Tiempos de Nigromante


Arturo Rueda
[email protected]
[email protected]


04/03/2010


¿Doger se inscribirá al proceso priísta por la alcaldía?


Las relaciones entre Enrique Doger y la dirigencia estatal del PRI se han vuelto tan tersas que ayer, sorpresivamente, cuando se cerraban algunos flecos de la negociación que mantiene con Alejandro Armenta y Javier López Zavala para mantenerse en su partido, abruptamente se levantó de la mesa para anunciarles que valora inscribirse al proceso interno que definirá el candidato a la alcaldía para buscar competir en contra de Mario Montero. Y que en esta ocasión reunir las firmas de militantes no será un problema pues de hecho ya se les adelantó y lo hizo a lo largo de la semana aprovechando el remanso de paz y tranquilidad que vive después de perder la causa jurídica de la gubernatura en el TEPJF. Es decir, que mientras las últimas dos semanas pensamos que Doger se tragaría sus palabras y al final terminaría como un guarura más del candidato tricolor al estilo de Chucho Morales, los utilizó para operar fino en búsqueda de la candidatura a la alcaldía sin despertar sospechas para evitar el bloque que sufrió en la ocasión anterior. Así que todo indica que en el registro previsto para el 12 de marzo, los priístas se llevarán una sorpresa.

 

En su súbita decisión han confluido dos elementos. Uno, la publicación de recientes encuestas que le siguen dando un extraordinario posicionamiento en la capital, muy superior al de Mario Montero. Su nombre apareció en la encuesta del Gabinete de Comunicación Estratégica derrotando por 4 puntos a Mario Montero y por 12 puntos a Jorge Estefan Chidiac desde la Alianza Opositora. ¿Qué no haría cómo candidato del PRI? Pues arrasar y obtener más votos de los que obtuvo cuando fue candidato en el 2004. La misma postura respaldó el encuestólogo Sergio Cortés en su ejercicio demoscópico publicado en La Jornada de Oriente el martes pasado, en el que concluyó:

 

“La semana pasada, de una lista de nueve posibles candidatos a la elección de presidente municipal de Puebla, Enrique Doger fue el mejor posicionado. No es la primera vez que el ex rector de la UAP es favorecido por los ciudadanos del municipio de Puebla; lo fue en el año 2004 cuando el PRI lo postuló para la candidatura a la presidencia municipal…En estos momentos, el potencial de voto de Doger Guerrero  es casi el doble que el registrado por Mario Montero, 13 veces más alto que la intención de voto de los panistas y 27 veces más alto que el voto de Jorge Stefan Chidiac.

 

“De los nueve potenciales candidatos a la elección de presidente municipal de Puebla. Doger Guerrero es el que genera más confianza y del que se tiene la mejor opinión positiva; el segundo es Mario Montero, y la tercera posición la registró Amy Camacho, quien a pesar de no ser muy conocida tiene un potencial alto de confianza. Eduardo Rivera, Humberto Aguilar Coronado, Jorge Estefan Chidiac y Lucero Saldaña  tienen menos de 5 por ciento de confianza cada uno. En intención de voto se repite el orden de preferencias: por Enrique Doger votaría el 30 por ciento, y no lo haría 70 por ciento; por Montero Serrano votaría 18 por ciento y se abstendría 82 por ciento y por Amy Camacho votaría 13 por ciento y no lo haría 87 por ciento. Muy lejos de los punteros se ubican Lucero Saldaña, Jorge Estefan, Humberto Aguilar y Eduardo Rivera”.

 

Doger le dio vueltas y vueltas a ambas encuestas, sin entender por qué Jorge Estefan con un 1 por ciento de intención de voto había generado expectativa en el proceso interno priísta, y él con un 30 por ciento de intención de voto se le seguía regateando una participación decorosa en su partido. Incluso, según contaron fuentes del Comité Nacional al ex alcalde, Consulta Mitofsky también lo midió y obtuvo idénticos resultados. A pesar de sufrir una campaña de persecución por parte de algunos medios, su confianza y credibilidad no sufrió mella alguna y por tanto, es el único capaz de superar el posicionamiento de Mario Montero. Dentro y fuera del PRI.

 

Por supuesto, Doger sabe que contará nuevamente con el bloqueo de Mario Marín a pesar de que sus relaciones con Armenta y Zavala han mejorado notablemente. Y que en la Convención de Delegados, los priístas no escucharán de encuestas y posicionamientos sino la orden que llegue de Casa Puebla. El proceso de registro en esta ocasión no le preocupa, ya que en su posición de ex alcalde conoce perfectamente las estructuras de la capital y mientras se sentaba a la mesa de negociación, del otro lado recabó las firmas necesarias antes de que llegara el bloqueo. Una jugada inimaginable.

 

Doger duda, pero por si las dudas ya le informó a Armenta que el 12 de marzo estén preparados para recibir su documentación. La duda proviene del hecho de que tal acción cerrará su posible incorporación a la Alianza Opositora, y de nueva cuenta será aplastado en la Convención de Delegados. Pero en su íntima intimidad está decidido a pelear dentro de su partido. Y que la lucha por la alcaldía puede cerrar su presente priísta para, ahora sí, buscar nuevos rumbos.

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas