_
Invitado Especal
La Quintacolumna


El contenido de las columnas y de opinión son responsabilidad de quien las escribe y no reflejan precisamente la linea editorial de este medio

 

 

 La conspiración contra Toño

La abrupta expulsión que sufrió Gabriel Hinojosa Rivero de la candidatura de Alianza Socialdemócrata a la alcaldía es la punta del iceberg que da una muestra muy pequeña del impacto que tendrá el gobierno federal en la elección prevista para noviembre. Y es que fue César Nava -el secretario particular del presidente- el que pidió a Alberto Begné, dirigente nacional del PAS, que le retiraran la postulación al ex alcalde capitalino, ya que su presencia en la boleta electoral perjudicaría a Acción Nacional en un margen del 4 al 6 por ciento, un porcentaje pequeño pero que pondría en peligro el triunfo de Antonio Sánchez Díaz de Rivera. Sin embargo, para que desde la Presidencia decidiera apoyarse a Toño, éste tuvo que vencer una conspiración que Ana Teresa Aranda echó a rodar en los días posteriores a la convención municipal en la que salió derrotada.

 

Ana Tere aceptó la derrota en la convención municipal, pero todavía es el día en que no la digiere. Y aunque su negociación con la dirigencia resultó buena al aceptar tres lugares en la lista de diputados plurinominales a cambio de no romper, después de la derrota se fue a llorar a los brazos del equipo calderonista, lamentándose que Toño Sánchez hubiera sido ungido por la burocracia partidista local a pesar de ser el aspirante albiazul con los peores números y las mayores posibilidades de perder. Felipe Calderón simpatizaba con la candidatura de Ana Tere, pero nunca operó para concretarla, así que para consolarla le prometió que un corto lapso sería integrada al gobierno federal, o que en su defecto podría elegir una embajada de su predilección.

 

Ana Tere aprovechó sus visitas a Los Pinos para definir su futuro, así como sus contactos, para seguir metiendo ruido a Toño Sánchez al machacar el mismo discurso: tiene los peores números y va a perder frente al PRI. Tantas veces repitió la misma versión que el calderonismo se la creyó y entonces comenzó a mostrarle indiferencia al candidato panista a la alcaldía. Por supuesto que también influyó su condición de Yunque para que Toño Sánchez no recibiera cariño desde Los Pinos.

 

En su ausencia “vacacional” Toño Sánchez se la pasó meditando cómo romper la conspiración que le había armado Ana Teresa Aranda. No encontró salida, pero su difícil situación dio un giro de 180 grados la semana pasada, con la publicación de la encuesta más reciente de Opina publicada en las páginas de CAMBIO. De acuerdo con dicha medición, además de que el PAN supera al tricolor por 11 puntos, se cayó el mito de que Blanca Alcalá era una mejor candidata que Sánchez Díaz de Rivera, ya que el panista la supera por 7 puntos de intención voto. Ni tardos ni perezosos, el equipo de candidato a la alcaldía filtró la encuesta a sus contactos con el gobierno federal, quienes a su vez se la hicieron llegar al Presidente Calderón y su equipo. En ese momento, las mentiras de Ana Teresa cayeron a la velocidad de la fuerza de gravedad.

 

Hasta que el equipo de Calderón comprobó que Toño tiene opciones reales de ganar, el gobierno federal se comprometió para apoyarlo. La primera operación fue sacar de la jugada a Gabriel Hinojosa Rivero, primo del Presidente Calderón, quien no le guarda ningún cariño después de que se ha convertido en un personaje incontrolable y protagónico, a pesar de su probada inteligencia. El parentesco entre Gabriel y Felipe no tiene ningún peso al traducirse en hechos políticos, por lo que Nava procedió a la ejecución del primo incómodo vía petición al Comité Nacional del PAS.

 

Así, desde México, se dio muerte a la candidatura de Hinojosa, negociada con el marinismo por José Luis Cardona, dirigente estatal del PAS, quién llora por los rincones ya que el negocio se le cayó. La aparición del ex alcalde es prioritaria para el priísmo, quien en una movida inteligente busca restarle votos al panismo por la vía de postular a candidatos cercanos a una franja ideológica del conservadurismo poblano. En una mezcla se incongruencia y protagonismo exacerbado, Hinojosa hasta dispuesto hasta a ser candidato de la alianza PRD-PT. Imagínese hasta dónde llegan sus ansias de novillero.

 

El hecho político resaltable es que por fin Toño Sánchez Díaz de Rivera ha logrado convencer al gobierno federal de otorgarle su apoyo, a pesar de la desconfianza original que le profesan por ser un destaca miembro del Yunque, facción enfrentada al Presidente. Al mismo tiempo, logró deshacerse de las maledicencias de Ana Teresa Aranda que buscaba descarrilarlo por pura perversión: si yo no fui, él tampoco. Lo bueno para Toño es que los números son los números.

 

*** Dos pasitos pa´tras, y otro también. “Sobre las manifestaciones que han hecho los inconformes del tricolor, creo que para el PRI esta fue la gota que derramó el vaso, pues si de todas formas no se ve un buen panorama para el partido en las elecciones del 11 de noviembre, pues con lo que acaba de suceder creo que ellos mismos se están echando la soga al cuello; si la gente observa que hasta entre ellos mismos se pelean, creo que sabrán que de sus futuros funcionarios no se esperara una buena labor pues lo que mal empieza mal acaba, es una vergüenza que el partido se esté derrumbando por personas que sólo buscan llenarse sus bolsillos a costa de los que quieren una candidatura”.

 


 

Publicidad

Versión Online

 

© Copyright, 2007 www.diariocambio.com.mx