Tiempos de Nigromante


Arturo Rueda
[email protected]
[email protected]


07/05/2010


Sobre los desplantes presidenciales (soy del CENHCH)


Entiendo que Felipe Calderón tenga una guerra personal contra Mario Marín. Incluso que en tiempos electorales no lo tolere. Razones hay muchas. Pero, y de eso ¿qué culpa tienen los estudiantes poblanos que sufrieron sus desplantes. En especial, todos los que pertenecemos a la comunidad del Centro Escolar Niños Héroes de Chapultepec Sí, los cirqueros estamos indignados. Rojos de ira casi. Probablemente muchos no lo entiendan, pero los que hemos tomado parte del desfile cívico-militar así como sus trabajosos preparativos. Dos meses de ensayos en pleno rayo del sol. El día del desfile usando un traje de paño calurosísimo. Sin nada en el estómago, esperar parado más de cinco horas a que le toque turno a tu escuela.

 

Nuevamente, transitar todo el bulevar en pleno cenit, la hora más calurosa. Sacar fuerzas de flaqueza para llegar a San Francisco dos horas después, descansar unos minutos y regresar al Centro Escolar. Despedir a la generación que se va. Quien no lo vivió, no entiende ni la tradición ni por qué se trata de un hecho emblemático para los poblanos. Yo, que desfile 6 veces, sí considero un agravio que la parada cívico-militar se haya detenido por espacio de 15 minutos para que el señor Presidente se fuera a atender su importantísima agenda.

 

Se entiende que sean tiempos electorales, pero el Presidente cometió dos graves errores. Uno, violar el protocolo más elemental de sentar a su lado al gobernador Marín, su anfitrión. Ahí perdió, porque se ve mal quien hace la ofensa, y no quien la recibe. Por supuesto, su gesto de molestia o provenía de una cruda brutal, o del recuerdo de que en su campaña presidencial vino a Puebla a prometer, delante del Congreso local, que le sacaría la tarjeta roja al gobernador poblano y promovería su destitución. No sólo no lo hizo, sino que se vio obligado a negociar en lo oscurito un perdón a cambio de que en 2006 el PRI volcara la movilización en su favor y no el de Roberto Madrazo. En ese sentido, Marín representa una más de su marcas de ilegitimidad de origen. Una herida que duele tanto como la de Andrés Manuel López Obrador.

 

Su segundo error fue tomarla contra los estudiantes que protagonizan el desfile del 5 de mayo, e indirectamente contra los papás que invierten en uniformes y asisten a asolearse para testificar lo que ellos consideran un honor. En 2007, Calderón se fue a medio desfile, pero no interrumpió la parada en ningún momento para recibir el parte militar. Tan pronto dejaron de pasar sus amigos militares, el único sostén de su poder, se fue y nadie lo extrañó ni se irritó.

 

Total, si los tiempos electorales indican que el Presidente vino a Puebla como un activo de la Alianza Opositora, en realidad se convirtió en un pasivo con la irritación de cientos de poblanos. Su figura de por sí está muy desgastada como para esos berrinches. Y lo afirma quien desfiló seis años seguidos en el contingente del glorioso Centro Escolar Niños Héroes de Chapultepec.

 

*** La indignación contra Calderón. “Hola señor Arturo Rueda, le envío estas líneas para expresar mi indignación por la actitud de nuestro señor presidente, ya que si bien tenia otros asuntos en su agenda yo considero que podrían esperar diez minutos en lo que terminaran de pasar todos los contingentes, pero no por que ya le aguardaba la recreación de la batalla en la zona militar y como iba a hacer esperar a sus subordinados.

 

“Mejor dejar a medio desfile a los que realmente ponen su esfuerzo físico y económico ya que las familias de los alumnos tienen que invertir en uniformes y las friegas que se dan los alumnos ensayando diario, para que, para que este "señor" salga con que tiene otras actividades en la agenda.

 

“Y aunado a eso la diputadita del PAN Leonor Popócatl Gutiérrez, (jajajajajaja que nombrecito) en el noticiero de Iván Mercado se atreve a decir que el secretario de Educación le faltó al respeto al Presidente después de sus declaraciones de que no se le hacia correcto que abandonara el desfile si solo faltaban 10 minutos para su conclusión. Que tenga vergüenza la mujer  y que no quiera defender lo indefendible ya que el Presidente debió tomar en cuenta los esfuerzos de los alumnos y demás civiles que desfilaron, pero en fin ellos saben las decisiones que toman y en que les puede afectar en pleno año electoral, pero lo único que si les pediría a los políticos que no ofendan la inteligencia de la gente que esta harta de ese tipo de desplantes

 

“P.D. Espero pueda comentar algo sobre el tema en su columna o en CAMBIO TV de los cuales soy asiduo espectador igualmente de Selene y su columna. ATENTAMENTE  MARCO VINICIO HERNANDEZ BALLESTEROS”.

 

*** Aldo Pichardini y el niño Elvis. “Jamás en la historia del alto periodismo se ha hecho justicia con la población infantil; donde quiera los escenarios y espacios para los niños ocupan los segundos planos, cierto, a excepción del 30 de abril.

 

“Colosal sorpresa viví al observar nos solo una divertida entrevista con el rey de la pócima poblana de la enjundia y la alegría, el maestro ALDO PICHARDINI, sino también la categórica y dignificante intervención del niño zavalista Elvis.  Por fin homologan espacios a la niñez y ahí mismo promocionan la bellísima cultura mesoamericana, que tanta bendición sigue aportando a nuestra bendita gran familia poblana y universal.

 

“Por favor, solicito tenga a bien, imprimir en su versátil DIARIO CAMBIO, el texto integro del POEMA " MEXICO, casa de reyes"; representará verdadero alimento intelectual y edificador a nuestro raza.

 

“DIOS PADRE sobremanera bendiga su ministerio personal y profesional. Su fan # 1, Jorge  Herysan”.

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas