Tiempos de Nigromante


Arturo Rueda
[email protected]
[email protected]


15/04/2011


Maldonado Venegas y la rifa del tigre con el SNTE


No cabe duda que a Luis Maldonado Venegas le ha tocado la rifa del tigre en el gabinete de la alternancia. Y es que sobre los hombros del exsenador ha caído todo el peso del proyecto sexenal más importante de Rafael Moreno Valle y que lo hará pasar a la historia: la revolución educativa de la mano de Elba Esther Gordillo y el SNTE. La sucesión de eventos en las dos últimas semanas indican que el gobernador decidió “echar toda la carne al asador” en dicha revolución e invertir la mayor parte de su capital político. Primero echó a andar la revolución alimentaria desde el DIF para dotar de desayunos nutritivos a los niños poblanos los 200 días del calendario escolar. Más tarde firmó el pacto con el sindicato magisterial con la presencia de Elba Esther Gordillo para diseñar los nuevos esquemas de calidad y corresponsabilidad con los maestros. Aprovechando Espacio 2011 y la presencia nacional que le dio su aliado Televisa, lanzó la ambiciosa propuesta de que al final de su sexenio todas las escuelas públicas de la entidad —más de 6 mil 600 tendrán un aula digital y estarán conectadas a internet. Conectividad total, vaya. Y el miércoles, para terminar, puso en marcha el programa de alfabetización en colaboración con la UNAM y el rector Narro para enseñar a leer y escribir a más de 400 mil poblanos que en pleno siglo XXI permanecen en la oscuridad de la ignorancia.


Vaya metas ambiciosas. Y todas recaen en Luis Maldonado Venegas. Quizá es por ello que Moreno Valle eligió un personaje de tal envergadura y currículo para el cargo: funcionario federal, coordinador de campañas, presidente de importantes organizaciones académicas y civiles, diputado federal y senador, dirigente de un partido nacional. El secretario de Educación Pública es uno de esos políticos a los que lo único que les hace falta es alcanzar el Poder Ejecutivo de alguna entidad. O la Presidencia. Antes, sin embargo, deberá sacar adelante el encargo que Moreno Valle le entregó: poner en marcha la revolución educativa y su reflejo en los indicadores nacionales e internacionales de calidad y conectividad.


Maldonado no parará por capacidad o talento administrativo y político. Pero señalé que se trata de la rifa del tigre porque para alcanzar sus metas contará con un aliado o un enemigo brutal: las dos secciones del SNTE, las cuales en los últimos 12 años se acostumbraron a un trato privilegiado que querrán continuar con Moreno Valle, a quien consideran SU gobernador. La expresión tiene dos sentidos: es SU gobernador por la alianza natural que mantiene con Elba Esther Gordillo. Pero también es SU gobernador porque lo ayudaron a ganar en las urnas y a vencer a Mario Marín y su delfín. Su contribución a la victoria es enorme y, por tanto, se ven a sí mismos con derecho a reclamar su parte del botín. Y su mercancía es obtener mayores privilegios del presupuesto público. Ha sido así en los últimos años.


La misión de Maldonado es complicada porque se trata de convencer a un grupo de presión con mucho poder cuya participación en la victoria no significa más privilegios, sino más responsabilidades. O, por lo menos, corresponsabilidades. Un sentido muy claro: que la administración morenovallista no les dará privilegios injustificados que no se reflejen en evaluaciones o indicadores nacionales en los temas claves: calidad, conectividad, habilidades digitales, titulaciones de licenciaturas, maestrías y doctorados. En resumen: poner en orden al pulpo de los mil tentáculos.


Maldonado lucha contra la inercia del sindicato y de la burocracia dorada que despacha en la SEP. Y mover, retirar privilegios es una lucha costosa, como ocurrió con los cientos de maestros comisionados que supuestamente regresarían a las aulas, pero en realidad ahora se encuentran en el limbo, pues fueron defendidos a capa y espada por sus líderes. Lo es también el esfuerzo por reordenar la educación superior diseminada en muchísimas universidades que se consideran “patito” por el pésimo nivel que manejan y que surgieron en parte por el otorgamiento indiscriminado de Revoes, y otros por esconderse tras el prestigio de la UAP.


La suerte está echada. Moreno Valle apostó su resto a la entrada, y la inscripción de su nombre como un gobernador exitoso o fracasado dependerá en gran medida de lo que haga o deje de hacer su secretario de Educación Pública. Claro, suponiendo que Maldonado Venegas se quede a cumplir los seis años en su puesto. Y es que hay un rumor persistente de que el exsenador tiene previsto hacer sus maletas el próximo año para irse a operar la campaña de un presidenciable en el 2012. Y no piense en un candidato de izquierda, sino en el mismísimo Enrique Peña Nieto. Sí, el favorito de las encuestas. ¿Y Convergencia? ¿Y la SEP poblana? ¿Y Moreno Valle? Son preguntas a las que sólo el tiempo podrá dar respuesta.


*** Por fin, el encuentro Moreno Valle-Azcárraga Jean. Anoche, en el Salón de Protocolos, se llevó a cabo la exclusivísima cena en que finalmente se dio el encuentro entre el gobernador poblano y el presidente de Grupo Televisa, previo a la aparición de ambos en la clausura de Espacio 2011. Del lado del empresario estuvo presente Gastón Melo, y acompañando a Moreno Valle su esposa Martha Érika y sus padres. El momento sorpresivo fue cuando el gobernador presentó a la senadora Leticia Jasso como la dirigente estatal de Nueva Alianza, lo que provocó que Guillermo Aréchiga prácticamente se atragantara por la rivalidad entre ambos.


Ya en corto, Aréchiga trató de justificar con el hecho de que Lety es la secretaria general por prelación ante la ausencia de un dirigente; se trata de una lideresa de nombre. Sin embargo, para Rafael Moreno Valle se trata de la nueva dirigente del Panal.

 

Y, por supuesto, la tónica general del encuentro fueron los halagos mutuos que se lanzaron el gobernador poblano y el presidente de Televisa. Halagos privados que se harán públicos este día cuando se dé por cerrado Espacio 2011.

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas