Tiempos de Nigromante


Arturo Rueda
@Nigromanterueda
[email protected]
[email protected]


31/07/2012


¿Un Quinto Fantástico para la alcaldía?


Fernando Manzanilla dedica los domingos a promover la lectura entre los jóvenes, acompañado por artistas de Televisa y locutores locales. Jorge Aguilar Chedraui recorre las juntas auxiliares a las que lleva su exitoso programa Puebla Sana, mientras consolida la infraestructura hospitalaria. De Tony Gali Fayad se sabe que echará a andar un ambicioso programa de obras también para las juntas auxiliares. Y lo único que se sabe de Amy Camacho es que se trata de una desaparecida en acción que no sabe cómo construir su candidatura, además de que un día se sueña alcaldesa y al otro no. Pero mientras los “4 fantásticos” avanzan con mayor o menor éxito en la búsqueda de la candidatura morenovallista, un quinto fantástico amenaza con colarse a la carrera con los méritos propios que le da ser una bisagra entre el grupo en el poder y las fuerzas del Yunque. Mario Riestra Piña juega a construir su propia coyuntura en el juego de poder.


En apenas unas semanas, Riestra Piña luce prácticamente en todos los frentes. Y  cumple sobradamente. En su propio partido, lejos de las posiciones ambiguas con las que se manejan la mayoría de los panistas, el coordinador de la fracción albiazul en el Congreso abre la carrera en la sucesión de la dirigencia estatal del PAN, cuando algunos ingenuos todavía le daban vida artificial a Juan Carlos Mondragón: tras reconocer el trabajo de Mondragón y el brillante papel que desempeñó en los comicios locales del 2010, Riestra Piña le cierra cualquier posibilidad de permanecer en la dirigencia y ya de plano habla de las virtudes que debe tener el próximo presidente estatal del PAN: ser un garante de unidad entre todos los grupos del albiazul.


Cuando el joven egresado del CIDE dice “todos los grupos”, en realidad se refiere a las dos facciones en disputa: el Yunque y el morenovallismo. Y cuando dice “garante de unidad” se refiere específicamente a la función que Juan Carlos Mondragón dejó de cumplir hace tiempo: velar por los intereses del partido y no sólo por los de su facción.


Así lo escribió Riestra Piña en su colaboración de ayer en CAMBIO tras varios meses en receso, un texto imperdible en el que subraya la urgencia de afrontar la renovación de su partido: “A nivel local, el PAN debe capitalizar el desempeño de sus autoridades y construir un entorno de unidad. Ambos son requisitos para renovar el triunfo de 2010. Se trata de un proceso profundo pero realizable. Queda poco tiempo para poner manos a la obra”.


La definición de Riestra también es clara: aunque se trata de un perfil bien visto por la ultraderecha, sus lealtades están con el gobernador Moreno Valle. En el mismo artículo señala que “siendo el PAN el partido gobernante en nuestro estado, debemos tener claro que el desempeño de nuestras autoridades es nuestro principal activo político. La muy alta evaluación de la administración del Gobernador Moreno Valle será la principal carta de presentación que el PAN tendrá ante la ciudadanía. El triunfo del 2013 pasa entonces por la necesidad de mantener la unidad y tener mecanismos de comunicación exitosos que permitan comunicar correctamente los más importantes logros de los gobiernos que emanan de nuestro partido”.


Sin estructura gubernamental a la mano, el aspirante a 5º Fantástico se genera sus propios impactos mediáticos gracias a su presencia fundamental en la Comisión Inspectora que reinició la cacería contra los funcionarios marinistas. En estrecha colaboración con David Villanueva, Riestra se llevó el honor de imponer el procedimiento de responsabilidades más alto en la historia de Puebla y sin duda pondrá en su curriculum la lucha contra la corrupción del sexenio anterior al cargarle 8 mil millones de pesos a Alfredo Arango por quebranto patrimonial e irregularidades de su cuenta pública 2010. Además del extitular de Salud, se llevó las cabezas de personajes deleznables como Antonio Hernández y Genis, Rodolfo Chávez Carretero y Blas Villegas Lara.


Por último, Riestra Piña mantiene un cartel como legislador capaz de impulsar iniciativas con impacto social. Tras un largo proceso de casi 8 meses y de cabildeo con todos los rectores de las universidades más importantes, logró la aprobación de una Ley de Educación Superior de vanguardia cuyo objetivo fundamental es asegurar la calidad de los procesos educativos.
Con el bajo perfil que muestran hasta ahora algunos de los funcionarios del gabinete morenovallista autorizados para buscar la candidatura a la alcaldía, ¿no valdría la pena considerarlo como un fantástico más, con tanto derecho como Manzanilla, Chedraui, Gali o Amy?

 

*** Los tres que faltan. Raúl Velázquez, alias “El Chacal”, Arturo Hernández Davy y Eduardo Macip Zúñiga mantendrán sus desvelos hasta el próximo periodo ordinario de sesiones. La diversión de la cacería de marinistas debe durar varias semanas más.

 

Columnas Anteriores


 
 

 

 
Todos los Columnistas