minutos a solas con el puntero de las encuestas presidenciales para expresarle su lealtad, su claro que ¡sí señor, cómo no! Que están a sus órdenes, que llevan décadas apoyando su proyecto y que dé por descontado todo el apoyo para que los principios de la Revolución Mexicana regresen al gobierno federal. En los drenajes, sin embargo, ocurre la real politik en la que se viven con intensidad los jaloneos.


El punto principal a tratar en la agenda del candidato presidencial será la compleja relación a entablar con el gobernador poblano mediada siempre por Elba Esther Gordillo. A diferencia de los análisis simplistas que ven a Rafael Moreno Valle volcado con el candidato tricolor en un ánimo pragmático de acomodarse con quien todavía pinta como el puntero de la carrera —ayer Parametría volvió a ubicarlo en el rango de ventaja de 20 puntos—, un análisis realista indica una relación hipercompleja a partir de los compromisos asumidos por ambas partes.


El punto en común entre ambos se llama Elba Esther Gordillo y se expresa a través del Panal por lo que los actores claves para entender la relación, además de los tres señalados, son Gerardo Islas y Guillermo Aréchiga. Que nadie lo dude: uno de los compromisos asumidos por Moreno Valle es sacar adelante a quien hasta hace unos días fue presidente de la Gran Comisión. Por ello es que en la última semana tomó viabilidad la candidatura de Enrique Agüera como el mejor abanderado tricolor por la senaduría. El rector de la BUAP habría recibido la señal en una reunión privada con los delegados Jesús Aguilar Padilla y Ranulfo Márquez, así como con Juan Carlos Lastiri. Para confirmar la señal Agüera está presente en el primer acto de Peña Nieto en el Presidente Intercontinental. Luego se tiene previsto una reunión privada con el candidato presidencial para exponerle la complicación de su sucesión al frente de la BUAP, y ya no irá al Centro de Convenciones.


El ánimo pragmático de Rafael Moreno Valle no puede ser tan potente como para desconocer su compromiso natural con Acción Nacional. Bajo ninguna circunstancia las amarras será rotas, y por ello el gobernador asumió como propio el destino de los 4 abanderados del PAN en la capital a los que hará ganar a sangre y fuego, así como los distritos de Huachinango, Teziutlán, Ciudad Serdán, Cholula, Atlixco y Tehuacán. De esta forma el PAN no podrá darse por mal servido ya que ganará al menos 10 de los 16 distritos electorales.


En un escenario de real politik el gobernador Moreno Valle negociaría con Peña Nieto 6 victorias para el tricolor. Además de los distritos ya negociados en la coalición con el Panal —Zacapoaxtla y Ajalpan— sumarían Zacatlán, San Martín Texmelucan, Tepeaca e Izúcar de Matamoros. Por supuesto, la condición del pacto es que los candidatos por esos distritos sea tricolores que puedan tener un perfecto entendimiento con el poseedor de Casa Puebla. Por ningún motivo transitarían enemigos evidentes como Blanca Alcalá.


El marcador final, en un escenario ideal de negociación, haría quedar bien a Moreno Valle con Dios y con el diablo. Su partido, Acción Nacional, se alzaría con la victoria al obtener 10 diputaciones federales y el senador de primera minoría encarnado en Javier Lozano Alarcón. A Peña Nieto le entregaría 6 distritos electorales y la victoria al Senado encabezado por Agüera, y el pase de Guillermo Aréchiga como número dos cerraría felizmente el ciclo familiar de Peña Nieto, Elba Esther Gordillo y Moreno Valle. Tal negociación representaría una obra de arte del equilibrismo electoral. Un modelo ambicioso que requiere de una cuidadosa operación, casi el armado de un reloj suizo.


Por supuesto, hablamos de un modelo lineal de política que sólo existe en la imaginación. En los hechos las buenas voluntades de Enrique Peña Nieto, Rafael Moreno Valle y Elba Esther Gordillo pueden trastocarse si el candidato tricolor profundiza su caída en las encuestas, Andrés Manuel López Obrador prosigue su remontada y el binomio Calderón-Vázquez Mota acelera en la recta final. Entonces, y como siempre ocurre, en las cañerías se decidirá el destino de México.

 

**** ¿Otra derrota para Henaine? Las fuentes bien informadas avisan que previo al Primer Informe de Gobierno el empresario Ricardo Henaine arrancaría el 2012 con el pie izquierdo al perder el amparo más importante de todos los que ha interpuesto hasta hoy: el 395/2011 radicado en el Juzgado Segundo de Distrito, relativo a la ocupación de Valle Fantástico por parte del gobierno estatal. Se espera para hoy la confirmación.

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas