Tiempos de Nigromante


Arturo Rueda
@Nigromanterueda
[email protected]
[email protected]


19/10/2012


El martes habrá nuevo Consejo General del IEE


Edgar Salomón Escorza y Fernando Morales Martínez salieron bien librados de su comparecencia con el presidente nacional de su partido, Pedro Joaquín Coldwell, y recibieron el voto de confianza para continuar al frente del proceso de designación de consejeros electorales sin la intervención del CEN. Sin el veto expreso del presidente del CEN a ninguno de los 123 aspirantes, y mucho menos a la lista de favoritos publicada aquí el miércoles pasado, el nayarita Víctor Cánovas tiene luz verde para integrarse al Consejo General del IEE y en una de ésas convertirse en el consejero presidente. De acuerdo con la información recabada en el CEN por el columnista, el Congreso del estado acelerará este fin de semana los trámites formales para que el próximo martes el Pleno realice la votación sobre los 36 finalistas, un mero requisito de forma.


Lejos de un encuentro ríspido, Coldwell le dio oportunidad al presidente de la Junta de Coordinación Política y al dirigente estatal de presentarle un informe sobre el avance del proceso de designación de los consejeros, y explicarle la baraja de aspirantes que el PRI pensaba impulsar, específicamente Juan Carlos de la Hera y Paul Monterrosas, señalando que la experiencia adquirida en los últimos seis años los hacía mejores candidatos a permanecer en el consejo que arriesgarse con perfiles novatos que pudieran ser chamaqueados. De acuerdo con las fuentes del CEN, Coldwell no puso objeciones pero pidió que se consideraran dos nombres que no fueron revelados.


Y aquí viene la parte interesante. Sin entrar en confrontación directa, Salomón Escorza y Fernando Morales explicaron que desplazar a los diputados poblanos de la decisión provocaría un agravio difícil de justificar, ya que interpretan que Estefan o Lastiri buscan beneficiar sus propios intereses. Por tanto, requerían una señal directa de Enrique Peña Nieto o de su equipo cercano para poder proceder a cumplir sus órdenes. Una señal, por supuesto, que nunca llegará.


Que nadie se engañe: en el solicitud de una señal directa del equipo de Peña Nieto para incluir a alguien de la lista, o incluso para un eventual veto, se esconde un puño de seda que pone a prueba a los autores de la “línea dura” en contra del morenovallismo. Si en verdad tienen cercanía al presidente electo, podrán gestionar la intervención directa en los asuntos poblanos con Luis Videgaray. Y si no, la supuesta cercanía habrá quedado como un bluff insostenible en la realidad, por lo que en los últimos meses habrían espantado con el petate del muerto. Ambos priistas se la jugaron a una sola carta y la evidencia indica que la jugada les salió bien.


El dirigente estatal del PRI y Salomón Escorza, además, se comprometieron con Coldwell a entregar el domingo los resultados de la Comisión Especial con la lista de los 36 finalistas en caso de que se hagan necesarios ajustes o haya una petición especial del dirigente nacional. Pero el plan original continúa adelante: De la Hera, Monterrosas y empujar lo necesario para lograr un tercer asiento para el PRI, así como alcanzar un acuerdo en la designación del consejero presidente del IEE.


El morenovallismo recibió con optimismo los resultados de la cumbre Salomón-Morales-Coldwell, y lejos de asumir una posición triunfalista, renovaron los compromisos para alcanzar un acuerdo digno para todas las partes y volver a revisar la lista de favoritos para hacer modificaciones de última hora. Saben que con el hecho de que Coldwell eliminara los vetos, salieron ganando porque la creación del nuevo IEE no se convertirá en un tema nacional ni hará que las élites del tricolor volteen a ver a Moreno Valle.


Quienes perderían con esta jugada serían los promotores de la “línea dura”, aunque no necesariamente porque no tengan la cantada cercanía con Peña Nieto y su equipo. Simplemente, si alguien buscaba obligarlos a pedir un favor costoso que eliminara sus posibilidades de llegar al gabinete, se va a quedar con las ganas. Simplemente no tienen nada que probar. Los verdaderos lances, dicen, llegarán después del 1 de diciembre.

 

Así que el próximo martes el Congreso local votará al nuevo Consejo General del IEE. Y los favoritos siguen siendo favoritos. Incluido Víctor Cánovas.

 

Columnas Anteriores


 
 

 

 
Todos los Columnistas