Tiempos de Nigromante


Arturo Rueda
@Nigromanterueda
[email protected]
[email protected]

26/11/2012


Moreno Valle-Gali: debuta el tándem del 2013


La cúpula panista prefirió la comida libanesa que ofreció el senador Lozano y se ausentó del cumpleaños


—Crónica—



Tony Gali Fayad tuvo más que un cumpleaños, pero menos que un “destape”.


Entre sus 7 mil invitados sobresalió la presencia de Rafael Moreno Valle, quien recuperó las sensaciones de las comilonas y reuniones multitudinarias de cuando era candidato. Repartió abrazos, saludos, se tomó fotos y no regateó gestos ni palabras para dejar en claro que el secretario de Infraestructura vive en su corazón.


El mejor funcionario, el mejor amigo, quien lo acompañó en las horas más graves de la elección del 2010, dejó en claro el gobernador.


Un hombre que se entiende con todos, vaya.


Pero fue menos que un destape porque la plana mayor del PAN decidió ausentarse en masa con pretexto de acompañar a Javier Lozano Alarcón, quien a la misma hora y el mismo día había convocado a su festejo en una casa de La Vista.


Allá, Juan Carlos Mondragón, Rafael Micalco, Pablo Rodríguez, Mario Riestra Piña y Fernando Manzanilla Prieto.


Acá, además del gobernador, Martha Erika Alonso, Jorge Aguilar Chedraui, Luis Maldonado, Salvador Escobedo, Eric Cotoñeto, Jorge Jurainidi y probablemente muchos de los empresarios más fuertes de Puebla.


La comunidad libanesa se volcó, literalmente, con Gali Fayad, y por unas horas se mudaron del Centro Mexicano Libanés a los campos de futbol en San Pedro Cholula.


Hubo un retrato de familia, sí, a la hora de cortar el pastel: los Moreno Valle con los Gali.


Pero en el cuasi “destape” no hubo la unidad deseada del morenovallismo, acaso porque tuvieron el pretexto de la comida de Lozano.


Quizá porque hay quienes reniegan de la “señal” que quedó muy clara en la comilona de los 7 mil invitados.


Lo más probable es que pocos aceptan este final en la carrera de Los Fantásticos. Un final que no deja contento a todos, sino a quien la organizó, puso las reglas y fue árbitro.


¿O quién más puede presumir de tener cuatro horas en su festejo de cumpleaños al gobernador?


Quien sepa leer, que lea.


Y quien sepa escuchar, que escuche, dicen las sagradas escrituras.

 

****

 

El principio de la comilona fue raro porque Moreno Valle debió compartir estrellato con su secretario de Infraestructura.


Un apapacho para el gobernador, otro para Gali.


Un abrazo para Gali, otro para el gobernador.


La molestia fue evidente para quien ha sido Rey Sol desde el 2010, astro único que brilla en el firmamento.


Pero la memoria política de Moreno Valle terminó por imponerse y recuperó el gusto de las comilonas que organizó en su camino a Casa Puebla.


Tras sentarse en la mesa de honor con Gali, su esposa y sus tres hijos —Tony Jr., Eddy y Dinorah— invitó a hacer lo mismo a Aguilar Chedraui para darle el rango de Fantástico. Siempre leal, el secretario de Salud puso buena cara, como si él mismo hubiera reunido a los 7 mil.


Unos minutos después los alcanzó Martha Erika, puesto que el tráfico para llegar a los campos del Santuario Chiva colapsó la entrada a San Pedro Cholula.


Espalda con espalda, ahora sí, el dúo Gali-Moreno Valle dio muestra de lo que juntos podrían hacer en el 2013.


Juntos recibieron el apapacho de los empresarios de la comunidad libanesa, a quienes hace mucho el gobernador no saludaba.


También a los líderes del PRD y del PAN que decidieron acompañar a Gali en su onomástico 54.


Empresarios de la construcción, incluso aquellos que no han sido favorecidos con licitaciones, hicieron fila para saludar a Gali, lo mismo los de la CMIC que los del COE. Lo mismo Ricardo Pérez Güemes que Bertha Richards y hasta uno de los preferidos de Javier García Ramírez, Armando Adame Sosa.


Alfredo Miguel quería pasar desapercibido, pero no lo logró como tampoco lo hizo Amado Henaine, los hermanos Abed, Juan Huerta y su hijo Juan Pablo Huerta, Andrea Ambrogi, el abarrotero Bernardo Fernández.


Muchos de los hombres más ricos de Puebla decidieron empolvarse los zapatos e irse con la bufalada.


Dicen que los hombres de dinero nunca se equivocan.

 

****


En los rumbos de La Vista se monitoreaba lo que ocurría en San Pedro Cholula.


La jerarquía del PAN que acompañó a Lozano primero tomó de pretexto que el senador había invitado primero y después el secretario de Infraestructura.


Luego que llegar era imposible porque la entrada a San Pedro estaba colapsada.


Y al final que ellos ya habían escuchado todos los éxitos interpretados por Gali.


Total, Mondragón, Riestra, Micalco, Manzanilla, Pablo Rodríguez decidieron que su gusto era por la comida libanesa que ofrecía el senador panista, pero no por los candidatos libaneses.

 

****


Moreno Valle no escatimó adjetivos a la hora de lanzar su discurso a favor del secretario de Infraestructura: leal, eficiente, buen amigo, solidario. El que más apoyo le dio en las horas oscuras del 2010. Y por si fuera poco, tiene buena relación con todos los partidos.


Si no estaba dando la descripción de quien encabezará la candidatura a la alcaldía de Puebla en 2013, se parecía mucho.


Y entonces arrancó el show cuando Gali, en medio de las ovaciones de su público, regresó a su faceta frustrada de cantante profesional, esa que abandonó para regresar a Puebla con su familia


Primero el hit “Bailar pegados”, la canción que popularizó Sergio Dalma.


Después el sentimiento de “No soy el aire”.


El rector Agüera llegó a tiempo para no ser señalado como uno de los “faltistas”.


No se vio a Jorge Estefan Chidiac, pero sí a su hijo Jorge y a Adolfo Karam, para quien el gobernador tuvo un gesto despectivo.
Hasta un consejero electoral, Garmendia, estuvo en las canchas de San Pedro para atestiguar como amigo y no como árbitro tan bonito festejo. O eso dijo él.


Cuatro horas después, cuando ya oscurecía, Moreno Valle abandonó la fiesta del cuasi “destape”.


Más de 3 mil kilos de carnitas y pollos Mazatepec.


10 mil cervezas.


Y un mensaje inequívoco.


Gali es el bueno.

 

¿Alguien lo duda?

 

Columnas Anteriores


 
 

 

 
Todos los Columnistas