_
Invitado Especal
La Quintacolumna


El contenido de las columnas y de opinión son responsabilidad de quien las escribe y no reflejan precisamente la linea editorial de este medio

 

 

 Se descuadró la estrategia priísta

A vuelo de pájaro, la estrategia priísta para ganar la alcaldía parecía inteligente. Según las cabezas pensantes (¿?) del tricolor, enfrentar a Antonio Sánchez Díaz de Rivera con tres candidatos era la única estrategia para retar con éxito a la marca panista. Por una parte, presentar un candidato cercano a la derecha poblana a través de Alternativa Socialdemócrata en la persona de Gabriel Hinojosa Rivero. Del otro, llevar en la boleta un aspirante apreciado por los panistas pragmáticos que encontraron en Luis Paredes Moctezuma su icono; el personaje ideal era Roberto Ruiz Esparza. Y por el centro, la blancura de Blanca Alcalá, en el entendido de que quienes le pondrían sabor a la contienda sería el ex alcalde y el ex futbolista al fungir como los golpeadores y sabuesos contra Toño Sánchez. Ése era el plan original que, sin embargo, se ha derrumbado.

 

De Gabriel Hinojosa Rivero ya hemos contado la triste historia de su abrupta expulsión de la candidatura del PAS. Ahí el PRI perdió la mitad de su estrategia. Toca hoy relatar la de Roberto Ruiz Esparza que, aunque amarrado para ir por Nueva Alianza, podría caerse para darle paso al dirigente magisterial Gustavo Espinoza, una vez que se ha comprobado a través de varias encuestas que quien resentirá la presencia del ex futbolista en la contienda será Blanca Alcalá y no Antonio Sánchez Díaz de Rivera.

 

La candidatura de Ruiz Esparza por el PANAL debe leerse en varias coordenadas. La más importante, por supuesto, es la que involucra a Elba Esther Gordillo, poder fáctico nacional. Por la otra, la amistad que se profesan Jorge Kawaghi –presidente en funciones de Nueva Alianza después de la pelea de Tomás Ruiz con La Maestra- y el exfutbolista, que se ha traducido en varios negocios. Y tres, el resentimiento de Ruiz Esparza contra el marinismo, producto del desquiciamiento que surgió en él después de que no pudo hacerse con la candidatura tricolor a la alcaldía y de la frustración de que el grupo de interés que lo patrocinaba no pudo hacer nada al respecto.

 

Elba Esther Gordillo vive obsesionada con la idea de hacer del PANAL la cuarta fuerza electoral del país; para ello, requiere presentar candidatos atractivos a la sociedad. Después de que el PRI desechó a Ruiz Esparza, Jorge Kawaghi convenció a la Maestrade que el ex futbolista haría crecer el potencial electoral del partido en Puebla. Rafael Moreno Valle, propietario de la franquicia en la entidad no lo aprobó, pero en virtud de que tampoco tenía otro aspirante en la chistera tuvo que aguantarse.

 

Un contexto previo a estos hechos fue la cumbre Marín-Elba Esther en la que se decidió la resolución del IEE para que Nueva Alianza pudiera coaligarse con otros partidos. Al final, Elba decidió que fueran solos, con lo que el reto del partido magisterial creció y con ello la necesidad de tener un candidato popular.

 

El marinismo hoy trata de descarrilar a Ruiz Esparza. La encuesta más reciente de Opina mostró que, como se temía, el ex futbolista impactará más la campaña priísta que la panista. En el enfrentamiento directo Blanca-Roberto, 41.9 por ciento prefiere a la priísta y un 14.2 por ciento al ex futbolista. Por el contrario, en el enfrentamiento Toño-Roberto, al panista lo prefiere el 49.6 por ciento y sólo 11.6 al ex futbolista. La diferencia se acerca apenas a los 5 puntos porcentuales en perjuicio de Blanca, pero parece ser suficiente para descarrilar su campaña.

 

Así que la dilación para presentar a Ruiz Esparza como candidato del PANAL tiene un sentido: el marinismo realiza negociaciones de muy alto nivel para sacarlo de la contienda y en su lugar colocar al Gustavo Espinoza. El acuerdo le va a salir caro ($$$$) al gobierno estatal porque tiene que negocias en dos vías: una, Elba Esther Gordillo. ¿Con qué le va a reponer el marinismo los 5 puntos porcentuales que Ruiz Esparza asegura obtener en la elección de noviembre? La renegociación salarial ya terminó y con costos muy elevados. ¿Ahora qué van a ofrecer?

Y por el otro lado, a Ruiz Esparza le ofrecen la primera regiduría a cambio de declinar sus aspiraciones por el PANAL. El problema es que el ex futbolista, acostumbrado a venderse al mejor postor, pide algunos milloncitos más. ¿Le llegarán al precio?

Al final, al PRI se le descuadró la estrategia. Por ello, a la desesperada buscan colocar a Gabriel Hinojosa en otro partido, ya sea como candidato del PT o de la coalición PRD-Convergencia. También es prioritario sacar a Ruiz Esparza de la jugada al costo que sea. Se les hizo bolas el engrudo.

 

*** Falta de espacio. Para el lunes, la contrarréplica a Jorge Arroyo.


 

Publicidad

Versión Online

 

© Copyright, 2007 www.diariocambio.com.mx