Tiempos de Nigromante


Arturo Rueda

04/11/2009

El saldo de la guerra de encuestas


La instantánea de María de las Heras retrata un momento estático del posicionamiento de los dos aspirantes del PRI mejor evaluados rumbo a Casa Puebla. Por definición, sin embargo, el posicionamiento es dinámico: refleja tendencias que una encuesta ulterior confirmará. El peor error, por supuesto, es engañarse y asumir el síndrome de López Obrador: defender una ventaja inexistente o menospreciar las tendencias de avance que presentan los rivales. Ignorar la realidad le costó al tabasqueño la Presidencia de la República. Como argumentación mediática vale defender un posicionamiento; como estrategia de poder es huir hacia adelante. Para Demotecnia las cosas son claras: entre el electorado abierto ni Zavala ni Doger adelantan. Empate técnico. Y entre los votantes definidos como priístas, el delfín marinista acapara las menciones. Esto es lo que hay: ¿pero qué ocurrirá en las semanas por venir? ¿Cómo evolucionará el posicionamiento de ambos? ¿El reingreso de Blanca Alcalá desmoronará los castillos en el aire del dogerismo?


Un experto en el tema, conocido encuestador de prestigio que solicitó la gracia del anonimato, me envió una tarjeta informativa sobres el saldo final de la primera guerra de encuestas. Su punto de vista técnico resulta relevante para detectar las tendencias por venir. Ni el zavalismo se encuentra al punto de hundimiento, ni el dogerismo puede echar las campanas al vuelo por superar la primera evaluación. Le comparto algunas conclusiones:


1. Los votantes "independientes" normalmente muestran un comportamiento apático durante todo el proceso de la elección, algunas veces se pueden detectar y es muy común que se fusionen con los votantes "abstencionistas", debido a que en estos momentos el proceso electoral todavía no ha generado la efervescencia política necesaria para despertar a esos votantes "independientes". Considero que no deben ser un segmento que deba de influir para definir al candidato del PRI, ya que tradicionalmente un alto porcentaje de votantes "independientes" genera un alto nivel de rechazo al PRI como partido, lo que tal vez puede contradecir la afirmación de José Zenteno en el sentido de que los votantes "independientes" tenderán a preferir a Zavala, la verdad es que los votantes "independientes" aún no definen si están o podrían estar interesados en participar en la próxima elección constitucional, además que todavía no deciden si en algún momento participarían en la definición del candidato del PRI a la gubernatura.


2. Con respecto a la definición de las secciones electorales, manzanas y domicilios en donde se levantan las encuestas, creo que es muy difícil que una encuestadora determine o acierte a generar un universo muestral que defina la realidad, creo que si alguien "aleatoriamente" definiera una muestra de 2000 domicilios donde se aplicara un formulario con un determinado número de preguntas y se proporcionara a 3 encuestadoras creo que se vislumbrarían escenarios diferentes, ya que cada una utiliza métodos y procesos propios para instrumentar y graficar sus resultados.


3. El escenario al que se enfrenta Doger es muy complicado, ya que como lo comenta José Zenteno, muchos priístas lo rechazan como candidato, y esto no es algo que se deba a un factor social que influya en el ánimo o simpatía de este segmento, corresponde más a un factor político ya que Zavala a través de diferentes actores políticos ha generado una estructura que ha trabajado con los diferentes sectores afines al partido, así como también con los líderes tradicionales del PRI.


4. El potencial que puede alcanzar el candidato mediante el voto directo de los simpatizantes del PRI es alto, pero no es un factor que defina en la elección constitucional, los verdaderos segmentos que definen al ganador en una elección son los votantes cambiantes o "switchers" que normalmente no están identificados con algún partido político, y para esta elección local creo que por primera vez los electores independientes jugarán un gran papel en la definición del próximo gobernante de la entidad, por lo que sería interesante saber cuál es el posicionamiento real de cada precandidato en estos segmentos, pero los votantes "independientes" creo que por ahora no es un segmento que tenga definido aún su preferencia ya que normalmente lo definen 1 o 2 semanas antes de la elección.


5. La definición del candidato creo que hay que dimensionarla más en el escenario político que en el escenario territorial, ya que hay que entender que las encuestas no están evaluando productos ni tampoco están midiendo campañas de marketing comercial, sino que están evaluando actores políticos, por lo que es obvio que el candidato mejor posicionado será aquel que logre obtener el mayor "apoyo político" y no el que esté mejor posicionado como producto.


“6. La realidad es que Doger no crecerá lo suficiente para poder competir en los segmentos "más priístas" y no contará con el apoyo de los sectores y grupos políticos afines al PRI. Del otro lado, Zavala no será un candidato que logre sensibilizar lo suficiente a los votantes switchers e independientes, ya que posee un alto nivel de voto negativo (directo como persona e indirecto por el partido), pero creo que la definición será en favor de Zavala ya que es el único que tiene el mayor apoyo político y eso creo que será lo único que realmente importará en el momento de tomar la decisión.


7. La encuesta de Demotecnia generará la efervescencia mediática necesaria que legitimará al candidato y lo único que mostrará es el escenario que está basado únicamente en la conveniencia del actor que más le conviene al PRI, y si los resultados no convencieran del todo, lo más seguro es que se propondrá un segundo estudio que será realizado por la misma casa encuestadora o por Mitofsky. Agradeciendo de antemano tu atención, quedo como tu seguro y humilde admirador.


Es cuanto.

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas