Tiempos de Nigromante


Arturo Rueda
@Nigromanterueda
[email protected]
[email protected]

29/11/2012


“Periodismo bajo amenaza”: piden pan, no les dan


En un acto de incongruencia mutua, el gobierno morenovallista y los periodistas que acusan a Moreno Valle de ser la principal fuente de represión se iban a sentar a la misma mesa en el marco del foro “Periodismo bajo amenaza” organizado por Alejandro Mondragón, Valentín Varillas, Rodolfo Ruiz y Enrique Núñez. ¿Síndrome de Estocolmo invitar a quien supuestamente los martiriza a diario? Fueron los denunciantes de la represión los que invitaron al gobernador a “presidir” el evento, y el gobernador quien envió a Fernando Manzanilla como su representante para moderar una de las mesas. En otras palabras: el “peligro” que amordaza la libertad de expresión también iba a controlar el micrófono en el foro. Más absurdo, imposible.


Pero en alguien cupo la prudencia. O la congruencia. La autorización para que Fernando Manzanilla moderara una de las mesas del foro en la que los periodifóbicos al morenovallismo iban a vomitar su malestar fue retirada. Y con toda la pena del mundo, el secretario general de Gobierno canceló de última hora, al igual que López Badillo, el ombudsman. El rector Enrique Agüera sí permaneció como moderador de la mesa más polémica y cumplió con la misión de bajar la temperatura de las críticas.


Alejandro Mondragón de Al Portador fue quien más lamentó la ausencia de las autoridades que lo someten al suplicio diario. Dijo: “no valen la pena los enfrentamientos estériles; esperaba que las autoridades estuvieran aquí, yo daba mi voto de confianza y ante su cancelación me queda claro que puede más su fobia”. ¿Voto de confianza?


Suprema incongruencia de estos periodistas al invitar a su foro a quienes califican como el “mayor peligro” para la libertad de expresión en Puebla. Es como si en el norte del país, en un foro semejante, los reporteros les pidieran a los narcos que los han asesinado y secuestrado moderaran el uso de la palabra para hablar de los riesgos de la libertad de expresión. En fin.


Fuera de esa suprema incongruencia, el foro “Periodismo bajo amenaza” representa un éxito en sí mismo y no puedo sino felicitar a sus organizadores. ¿Por qué? Porque de acuerdo a las ponencias presentadas por Mondragón, Ruiz, Núñez y Arturo Luna el principal problema que tienen con el gobierno estatal es el boicot comercial que sufren sus medios de comunicación. Es decir, que no tienen convenios. Así de simple y sencillo. Fuera máscaras.


Una y otra vez recurrieron al tema del boicot comercial. La conclusión del foro es que en un país en el que el narcotráfico ha matado y secuestrado a reporteros, en Puebla la principal amenaza a la libertad de expresión es la falta de convenios publicitarios. Lo monetario de la inconformidad no le quita legitimidad. La tijera del presupuesto no puede amordazar la opinión, ya decían los periodistas mexicanos del siglo XIX.


Rodolfo Ruiz fue el más específico e incluso pidió al gobierno una legislación y mecanismos objetivos para que los medios reciban el subsidio gubernamental a través de la certificación de audiencias. Estoy plenamente de acuerdo. Pero recuerdo que hace un año, a la llegada de Sergio “Torquemada” Ramírez Robles, la administración pidió a los medios de comunicación la certificación de sus visitas, circulación, audiencias o rating. Y ninguno de los periodistas ponentes en el foro “Periodismo bajo amenaza” acudió a certificar sus medios de comunicación.


Por supuesto que el gobierno estatal debe planear sus campañas publicitarias con base en indicadores objetivos de visitas, circulación, audiencias o rating. ¿Pero qué hacer en un contexto de subdesarrollo de las empresas de comunicación? Orgullosamente CAMBIO es el único medio impreso auditado por el Instituto Verificador de Medios, algo que otros periódico con más años o supuesta influencia en el mercado no han logrado. E-consulta, que yo sepa, está auditado por Comscore. ¿Pero Status, Intolerancia, Puebla Online, Al Portador o la 10.10 qué tipo de certificación tienen para medir su audiencia, tirajes o ratings? ¿Con qué criterios el gobierno morenovallista debería pagarles?


Un aspecto que no gustó a los espectadores del foro, incluido el tecleador, fue la ausencia de debate. El único que se atrevió a disentir fue Fernando Alberto Crisanto, director del portal NG Puebla, quien se manifestó en contra de las expresiones del “boicot” comercial pero subrayó que admiraba su trabajo. La ausencia de debate fue provocada porque casi todos los ponentes compartían los mismos agravios. ¿Puede haber confrontación de ideas con pensamiento único?

 

Reitero mi felicitación por el foro organizado por Mondragón, Varillas, Ruiz y Núñez. Las cuentas claras y el chocolate espeso. Queda claro, por fin, que piden pan y no les dan. Y piden queso y les dan un hueso.

 

Columnas Anteriores


 
 

 

 
Todos los Columnistas