Tiempos de Nigromante


Arturo Rueda
[email protected]
[email protected]


12/09/2011


El trueque de Cordero: perdedora por gobernador


La luna de miel de Rafael Moreno Valle y el precandidato presidencial Ernesto Cordero ya puede conjugarse en pasado: vivían, es decir, llegó a su fin abruptamente. A partir de hoy, en Puebla hay juego libre en el marco de la contienda interna y se acabó la cargada institucional. Cada panista definirá y votará libremente por su aspirante favorito sin la intervención del gobernador. La nueva embajadora de los intereses corderistas en la entidad se llama Ana Teresa Aranda, quien recibió el encargo de ganar por ella misma la entidad, sin ningún tipo de apoyo. La distancia del gobernador, sin embargo, tampoco debe interpretarse como una ruptura, sino como un “enfriamiento”. No apoyará a Josefina Vázquez Mota, Santiago Creel o Emilio González. Significa, únicamente, que en Puebla se acabó la cargada.

 

Los hechos se sucedieron vertiginosamente. Tras la presentación del paquete económico, tal y como se había previsto, el presidente Calderón dio visto bueno a la renuncia de Ernesto Cordero y su sustitución por José Antonio Meade, el gran amigo de Roberto Moya. El gobernador Moreno Valle fue uno de los primeros en felicitar el trabajo desempeñado por el extitular de Hacienda, y recordar que era uno de sus principales apoyos.

 

El equipo de campaña de Ernesto Cordero tenía todo previsto para el lanzamiento de la campaña para ayer con una conferencia de prensa en el que el aspirante presidencial sería arropado por liderazgos de todo el espectro albiazul. Por supuesto, el gobernador Moreno Valle ocuparía uno de los lugares de privilegio, acompañado por Mario Riestra Piña y Pablo Rodríguez Regordosa. En cuestión de minutos, sin embargo, la relación política se enfrió a causa del frente frío llamado “Ana Tere”.

 

Moreno Valle fue avisado que Ana Teresa Aranda también ocuparía un lugar privilegiado en la conferencia de prensa, primera fila. Y aún más: sería la única panista que diera un discurso en el acto, además del propio aspirante presidencial. Y peor: que tenía pensado darle más peso y responsabilidades en campaña porque creían que era el antídoto perfecto para combatir a Josefina Vázquez Mota

 

El gobernador poblano, hombre de definiciones, cortó por lo sano y se manifestó de acuerdo en que Ana Teresa se convirtiera en la nueva embajadora de los intereses corderistas, por lo que ella tiene a partir de hoy la obligación de hacerlo ganar en la entidad sin el respaldo de la cargada. Y que, por supuesto, cómo no, si creían que era el antídoto perfecto contra Josefina Vázquez Mota, pues adelante. Y claro, que no iba a asistir al lanzamiento de la precampaña. Avisado a tiempo de lo ocurrido, Rodríguez Regordosa ya no llegó a la conferencia de prensa, y quien sí lo hizo fue Mario Riestra para atestiguar que, en efecto, además de Ernesto Cordero, Ana Tere fue la única en hablar una sarta de lugares comunes.

 

Moreno Valle ya no está en la campaña de Ernesto Cordero, y por tanto ordenó a todos sus operadores que a partir de hoy hay juego libre. Libre decisión para que cada quien trabaje por el aspirante de su preferencia. No se va del extitular de Hacienda para incorporarse con Vázquez Mota o Santiago Creel. Simplemente, el tiempo evaluará la decisión del equipo corderista de campaña. Si perdieron a un gobernador o ganaron a una anti-Josefina. O en otras palabras: si Ana Tere puede compensar el peso (político) de Moreno Valle y hacerle ganar en Puebla. Un pésimo trueque.

 

La política es un juego de definiciones: así como el equipo corderista eligió, también lo hizo el gobernador poblano, lo que no lastima su relación con José Antonio Meade, nuevo titular de Hacienda. Y su decisión es juego libre en la interna panista. La modificación del rumbo, además, recompondrá su relación con el grupo yunquista, quien veía su favoritismo hacia Cordero como una fuente de tensión. Sin cargada, la relación se normalizará en vías de convocar nuevamente a la instalación del Consejo Político, así como la definición de las candidaturas. Juan Carlos Mondragón respira más tranquilo porque podrá dar buenas cuentas a la organización y hacer ganar a Josefina Vázquez Mota.

 

Las definiciones, además, provocan evidencias. No se extrañe si de pronto los operadores destinados a hacer ganar a Ernesto Cordero comienzan a dedicarse a otros menesteres. La luna de miel se terminó. Rafael Moreno Valle va por un lado y Ernesto Cordero por otro.

 

**** Lo anunciamos hace más de un mes. Hubo ingenuos que pensaron que Dionisio Pérez-Jácome podía ganarle la partida a José Antonio Meade para ocupar Hacienda. Hace más de un mes lo adelantamos aquí: el gran amigo de Roberto Moya Clemente era el designado por los dioses.

 

Por cierto, el gran trabajo del secretario de Finanzas evitó que Puebla sufriera el tijeretazo presupuestal. Los detalles están en un excelente reportaje de Selene Ríos Andraca sobre los beneficios del presupuesto federal. Tras el nombramiento, incluso sonó en el gobierno federal que Moya iba a ser designado subsecretario o coordinador de Asesores, pero el exsecretario de Finanzas refrendó su lealtad a Puebla y al gobernador Moreno Valle.

 

**** Aguilar Chedraui, gran amigo de Chertorivsky. Además de la amistad Meade-Moya, los cambios en el gabinete federal dejaron otro beneficio a la entidad, pues el titular de Salud local construyó una sólida amistad con Salomón Chertorivsky en sus días como comisionado del Seguro Popular. Por cierto, Aguilar Chedraui sufrirá ataques de la prensa marinista a lo largo de la semana por un refrito de viejas épocas: una amonestación privada que le impuso el Órgano de Control Interno del ISSSTE por retrasar una resolución de una solicitud de pensión. El tema se encuentra en tribunales federales. Pero el endurecimiento a las investigaciones contra Alfredo Arango provocará la embestida sobre un tema que tratarán de engrandecer pero en realidad no trae “carnita”. Muy pronto, habrá sorpresas.

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas