Tiempos de Nigromante


Arturo Rueda
[email protected]
[email protected]


13/10/2011


La comedia humana de Rodolfo Ruiz


El gobierno morenovallista ha contratado 137 mil pesos de pauta publicitaria al portal digital e-consulta y con ello desmonta los argumentos del periodista Rodolfo Ruiz de una embestida en su contra y su esposa para hacerse del control del medio de comunicación vía presiones publicitarias. La versión oficial emitida por el vocero Sergio Ramírez Robles no encuentra respuesta porque Ruiz ha decidido no subir a su portal ninguna de las posturas emitidas por el gobierno estatal que echan por tierra su teoría del complot: ni los boletines de la Contraloría Estatal, ni el desmentido de la Junta Local de Conciliación y Arbitraje, y mucho menos las cartas aclaratorias del director de Comunicación Social.


Faltando a la más elemental ética periodista y litigando en medios pese a que él mismo había prometido no hacerlo, Ruiz se aferra a las visitas a su portal “certificadas” por Google Analytics y dos premios nacionales del periodismo como escudo. Los medios nacionales y los organismos de defensa de periodistas como el Artículo 19 no se han tragado su historia.


El procedimiento administrativo en contra de Mónica Arroyo y la denuncia procedente por el delito de usurpación de funciones se convirtió en una comedia bufa protagonizada por el matrimonio Ruiz, más digna de una película de los hermanos Marx que de un auténtico boicot instaurado por el morenovallismo.


Como buena comedia humana, la diversión principal nace de las contradicciones de sus protagonistas sobre la paternidad de la embestida. La abogada Mónica Arroyo, en su comunicado, culpó a Israel Pacheco de la investigación en su contra. Fuera de tono y a través de tuits, su esposo Rodolfo Ruiz señaló al gobernador Moreno Valle y a Fernando Manzanilla como responsables de la supuesta embestida y hasta habló de un inexistente “Tribunal del Estado” que supuestamente habría exonerado a su esposa. Como último pastelazo y ante la risa del respetable, el sindico Ernesto Bojalil sumó a Enrique Doger a la teoría del compló y lo incriminó como parte de un ataque al Ayuntamiento.


¿Entonces? Pregunta la confundida audiencia. ¿De quién es la mano que mece la cuna? ¿De Israel Pacheco, Rafael Moreno Valle, Fernando Manzanilla, Sergio Ramírez Robles o de La carabina de Ambrosio? Hay que ponerse de acuerdo muchachos.


A la troupé de Rodolfo Ruiz se suma la Amedi en un acto circense cercano al plagio, pues increíblemente la asociación que integra la cuñada Lilia Vélez Iglesias y otros colaboradores del portal plagió el texto en que el periodista concitó la solidaridad gremial. Asociaciones nacionales e internaciones de defensa de periodistas a las que se trató de arrastrar al caso rieron de plano ante un comunicado que cifra la libertad de expresión en la cantidad de visitas “certificada” por Google Analytics. De pena ajena.


El desmentido de Ramírez Robles es mortal: el gobierno morenovallista sí ha invertido en e-consulta para pautas publicitarias. Seguramente la cantidad de 137 mil pesos le parece insuficiente para un medio que tiene tantos visitantes. Pero es prueba plena de que la embestida es fantasiosa y digna de Sopa de Pato, la obra maestra de los hermanos Marx. Con un nuevo comunicado el portal e-consulta se evidenció: la petición es que los recursos publicitarios se asignen con mecanismos claros. En otras palabras: la comedia humana de Ruiz fue armada a partir de la presión por obtener más dinero. Todo un clásico de la cultura de la colusión.


El escandalito, además, evidenció que a pesar de sus llamados a la solidaridad, su presuntuosa cantidad de visitas y premios, la cultura de la colusión sigue vigente. Hace meses documentamos las asesorías que el periodista Ruiz vendió al gobierno de Eduardo Rivera Pérez a través de la Consultoría Contracorriente. Y ahora se sabe, además, que el alcalde nombró a su esposa como presidente del Tribunal de Arbitraje. Un conflicto de interés clarísimo que nunca fue informado a los lectores del medio.

 

Desmontada la teoría del complot, Rodolfo Ruiz y su esposa deben regresar al origen: defender el proceso jurídico ante las instancias legales correspondientes, es decir, la Contraloría Estatal y la Procuraduría General de Justicia. Si la abogada Arroyo es inocente, ahí lo demostrará. Y como diría el Filoso de Güemez, pues si no, no.

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas