Tiempos de Nigromante


Arturo Rueda
[email protected]
[email protected]


02/03/2010


El lastre de la Alianza Opositora


No es aventurado afirmar que el principal lastre de Rafael Moreno Valle y la Alianza Opositora rumbo a la contiende del 4-J es el presidente Felipe Calderón. En el ecuador de su mandato, el segundo mandatario panista cumple a cabalidad su destino histórico marcado desde los polémicos comicios del 2006: prácticamente 5 de cada 10 mexicanos aprueban su gobierno, mientras los otros 5 lo reprueban. Visto desde esta perspectiva, el pobre capital de legitimación que ganó al lanzar la guerra contra el narcotráfico se agotó en la pésima gestión económica del 2009. Ahora su escenario es caótico: la batalla contra el crimen organizado no se ganó y la economía literalmente se despeñó. Su partido perdió los comicios legislativos del 2009 y si esto no fuera suficientemente malo, el PRI que prepara la restauración obtuvo mayoría en la Cámara de Diputados convirtiendo al Presidente en su rehén. Arrinconado y sin posibilidades de ganar alguna gubernatura en el 2010, se alió a la izquierda abriendo frentes importantes dentro de su propio partido. Y si faltare algo más arremetió contra los medios de comunicación por su cobertura al narcotráfico casi casi señalando “pagos por debajo del agua”, sin ofrecer nombres ni pruebas. Ya de salida, también se lanzó contra los que tiene como deporte hablar mal del país, algo que según él ningún brasileño hace.

 

Las encuestas de evaluación a su gestión, presentadas ayer por El Universal, Reforma y Consulta Mitofsky nos muestran que en la Presidencia de la República no hay un líder, sino un hombre que capotea la tormenta con altísimas probabilidades de hundirse. Un hombre, además, que arrastra a su partido en la caída y por ello han debido inventarse alianzas sospechosas para borrar el logotipo del PAN en los comicios locales con la esperanza de ganar por lo menos alguna gubernatura representativa como Oaxaca y Puebla.

 

Los datos ofrecidos por el derrumbe en la evaluación del Presidente son contundentes: en un año perdió cerca de 13 puntos. Una auténtica caída libre.  "Se cae imagen de FCH" cabeceó El Universal, basado en un sondeo de la firma privada Berumen y Asociados. "Repunta Calderón", tituló a su vez Reforma, que tiene su propio equipo de encuestadores.

 

En el primer caso, la medición indica que entre 2009 y 2010 cayó 13 puntos la cifra de mexicanos que aprueba la gestión del mandatario, al pasar de 54 a 41%. De acuerdo con Berumen y Asociados, la calificación que los interrogados le dieron a Calderón por su desempeño fue de 6,1 en una escala de 1 a 10, contra 7 de marzo de 2009.

 

Pero Reforma dijo que 57% de los mexicanos consultados aprueba la forma en que Calderón está gobernando, contra 52% de diciembre. En cuanto a la calificación, este segundo relevamiento le otorga 6,5 a Calderón, frente a 6,3 de diciembre. Sin embargo, el dato relevante del diario es que en marzo de 2009 Calderón era aprobado por 66 por ciento de los mexicanos, una pérdida de 9 puntos porcentuales a lo largo del año, que se acentuó en diciembre cuando cayó a su mínimo histórico de 52 por ciento.


A su vez, Consulta Mitofsky —a quien por cierto Televisa ya no invita a informar sus resultados en el noticiero nocturno de Joaquín López Dóriga– informa que el 53,4 por ciento de los mexicanos aprobaba en febrero la forma de gobernar del presidente Calderón, lo que representó una caída de 4,4 puntos respecto a la anterior evaluación de noviembre, La empresa de Roy Campos indicó que por cuarto trimestre consecutivo bajó el porcentaje de mexicanos que están de acuerdo con la forma de gobernar de Calderón, acumulando una caída 13 puntos porcentuales en un año. En tanto el nivel de desaprobación pasó de 40,2 por ciento en el trimestre de septiembre-noviembre 2009 a 44,2 por ciento en el trimestre de diciembre-febrero de este año.


En su informe trimestral, Mitofsky señaló: "No es aventurado afirmar que el deterioro en la aprobación ciudadana está ligado directamente a la crisis económica que durante todo 2009 sufrió el país y que en este trimestre (diciembre-febrero) aterrizó en los hogares con desempleo, incremento de precios y nuevos impuestos, condiciones con las que es impensable subir niveles de aprobación". La consulta reveló también que en el trimestre estudiado siete de cada diez mexicanos consideran que el principal problema del país es económico, y uno de cada cuatro que es relacionado a la seguridad, por lo que "la economía preocupa hoy a los mexicanos mucho más que la inseguridad".

 

Y aunque la propia empresa de Roy Campos anuncia que a pesar de que el impacto de la crisis tocó a todas las autoridades, incluidas estatales y municipales en un aproximado de 5 puntos, la evaluación de Mario Marín sigue siendo muy superior a la del presidente. Entre el 7.5 de calificación del gobernador al 6 de Calderón hay mucha distancia. ¿Qué va a vender Moreno Valle como candidato de la alianza, si el Presidente emanado de su partido es un auténtico fracaso?

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas