Tiempos de Nigromante


Arturo Rueda
@Nigromanterueda
[email protected]
[email protected]


18/01/2012


Cayó la espada de Dámocles sobre Blanca



No es un secreto que el cinismo es la característica fundamental de la clase política mexicana, y que tal defecto es propio a los militantes y gobernantes de todos los partidos, quienes aprovechan la desmemoria y la falta de interés en los asuntos públicos para hacer pasar por “normales” actitudes de excepción que en cualquier democracia se convierten en asuntos de condena. Así, con la cara dura de quien no le debe ninguna explicación a la sociedad por irregularidades en su cuenta pública 2010 por mil millones de pesos, Blanca Alcalá decidió guardar un silencio ominoso y de plano rechazó cualquier entrevista con CAMBIO y otros medios y periodistas que, incluso vía twitter, la cuestionaron sobre el tema. En vez de rendir cuentas a los poblanos que gobernó, se fue al cumpleaños del arzobispo Chedraoui para continuar su utópica carrera al Senado, como si hacer relaciones públicas con miembros de la clase nacional fueran suficientes para salvarla de la quema local. Total, guardó el clásico silencio culpable.


De poco le sirvió porque dos diputados de su mismo partido —José Luis Márquez y Filiberto Guevara—, así como el presidente de la Comisión Inspectora Mario Riestra, confirmaron la exclusiva de CAMBIO presentada ayer: el Órgano de Fiscalización Superior encontró irregularidades por mil millones de pesos en la gestión 2010 de la exalcaldesa. El dato de los diputados confirmantes no debe pasarse por alto ya que significa que, en los hechos, el PRI abandonó a Blanca Alcalá y ahora ella navega a su suerte. Es decir, su traicionera naturaleza política, así como el cumplimiento de acuerdos, por fin le pasaron factura al interior de su propio partido. ¿Si el PRI no empuja para que las cuentas sean aprobadas, quién lo hará? ¿El PAN o el gobernador Moreno Valle? Por supuesto que no.


Y aquí retomamos al cinismo como hilo conductor de la clase política mexicana. Armando Garcés Cozar, a la vez miembro distinguido de la mafia de contadores que secuestró el OFS por varios años, extesorero de Blanca Alcalá y encargado de defender su cuenta pública, emitió un comunicado en el que acepta la emisión del pliego de observaciones por mil millones de pesos y lamenta “la filtración” en sobre cerrado de la tarjeta informativa a su jefa política.


Pero lo peor es la afirmación de que la emisión de un pliego de cargos es “normal”. Sí: según el extesorero es cosa natural que los órganos de fiscalización deban detallar las irregularidades cometidas en el encargo público. Una cosa de todos los días, vaya. Y que ocurre en todos los niveles del gobierno. Eso se llama, por supuesto, cinismo. Es decir, nuestros gobernantes acostumbran cometer todo tipo de irregularidades con el erario, un hecho que escandalizaría en cualquier democracia occidental.


Así lo expresa Armando Garcés Cozar en su comunicado: “De este modo, prácticamente todos los gobiernos son observados y reciben pliegos de observaciones, de cargos y diversas recomendaciones mismas que en su oportunidad y conforme lo mandatado por la Ley deben ser solventados en tiempo y forma, siendo éste, precisamente, el tratamiento que le aseguro, habremos de hacer puntual y cuidadosamente”. Ah, y su queja sobre la filtración: “Lamento que quien se oculta tras el anonimato de un sobre cerrado, realice este tipo de prácticas que desestima el trabajo y los logros de una administración que tuvo como premisa atender los temas prioritarios de la ciudad”.


Con lloriqueos no se resolverá la situación de Alcalá ni el OFS, ni en visitas protocolarias al arzobispo Chedraoui. Tampoco le darán la senaduría ni su cargo de consolación en el CEN del PRI porque ya trascendió a nivel nacional las irregularidades por mil millones. El tiempo corre inclemente para la comprobación de los recursos: 13 días le quedan para evitar el pliego de cargos.


**** Se confirma que Pablo va por la senaduría plurinominal. El Alto Mando del PAN, o sea El Yunque, a través del Consejo Estatal determinó ayer enviar a Pablo Rodríguez Regordosa en busca de su senaduría plurinominal en la lista nacional del partido. Pero su eventual renuncia al gabinete morenovallista dependerá del lugar que puedan conseguirle en la mentada lista. Es decir, más allá de la posición 12 es imposible que entre, por lo que preferiría seguir al lado del gobernador.

 

El Yunque no quiere quedarse atrás en la construcción de perfiles para la gubernatura. Lozano, Aréchiga y Agüera ya los rebasaron.

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas