Tiempos de Nigromante


Arturo Rueda
@Nigromanterueda
[email protected]
[email protected]


10/10/2012


Gali, el favorito en la recta final


Arrancó tarde, pero ya rebasó a todos. El titular de Infraestructura se perfila a ganar la carrera entre los 4 Fantásticos que en realidad se volvió de tres, puesto que Amy Camacho nunca terminó de arrancar. Los números en las encuestas nacionales lo vuelven el favorito, dado su excelente potencial electoral entre los votantes de la capital. Los estudios cualitativos en poder de personajes de altísimo nivel, destacan como sus fortalezas el hecho de tratarse de un poblano de cepa y su excelente imagen entre los votantes switchers, especialmente entre las mujeres de todos los rangos de edad. Políticamente, por si fuera poco, es el engranaje perfecto para encabezar una megacoalición PAN-PRD, dado sus vínculos que incluso llevaron a su hijo a una diputación local por el Sol Azteca. La reticencia de Acción Nacional ha disminuido luego del trato cercanísimo que tiene con el alcalde Eduardo Rivera por el complejo paquete de obras que hay en la capital. Si se permiten una metáfora beisbolística, Gali lleva ventaja en la séptima entrada.


Muy cerca y dando la pelea todavía se ubica Jorge Aguilar Chedraui, casi con las mismas variables favorables que su compañero de gabinete. Casi podría decirse que se trata del second best, un término acuñado por la arqueología política mexicana para designar a la segunda mejor opción y suplente ideal del primero en caso de ocurrir cualquier problema. El programa de Puebla Sana y sus constantes visitas a las juntas auxiliares rindieron los frutos deseados. Entre Gali y Aguilar Chedraui se disputa el favorito del morenovallismo para encabezar la megacoalición a la alcaldía.


La carrera de los 4 Fantásticos cumplió con sus objetivos, incluso aún con el extraño caso de Amy Camacho a quien le pesó su favoritismo en las encuestas al grado de que prefirió abandonar el gobierno. Su alto potencial electoral en los números nunca se tradujo a la vida real, pues presa de su bipolaridad un día aceptaba competir y al otro se retiraba, por lo que nunca tuvo acercamiento con los operadores electorales del PAN y del PRD.


Jorge Aguilar Chedraui, tan pronto Moreno Valle abrió la carrera, fue de los primeros en creérsela y duplicar su jornada de trabajo para posicionarse. Los primeros números le dieron un alto grado de conocimiento asociado a la marca de tiendas Chedraui. Sin embargo, con el paso de los días ancló su posicionamiento al “Aguilar Chedraui” para ser reconocido por sus propios atributos. Los últimos números señalan que sobrepasó la barrera de los 45 puntos de conocimiento. El titular de Salud no ha bajado la intensidad de sus giras y todavía se prevé que siga creciendo.


El último en arrancar fue Antonio Gali Fayad. Aunque el gobernador lo urgía a iniciar, confió en el trabajo previo realizado por su hijo al compartir la “marca”. Pero en cuanto se convenció que podía ganar, tomó paso gracias a la multitud de obras que se realizan en la capital con motivo del Tianguis Turístico y el reencarpetamiento con concreto hidráulico en los bulevares 5 de Mayo y Hermanos Serdán. Al mismo tiempo, le permitió trabar una mejor relación con el alcalde Rivera Pérez y restablecer sus puntos de contacto en Acción Nacional desde que acompañó a Moreno Valle al festejo del 15 de septiembre.


Su fortaleza en los sondeos tanto cualitativos como cuantitativos radica en su poblanidad de pura raza, así como su imagen fresca que le permite impactar en todos los sectores de edad, y especialmente entre las mujeres. Las abuelitas lo ven como su nieto exitoso y las jovencitas como un galán triunfador.


La carrera, pues, tiene dos finalistas: Tony Gali y Jorge Aguilar Chedraui.


*** Mi respuesta al notario con licencia. En su carta aclaratoria publicada ayer en CAMBIO, el notario Carlos Meza se duele de haber perdido en la Suprema Corte de Justicia el juicio de daño moral instaurado en mi contra por Armando Prida Huerta y rechaza haber encabezado la defensa del propietario del Síntesis. Solamente acepta haberlo acompañado “en plan de amigos” para “desfacer el entuerto” provocado por la pésima demanda maquilada por otro abogado.


Mi respuesta: en efecto, Carlos Meza Viveros acompañó a Prida a cabildear el asunto con los magistrados del Segundo Tribunal de Circuito. Que lo hizo en plan de amigo, asesor o cobró sus honorarios da lo mismo. Encabezó el último tramo del juicio y elaboró el amparo en revisión que presentó ante la Suprema Corte de Justicia. En estricta justicia, significa que fue derrotado por el abogado Jesús Ernesto Salgado Marín.


Y desde aquí reto a Meza: si existieran pruebas documentales de su participación en la defensa de Prida Huerta, lo conminó a renunciar por completo a la titularidad de la notaría de la que hoy goza licencia. Y en caso de no haberlas, me comprometo a retirarme del periodismo. En cuanto Meza haga saber públicamente su respuesta veremos “de qué cuero salen más correas”.


Referente a su esposa Hilda: no fui yo quien la propuso como notaria suplente para asumir la licencia de su marido Carlos Meza. Y como fedataria pública, está sujeta al cumplimiento de las leyes federales y locales, así como al escrutinio de los medios de comunicación. Cuanto deba escribirse de ella, será escrito sin que valgan sus amenazas de por medio.

 

Por último, con relación a su supuesta amistad: puede guardarla donde mejor la considere. Tengo mejores amigos, y además mejor capacitados como abogados. Un ejemplo es Jesús Salgado Marín, quien, por más que le duela, lo derrotó en la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

 

Columnas Anteriores


 
 

 

 
Todos los Columnistas