El encuentro de Marín con Calderón ocurrió con motivo de la comida que el Presidente sostuvo con los diecisiete mandatarios priístas, la dirigencia nacional y los coordinadores en el Congreso.

 

Tiempos de Nigromante


Arturo Rueda


Un año del acuerdo de impunidad

 

Con la satisfacción del deber cumplido, Mario Marín y Felipe Calderón se reencontrarán hoy en el marco de la parada cívico-militar del 5 de mayo. Un año después exactamente de aquel acuerdo que le permitió al gobernador poblano sobrevivir la tormenta y al presidente panista ganar un aliado priísta en la ruta crítica de sus reformas estratégicas. Ambos cumplieron su parte: el Presidente influyó decisivamente en los ministros de la Suprema Corte de Justicia para que le diera carpetazo al escándalo Cacho. Y Marín, desde entonces, cuidándose de hacerlo público, apoya cada una de las iniciativas del Ejecutivo y recomienda a otros priístas distinguidos seguir por el mismo camino de “colaboración”. Un pacto ganancioso para ambas partes, a pesar de las turbulencias naturales que cada uno enfrentó dado su “colaboracionismo”.

 

Hace un año, precisamente, Felipe Calderón escogió Puebla para lanzar su discurso más duro en contra del crimen organizado. La memoria es flaca, pero se trataba precisamente de los días en que los militares libraban una guerra contra los cárteles del narcotráfico en cada una de las ciudades más importantes del país. La guerra, por supuesto, duró poco una vez que era imposible ganarle y el gobierno federal se dio por derrotado. Un año después le toca a Puebla enfrentar, por primera vez, el crimen organizado en su fase más violenta.

 

No es casual que el mismo día un comando de Zetas asalten una camioneta de valores, se lleven 9 millones de pesos en las narices de un megaoperativo de los cuerpos locales de seguridad, y al mismo tiempo aparezca muerto el judicial levantado por los sicarios en la balacera de Córdoba, Veracruz, y un ejecutado más en Huachinango, relacionado con la misma banda del crimen. Pero la cosa se complica con el silencio del gobierno marinista que se aferra a la imagen de la entidad más segura del país.

 

No sólo los Zetas están en Puebla. También La Federación, la megaorganización del Chapo Guzmán, los hermanos Beltrán y el Azul Esparragoza, cuyos agentes ofrecieron al destacamento militar en el Aeropuerto local, operado por Ricardo Henaine, miles de dólares para bajar aviones cargados de cocaína.

 

¿Qué diablos está ocurriendo? ¿Por qué miente el gobierno marinista? ¿Por qué no informaron del incidente en el Aeropuerto? ¿A quién protegen?

 

Mientras tanto, Marín y Calderón celebrarán su acuerdo de impunidad, tal y como lo relaté en noviembre pasado lo ocurrido entre el 4 y el 5 de mayo del 2007.

 

“Así como Marín encontró su tumba política en la mañana del catorce de febrero de 2006, encontró una nueva vida la tarde del viernes 4 de mayo de 2007. Ese día, el gobernador poblano acordó directamente con Felipe Calderón el cese de las hostilidades hacia su persona, supeditado a una serie de compromisos, del cual el principal fue su apoyo político a la serie de reformas –fiscal y electoral- que el Presidente ya venía trabajando y que finalmente fueron aprobadas en los últimos días de septiembre.

 

“El encuentro de Marín con Calderón ocurrió con motivo de la comida que el Presidente sostuvo con los diecisiete mandatarios priístas, la dirigencia nacional y los coordinadores en el Congreso. El gobernador poblano tenía especial en interés en el encuentro, una vez que buscaba terminar por convencer a Calderón de asistir al desfile conmemorativo del 5 de mayo.

 

“Calderón, como todos sabemos, asistió al acto conmemorativo y posteriormente llegó al desfile y se mantuvo al lado del gobernador poblano hasta que terminó la parada militar. ¿Qué pasó? Que al finalizar el ágape con la plana mayor del tricolor, Marín tuvo oportunidad de platicar unos minutos con el Presidente. Ahí llegó el mensaje siciliano: después de reiterarle al invitación para venir a Puebla, el Presidente, a su vez, le reiteró al poblano que necesitaba el apoyo de TODO el priísmo para sus reformas, y que si eso sucedía, el sería recíproco en el tema que a cada gobernador le interesare específicamente. ¿Y cuál es el único tema que podría interesarle a Marín? Pues que la Suprema Corte cesara su acoso y ganar sus elecciones intermedias para mantenerse en el poder y evitar la destitución.

 

“Las cosas ahora cuadran claramente: después de los hechos ocurridos entre el 4 y el 5 de mayo, el gobierno federal cesó su acoso inclemente a Marín de forma gradual, en la medida que los acuerdos iban cumpliéndose. Después de ese breve pero sustancial acuerdo presidencial, los secretarios de Estado comenzaron a regresar a Puebla, los programas y recursos federales comenzaron a bajar, y sucedió algo todavía más importante: el 26 de junio, cuando la Suprema Corte tenía todo para ejecutar a Marín basándose en las conclusiones de la investigación liderada por Juan Silva Meza, los ministros salieron con una barrabasada, un tecnicismo estúpido, y aplazaron la resolución final que todavía no llega.

 

“Al mismo tiempo, Marín fue uno de los gobernadores más comprometidos con las reformas calderonistas en el Congreso de la Unión a través de tres operadores: Jorge Estefan Chidiac, Manlio Fabio Beltrones y Emilio Gamboa Patrón. Al interior y al exterior del priísmo, el gobernador asumió una posición institucional de apoyo al Presidente de la República, y sumó sus pocos votos en las Cámaras, aunque su influencia, al proyecto de reforma fiscal”.

 

Los acuerdos se cumplen. Marín hizo su parte y Calderón la suya: dejó solo a su partido en Puebla. Simple y sencillamente, el gobierno federal dejó de existir y abandonaron a su suerte a los panistas. Sin recursos económicos ni estrategas de alto nivel, con cero apoyo presidencial y un candidato a la alcaldía contrario a la facción de Calderón, muy pronto los panistas poblanos terminaron ahogándose en la soledad del no poder.

 

*** Los Gil Luna atacan de nuevo; ahora en Medio Ambiente. “Como bien lo describieron que Puebla es el cuarto lugar nacional en corrupción es necesario decir que la administración Marinista es un hervidero de talentos en cuanto a este rubro y desde luego la Secretaría del Medio Ambiente no podría quedarse atrás con uno de los representantes más destacados y proveniente de una familia singular que ha heredado al Gobierno Estatal la mas descarada y facinerosa corrupción. De quien hablo es nada mas y nada menos que el buen Abelardo Gil Luna que ha hecho del área de inspección y vigilancia su coto de poder bajo el amparo de Francisco Castillo quien curiosamente nunca se ha percatado de los actos reprobables de Luna, seguramente porque Abelardo es y será siempre protegido por su cuñado Valentín Meneses y su amigo Mario Marín.

 

”Y de una vez para que Francisco Castillo abra los ojos enumerare las travesuras de Don Abelardo; una de ellas es recibir jugosas y significativas prebendas de algunos concesionarios de Centros de Verificación, quienes de vez en cuando lo dotan de pantallas de plasma, comidas en excelentes restaurantes, botellas de vino, viajes, equipo de computo y alguno que otro objeto decorativo para su casa en donde gusta de reunir a las altas esferas de la política para vanagloriarse y amarrar mas actos de corrupción. Y que decir de los autos lujosos que desde que comenzó la administración ha ido adquiriendo, como un auto deportivo de lujo para su pequeño vástago, una camioneta Suzuki para su distinguida esposa y lo mas atractivo: hermosos y paradisíacos viajes en cruceros y unas visitas memorables a Sudamérica. Tuvo también la oportunidad de remodelar su casa con maderas finas (obviamente en contubernio con empresarios taladores), así como diversos beneficios para realizar eventos y comidas gracias al patrocinio de empresas intervenidas por su equipo legal dedicado a la inspección y regulación de las mismas. En fin las fechorías son varias.

 

”Asimismo, se infringe dentro de su área terrorismo y maltrato laboral ya que para quedar muy bien con la esposa de Francisco Castillo y sus hijas decide cobijar bajo su poder a la distinguida Alejandra Berlanga quien en poco tiempo ha aprendido muy bien el arte de transar sin mirar a quien, sobajar y explotar a sus compañeros de trabajo a tal grado de amenazarlos con despedirlos si emiten una sola queja de su destacado y profesional desempeño como enlace administrativo.

 

“Esta mujer también ha recibido los beneficios de ser protegida y la consentida de Abelardo Gil ya que en las pasadas vacaciones de Semana Santa disfrutó de un viaje por la cuna del Renacimiento: ITALIA, y que decir de sus jineteadas a los recursos del área, la retención de vales de gasolina y viáticos además de sentirse una funcionaria de primer nivel al asistir a eventos oficiales y degustar de tomarse fotos con funcionarios y hasta con el mismo gobernador, así mismo busca recibir una jugosa compensación para elevar su nivel de vida y obtener más poder y exprimir a sus compañeros. No sabemos hasta cuando la mejor amiga de la hijas del Secretario podrá seguir haciendo de la suyas.

 

”Que tal verdad que son un bello par de joyas, quien quiera conocerlos siempre andan juntos paseándose por la SMRN buscando una nueva victima y sobre todo buscando a quien grillar y que nuevo acto de corrupción los hará más famosos dentro del ranking estatal”.

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas