publicidad  
 
Abrir el índice

 

 
       
   
   
   

Tiempos de Nigromante


Arturo Rueda


El gobernador, estandarte

 

El priísmo poblano ha encontrado un nuevo motivo de esperanza en la abrumadora victoria que obtuvieron sus homólogos veracruzanos en las elecciones del pasado domingo. Por poco, muy poco, obtuvieron un carro completo al ganar 28 de los 30 distritos electorales y los ayuntamientos más importantes del estado, incluida la recuperación de la capital que el PAN tenía en su poder desde hace 12 años. El triunfo pavimenta el trienio final de Fidel Herrara Beltrán gracias a la mayoría absoluta que tendrán en el Congreso estatal, después de que hace tres años, cuando fue electo, ganó por un porcentaje mínimo de un punto al panista Gerardo Buganza y los diputados priístas no pudieron conformar la oposición de hizo de la mayoría

 

Con el pecho henchido de orgullo, los priístas poblanos dicen “sí los oaxaqueños y los veracruzanos pudieron, nosotros también”. La cofradía del clavo ardiendo se pregunta cómo le hicieron. El caso Oaxaca ya ha sido analizado en este espacio, con la conclusión de que el triunfo de Ulises Ruiz se fundó en desincentivar la participación electoral, al grado de que votaron apenas uno de cada tres oaxaqueños, y en la patente de corso que le dio el gobierno federal para montar una elección de Estado en toda la extensión de la expresión. Pero, ¿y en Veracruz?

 

PAN y PRD han justificado el éxito priísta, de nueva cuenta, en el montaje de una elección de Estado por parte del gobierno estatal, así como un sistemático amedrentamiento a la oposición. Las cifras de participación, cercanas al 47 por ciento, no sustentan la hipótesis. Es decir, para que el PRI veracruzano ganara por supuesto que contaron con el apoyo excesivo y descarado del gobierno de Fidel Herrara,  y por supuesto que los candidatos panistas y perredistas fueron bloqueados y amenazados en sus actividades. Pero en un clima tal de represión es imposible que votara casi la mitad del padrón. Así que algo más debe explicar el rotundo triunfo del PRI veracruzano.

 

¿Y qué es ese plus? Pues nada más y nada menos que el gobernador Fidel Herrera, quien en persona se puso al frente de la campaña y la estrategia tricolor. Nunca, en los tiempos modernos, hubo mayor confusión entre el PRI-gobierno, al grado que la alianza fue nombrada “Fidelidad por Veracruz” en abierta referencia al gobernador priísta. Una estrategia osada, que sin embargo, encontró respaldo en la aprobación que la ciudadanía le daba a su obra gobierno.

 

En la campaña veracruzana el liderazgo no fue depositado en la figura de ningún candidato, sino específicamente en la de Fidel Herrera, quien uso y abusó del aparato gubernamental para hacer triunfar a sus candidatos.

 

Así lo relato el cronista Diego Osorno para Milenio nacional:

 

“Fidel Herrera en un neón, dando la bienvenida a Xalapa. Fidel Herrera de cuerpo completo hecho con cartón, vestido como albañil inaugurando un maltrecho paso a desnivel. Fidel Herrera sonriendo en un plástico amarrado a un manzano. Fidel Herrera, con su cara agigantada, surcando los aires del fin de semana en un globo. Fidel Herrera, con la cara diminuta (pero sonriente), adentro de una bolsa de despensa entregada a los damnificados del huracán Dean. Fidel Herrera, su nombre rayado con letras de propaganda, en el bello Callejón El Diamante. Fidel Herrera, Fidel Herrera, Fidel Herrera. Imposible que quien pise territorio jarocho por unas horas no vea ese nombre, ese rostro. Imposible.


Fidel Herrera está por todos lados pero oficialmente no fue candidato a nada. Y no lo fue debido a que desde el pasado 1 de diciembre de 2004 es el Gobernador del estado de Veracruz. Sin embargo, la publicidad de su administración abruma y superó en pueblos y comunidades, a la de los candidatos que buscaron diputaciones y alcaldías, incluyendo a sus compañeros de proyecto político, aquellos que –para no desentonar- se autonombraron como la “Alianza por la Fidelidad”.

 

“Un día a la semana por la tarde, Fidel Herrera aparta una hora o dos en su agenda para dedicarlas a cumplir personalmente con una de las nuevas políticas públicas que implementó desde el arranque de su administración. Esta política pública consiste en que el gobernante, con su puño y letra, estampe sobre una fotografía de él mismo, una breve dedicatoria y su firma, a decenas y decenas de sus gobernados.

”Una funcionaria se dedica con esmero a este nuevo trámite de la burocracia fidelista, que permite que en las salas de muchas casas y chozas de uno de los estados más pobres del país haya una foto enmarcada del sonriente gobernante.
No solo eso: si se tiene algo de suerte (o no), uno como visitante, al buscar una famosa nieve de Coatepec, puede toparse también con la fotografía oficial del mandatario colocada junto a los refrigeradores del estanquillo, o sino, más seguro, uno puede ver a Fidel Herrera hasta en “La Sopa”, ese famoso restaurante de comida veracruzana que hay en el centro de Xalapa.

 

“Sobre las faldas del Cofre de Perote, pasando la laguna de Alchichica, en los límites de Puebla y Veracruz, en una barda, un grupo evangélico ha pintado con brocha gorda la siguiente leyenda: CRISTO SANA Y SALVA. AHÍ VIENE OTRA VEZ”
Alguien más, con un trazo más chico, ha agregado a la pinta: “Fidel ya está aquí”.

 

“Ellos hablan sobre Él:

 

El gober Fidel Herrera Beltrán esta transformando a Veracruz. Su gran obra publica se refleja por toda la entidad y es un hecho que su gran cosecha política quedará para la historia de nuestra entidad.


Cuauthémoc Yañez, dirigente social de Atoyac

 

El Gobernador es una estadista sin precedente en la historia de Veracruz


Enrique Muñoz, Director de tránsito del municipio de Fortín

 

La tarea de Fidel ha sido inigualable y su labor es más que titánica”.


Juvencio Sierra López, Capitán de la Policía Federal Preventiva

 

¿Qué le digo? Que es un buen hombre que ayuda a todos los que puede. Cae bien


Doña Hortensia, vendedora de garnachas y pambazos en la plaza central de Coatepec

 

El agradecimiento que el pueblo le tiene a Fidel será eterno”.


Juan Manuel Torres, alcalde de Cuichapa”.

 

Hasta ahí la larga pero necesaria cita.

 

La cofradía del clavo ardiente, es decir, el priísmo poblano, tendría que preguntarse si podrían lograr una victoria arrolladora poniendo por delante de la campaña la figura de Mario Marín. En otras palabras: si su liderazgo residual, después del terremoto político del 2006, lograría un carro completo.

 

Yo creo que no. Y ahí empiezan los problemas de la campaña tricolor rumbo a noviembre: el PRI no tiene liderazgos ni obras que presumir. ¿Entonces, con qué van a ganar?

 

*** Vaya motivador. A falta de estrategia y unidad de mando, quizá el remedio para los candidatos priístas sería un curso de motivación con Mario Marín, más eficiente que Valdano, Rikjard y Hugo Sánchez juntos. Y es que el primer triunfo del Puebla en primera división, así como la goleada de los Lobos Buap, es mérito del gobernador.

 

¿No lo cree?

 

Así lo relató el informadísimo Pepe Hannan, uno de los empresarios más cercanos al gobernador, el lunes pasado en su columna deportiva de Milenio Puebla.

 

“Vaya motivación fue la que el gobernador del estado, Mario Marín Torres, dio a los jugadores del Puebla de La Franja previo a la victoria que los Camoteros logaron de 3 por 0 sobre los Tecos de la Universidad Autónoma de Guadalajara.

 

“Ello luego de que el primer mandatario visitó los vestuarios en el estadio Cuauhtémoc justo antes del silbatazo inicial para animar al cuadro poblano, donde a nombre de toda la afición dio su respaldo y total apoyo al trabajo que realiza la directiva, cuerpo técnico y jugadores, lo que tuvo efectos inmediatos y visibles, pues el equipo salió con todo y dio gran satisfacción a los suyos con los goles que Álvaro "El Bola" González e José Hiber Ruiz fabricaron ante la añeja propuesta de un devaluado, César Luis "El Flaco" Menotti.

 

”Situación nada nueva por parte del señor gobernador, pues en lo que fue la victoria del viernes anterior que los Lobos Bénemerita Universidad Autónoma de Puebla obtuvieron sobre las Jaibas Bravas del Tampico Madero por 4 a 3, el dirigente estatal, en compañía del rector Enrique Agüera Ibáñez, visitó los vestuarios del dos veces mundialista estadio Cuauhtémoc donde felicitó a los universitarios por su éxito, a la par de que los invitó a mantener el mismo esfuerzo en todas sus líneas, ya que la intención es contar con un segundo equipo en la ciudad, tras reiterar que a él siempre el deporte, pero en especial el futbol, le ha dando grandes satisfacciones, las que espera compartir con todos los ciudadanos que también así lo desean”.

 

*** ¿Y qué se fizo el muchacho Rafael Micalco? Entre el panismo empieza a resultar sospechosa la ausencia del dirigente estatal en la campaña. Y es que las malas lenguas dicen que el accidente que tuvo hace dos semanas al derrapar su camioneta en el Periférico resultó más grave lo esperado. Las mismas fuentes dicen que una de sus piernas, literalmente, quedó deshecha y podría perderla. Por ello es que nadie ha visto a Rafael Micalco desde hace semanas.



 

Versión Online

Columnistas

 
Haga cic aquí para ampliar la imagen

   

 
RSS Feeds
En tu Movil
Video
En tu E-Mail
 
   
Estadisticas

© Copyright, 2007 www.diariocambio.com.mx
Avenida 16 de Septiembre 4111, Col. Huexotitla, CP. 72240, Puebla, Pue. - México Tels.(+222)576-0975 / 576-0977
Abrir el ndice