Tiempos de Nigromante


Arturo Rueda
@Nigromanterueda
[email protected]
[email protected]


17/10/2012


Asignan 8 de los 9 lugares del Consejo General del IEE


La lista preliminar de los aspirantes que integrarán el nuevo Consejo General del IEE prácticamente se encuentra cerrada, y a partir de ella, iniciará el estire y afloje aunque el acuerdo entre las fuerzas políticas del Congreso deja un primer balance en el reparto de cuotas: dos lugares para el PRI, dos lugares para el PAN y cinco lugares para el morenovallismo, incluida la presidencia del consejo. De los seis aspirantes que buscaban su reelección, cuatro tendrán nuevamente silla en el Instituto Electoral pues cumplieron adecuadamente las funciones que les encomendaron sus padrinos en 2006: vigilar sus intereses, aunque en algunos casos no pudieran llevarlos a buen puerto por la derrota del PRI en 2010. La intención es mezclar experiencia con sangre joven, puesto que los consejeros morenovallistas no tienen idea del tema salvo Víctor Cánovas. Aquí van los nombres preliminares:


Juan Carlos de la Hera Bada. Abogado de la Escuela Libre de Derecho, en sus épocas de litigante representó a algunos de los empresarios más importantes de Puebla. Se ha convertido en un auténtico experto del derecho electoral y es capaz de resolver los dilemas más peliagudos. Llegó al Consejo General del IEE en 2006 con el padrinazgo directo de Enrique Agüera. Con una vida personal y académica sobria, cumplió discretamente su papel en los comicios del 2010 sin generar animadversiones o resentimientos en el grupo en el poder.


Lupita Esquitin. Forma parte del legendario clan de los Esquitin en la Sierra Norte de Puebla. En la campaña del 2010 se la jugó abiertamente y puso los micrófonos de su estación de radio por completo al servicio del morenovallismo. Su hermano Pepe fue uno de los operadores electorales del hoy gobernador, por lo que Moreno Valle les profesa amistad y agradecimiento. No se le conocen antecedentes en materia electoral ni participación en órganos electorales o locales, por lo que es una auténtica novata.


Juan Pablo Mirón Thomé. Su hermano es yerno de Melquiades Morales pues está casado con Coca Morales Alfaro. Sin antecedentes previos del servicio público, fue designado como particular de Luis Maldonado Venegas en la SEP, pese a que en la campaña del 2010 le organizó a Zavala funciones de box en su calidad de presidente de la Asociación de Box Amateur. Se sospecha de la intervención del exgobernador para incluirlo en la lista de palomeados. Tampoco tiene experiencia electoral previa o conocimiento en la materia. Otro improvisado.


Paul Monterrosas Román. Alcanza la reelección gracias al papel desempeñado en el 2010 como cuota del PRI, pero sin agraviar al morenovallismo. Antes de ser consejero electoral se hizo cargo de la Dirección de Prerrogativas y Partidos Políticos, por lo que conoce a fondo la burocracia del organismo y los puntos finos del IEE. Algunos lo señalan como el informante directo de lo que ocurría en el instituto al exgobernador, pero si en verdad lo hizo fue discreto y eficiente.


Fidencio Aguilar Víquez. Cuota específica solicitada por el PAN y pese a sus nexos familiares con el periodista Rodolfo Ruiz, al parecer tendrá la reelección. Se le acusa de ser el gran filtrador de información al periódico digital e-consulta ya que el ahora director editorial del medio, Eduardo González, fue su asistente. Tiene una trayectoria académica intachable, es de los pocos consejeros que escribe y tiene voz pública. Fue ariete del morenovallismo en la elección del 2010 para denunciar el favoritismo de Jorge Sánchez Morales a favor del PRI.


Olga Lazcano. Otra cuota específica del PAN, académica de la UDLA que se encargó de denunciar sistemáticamente la poca transparencia con la que actuaba Jorge Sánchez Morales y haciendo pareja con Fidencio Aguilar pusieron de cabeza al IEE durante 2009 y 2010. Quizá en esos momentos críticos se ganó la reelección.


José Gustavo Garmendía Domínguez. Empresario cercano al morenovallismo, participa en el Consejo Ciudadano de Seguridad Pública que preside Andrea Ambrogi y tiene un hermano que trabaja con Pablo Rodríguez en Secotrade. También ha participado en las cámaras empresariales pero tampoco se le conocen antecedentes en la materia electoral.


Víctor Cánovas. El nayarita llegó a Puebla hace una década como asesor de Melquiades Morales y terminó como operador electoral en Finanzas. Después se fue a Tlaxcala y vivió un sexenio de bonanza junto al exgobernador Héctor Ortiz. Regresó a Puebla en la coyuntura del 2010 y fue de los principales movilizadores. Es un experto de la ingeniería electoral.

 

El noveno pasajero. Un nombre falta por definirse. Se proyecta otra silla para el morenovallismo, pero en las negociaciones podrían dárselo al PRI. Varios nombres se barajan pero ninguno con certeza.

 

Columnas Anteriores


 
 

 

 
Todos los Columnistas