Tiempos de Nigromante


Arturo Rueda
@Nigromanterueda
[email protected]
[email protected]


17/01/2012


¿Quién seguía? El turno de Blanca Alcalá


No hay plazo que no se cumpla, ni deuda que no se pague. En la comodidad de su residencia ubicada en La Calera, Blanca Alcalá Ruiz recibió la notificación del pliego de observaciones emitido por el Órgano Superior de Fiscalización. El monto de las irregularidades cometidas por la exalcaldesa en su cuenta pública 2010 alcanza una cifra multimillonaria, exactamente mil millones de pesos, poco más de un tercio del presupuesto ejercido por el Ayuntamiento. La cifra en letra puede no resultar escandalosa pero en número tiene nueve ceros. 1,000,000,000 de pesos, cantidad mareante que Alcalá y su equipo cercano deberán justificar en exactamente 15 días para evitar la emisión del pliego de cargos con su correspondiente determinación de irresponsabilidades. Su defensa estará a cargo, no podía ser de otra manera, en las manos del despacho Garcés &Asociados que dirige su extesorero Armando Garcés Cozar. Todas las triquiñuelas que puso en marcha para evadir la acción fiscalizadora se derrumbaron y llegó el momento de pagar.


El pliego de observaciones del OFS por mil millones de pesos le llega a Alcalá en el peor momento, a días de que se defina la única candidatura vacante al Senado por la coalición PRI-Verde-Panal. Si el despacho que ha contratado para defenderse no es capaz de revertir la acusación, el pliego de cargos y el procedimiento de determinación de responsabilidades le caerían justo a la mitad de la campaña si obtuviera la candidatura. Entonces, Manuel Bartlett y Javier Lozano Alarcón se darían un festín con la gestión de la primera mujer que llegó a la alcaldía de la capital. El riesgo de un tercer lugar para el PRI se vuelve más real, así como la posibilidad de que Guillermo Aréchiga no llegue al Senado.


CAMBIO obtuvo acceso a un documento interno del despacho fiscal encargado de la defensa de la cuenta pública en donde hacen un análisis del pliego de observaciones notificado por el OFS el viernes pasado. Ahí se desagregan los mil millones de pesos por los que deberá responder la alcaldesa. Las anomalías detectadas son por falta de registro de diversos bienes por un monto de 80 millones, registros incorrectos y uso indebido de recursos por 400 millones, incumplimiento a las Leyes de Obra Pública y Adquisiciones por 50 millones; la falta de documentación comprobatoria en fianzas, contratos, convenios, presupuestos, licitaciones y adjudicaciones de obra, proyectos, finiquitos, entre otras por 370 millones; además de irregularidades en diversos rubros por 100 millones.


En el documento, además, se desagregan algunos de los principales contratos observados, 22 en total, por violaciones a la Ley de Adquisiciones y Obra Pública aunque no se establece el monto de cada uno de ellos y la irregularidad en la que se incurrió. Dentro de ellos se puede contar a destacan la instalación de cámaras de seguridad contratadas a Tecnologías de la Información América SA de CV; la compra de vehículos a la empresa Huerta Automotriz SA de CV; la contratación del servicio profesional de consultoría y asesoría en comunicación a Unidad de Asuntos Públicos SA de CV. Asimismo, se observaron la contratación del Consorcio Profesional de Limpieza SA de CV para la limpieza del Parque Centenario Laguna de Chapulco; contrato a Grúas Eguibar SA de CV para el desmontaje de anuncios espectaculares.


También la contratación del despacho González Techalotzi y Asociados para la Supervisión de Expedientes de Obras del Fondo Federal FISM; a Grupo Consma SA de CV para la revisión de expedientes técnicos de obra; y a la empresa Automatización Sysne de México SA de CV para el control del alumbrado público, entre otras.


Entre su delegación partidista en Colima y sus aspiraciones al Senado, Blanca Alcalá descuidó el tema administrativo de la comprobación de su cuenta pública. En vías de definirse la candidatura al Senado todavía ayer envió cientos —quizá miles— de mensajes a teléfonos móviles poblanos con un texto sugerente: “Millones de mujeres trabajadoras ganan menos que los hombres por un trabajo igual. Necesitamos una mujer en el Senado que exija equidad. Blanca Alcalá”.

 

Así que la primera mujer electa para gobernar Puebla capital tendrá mucho trabajo en las dos semanas por venir, porque justificar la erogación de mil millones de pesos no creo que sea una cosa sencilla. Y después, si las cosas salen mal, enfrentará ya su pliego de cargos. En tales circunstancias no creo que tenga tiempo ni cabeza para enfrentar una campaña. Algo que debería tomar en cuenta Enrique Peña Nieto en los días por venir.

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas