Tiempos de Nigromante


Arturo Rueda

08/09/2009

La mano de Peña Nieto y Beltrones en la sucesión


A veces falla la lógica política: ¿Qué priísta en su sano juicio rechazaría una invitación para asistir al informe de gobierno de Enrique Peña Nieto, situado por las encuestas con amplia ventaja para convertirse en el próximo presidente de México? Creo que nadie. Pero resulta que sí, pues catorce de los dieciséis diputados federales del PRI desairaron al Golden Boy. Casualmente, esos catorce poblanos tuvieron algo mejor qué hacer, y en lugar de movilizarse a Toluca el sábado pasado decidieron atender compromisos en su distrito y hasta visitar a la abuelita que tenían años de no ver. Los únicos que decidieron asomarse al acto protocolario que congregó a la clase política nacional del tricolor fueron Jorge Juraidini Rumilla y Ardelio Vargas Fosado. Pero las casualidades no se acaban ahí. Resulta que Javier López Zavala tampoco tuvo tiempo de hacer acto de presencia, pues invitado al informe del gobernador mexiquense prefirió cumplir con una de sus innumerables giras por el interior del estado para llevar los beneficios y programas de la secretaría de Desarrollo Social.

 

Así que sólo cinco poblanos acompañaron al hombre que regresará al PRI a Los Pinos: el gobernador Marín, la alcaldesa Blanca Alcalá, Jorge Estefan Chidiac y los ya señalados Juraidini y Ardelio Vargas. Los otros catorce diputados, así como Javier López Zavala, decidieron privilegiar sus compromisos políticos y personales.

 

Tal historia, por supuesto, nadie se la cree. Algo ocurrió para que “casualmente” esos catorce legisladores se ausentaran, una vez que por protocolo el gobernador Peña Nieto invitó a toda la fracción parlamentaria del tricolor en San Lázaro. Algo tan poderoso como para desincentivar que Zavala viajara a Toluca. ¿Qué fue?

 

Muy sencillo: que luego de la borrachera de la victoria arrolladora de julio, la cruda dejó una lucha soterrada por la Presidencia que amenaza la unidad de los priístas rumbo al 2012. Lo mismo que les ocurrió hace seis años, pues luego de la victoria conseguida en el 2003 los priístas ensoberbecidos se dedicaron a dinamitar la unidad tricolor.

 

Y para los olvidadizos, en el 2004 la lucha por el poder nacional terminó por resolver la sucesión local. Una variante del análisis que la comentocracia local evita. Sí, es cierto y comprobable: Mario Marín tiene apostado todo su juego a Javier López Zavala y a la creación de un proyecto transexenal. Ya nadie lo duda. Pero….¿qué opinan las figuras nacional del tricolor? ¿Comparten su juego o tienen sus propias fichas?

 

Por supuesto que las figuras nacional del tricolor tratarán de meter su mano en la sucesión de Mario Marín. En el juego de ajedrez nacional Puebla es una pieza vital, y que el próximo gobernador juegue para un determinado aspirante presidencial es una ventaja estratégica en caso de que la candidatura al 2012 deba decidirse en una contienda interna. Por ello Manlio Fabio, Paredes y Peña Nieto querrán meter su mano. ¿Cada uno de ellos tiene su propio favorito?

 

La ausencia en el informe de Peña Nieto debe analizarse a la luz de la lucha nacional por el poder al interior del PRI. En público y en privado, el gobernador Mario Marín ha reconocido su lealtad y agradecimiento a Manlio Fabio Beltrones por rescatarlo de la picota en la grave crisis del caso Cacho. Y aunque sus encuentros con Peña Nieto se han multiplicado –sobre todo después del carro completo- Puebla parece que no ha cambiado sus lealtades: el juego nacional del gobernador Marín sigue en el Senado y no en el Estado de México.

 

Alguien cercano a Don Beltrone sugirió que no sería un buen mensaje para su causa que los poblanos hicieran acto de presencia en Toluca. Tal recado, por supuesto, no abarcaba al gobernador que no podía ausentarse del festejo de un par. De Alcalá y Jorge Estefan, se sabe, su corazón late por Peña Nieto, y parece ser recíproco. Juraidini y Ardelio Vargas, también se sabe, tienen sus propias relaciones nacionales. El resto, incluido Zavala, decidieron no moverse para no equivocarse.

 

Lo otro es creer, que casualmente catorce diputados federales y el secretario de Desarrollo Social tuvieron mejores cosas qué hacer en lugar de ir a codearse con la clase política nacional. Ajá.

 

*** Un abrazo solidario. Para nuestro amigo Rigoberto Benítez Trujillo, poblano brillante y prestigiado encuestador, por su restablecimiento luego de algunos problemas de salud ya superados. Su trabajo hará falta en los meses por venir.

 

*** La carta aclaratoria

 

Puebla, Puebla, 4 de septiembre de 2009

 

Diario Síntesis
Sr. Armando Prida Huerta
Presidente

 

Sr. Prida:

 

En junio de 2007 usted patrocinó un libro denominado “Prensa Negra” plagado de imputaciones dolosas y temerarias con el evidente fin de lastimar nuestra imagen pública. A la presentación del libro escrito por José Martínez M. se presentó la señora Laura Alicia Sánchez, a la sazón esposa de Mario Alberto Mejía, quien aclaró ante los presentes reunidos en la Librería Profética, de la ciudad de Puebla, que jamás escribió la carta imputada a ella en las páginas de Síntesis, y reproducida en Prensa Negra, en la que se lastima el honor de la familia Mejía Sánchez. Reproducimos un fragmento del diálogo que usted tuvo con la señora Laura Alicia Sánchez casi al final de la presentación (hay grabación):


“—La carta nunca fue real. El problema fue que cuando quise publicar una carta aclaratoria no me dieron oportunidad —dijo Laura Alicia Sánchez.
“—Yo nunca supe, pero yo te publico lo que quieras —respondió Armando Prida.
“—Desgraciadamente (…) nosotros no tenemos oportunidad de llegar a un lugar a exigir que nos publique…
“—Lo que tú quieras puedes publicar con nosotros. Lo que tú quieras. Conmigo tienes toda la libertad y si necesitas un abogado para denunciar yo te lo pago.
“—Le agradezco mucho porque aquí con él (José Martínez) hay un problema muy grave. No sólo hace una referencia de la carta, sino que hace una acusación contra Mario Alberto Mejía y contra mis hijas…
“—Pero él no fue, ¡eh! Es la copia del testimonio… 
“—No, no. No sólo hace la copia del testimonio, hace una acusación. No puede haber una acusación…
“—Yo te doy todo el espacio que tú quieras. Si tú me vas a ver yo te doy todo el espacio que tú quieras. 
“—¿Le digo algo? Mario Alberto Mejía no tiene ningún problema con sus hijas y ningún problema conmigo, pero desgraciadamente el señor hace referencia de un hecho que jamás ocurrió”.  


Dos años dos meses después de ese incidente, usted, señor Prida, retomó las mismas calumnias para arremeter de nuevo en contra de Mario Alberto Mejía. Y no sólo eso: publicó durante diez días seguidos en su diario la misma carta cuya autoría fue desmentida en su momento por la señora Laura Alicia Sánchez. Eso, queda claro, es una auténtica y obsesiva campaña de agravios.


Además, durante ocho días nos dedicó cuatro páginas diarias (de la 1 a la 4) en aras de provocarnos un daño moral. Ocho días en primera plana como nota de ocho columnas. En la prensa mexicana seria no hay antecedente alguno en este sentido.


Sobre esa campaña de denuestos ordenada por usted, quien a la vez preside la Fundación para la Libertad de Expresión, el reconocido periodista y escritor Carlos Ramírez publicó las siguientes líneas en importantes diarios nacionales y regionales: “La Fundación poblana se ha convertido en una tapadera de tareas que nada tienen que ver con la libertad de expresión y sí con la defensa de negocios privados, el uso de la prensa para paradójicamente reprimir la libertad de expresión y para meterse en la disputa por la gubernatura de Puebla a favor precisamente del senador panista Moreno Valle.


“Lo peor de todo ha sido la decisión del empresario Prida de crear una fundación para defender la libertad de expresión, pero usarla -junto con su periódico Síntesis- para reprimir la libertad de expresión. Hace dos semanas Prida usó su periódico para criticar duramente a dos columnistas locales -Mario Alberto Mejía y Arturo Rueda- porque habían ejercido su libertad de expresión…”.


Señor Prida: ante las infamias de sus publicaciones a través de estas líneas le solicitamos de la manera más atenta, pero con firmeza, publicar esta carta conforme a lo dispuesto en las disposiciones de la Ley de imprenta que nos rige lo mismo que en el marco del derecho de réplica que se encuentra protegido por la Convención Americana de Derechos Humanos en los respectivos enunciados en el artículo 14.2.2 y al que nuestro país se encuentra suscrito bajo el entendido de que la publicación o réplica del afectado no sustituye y exime de las responsabilidades legales a que hubiera lugar en materia civil o penal.

 

Atentamente

 

Mario Alberto Mejía y Arturo Rueda,
Directores de los periódicos El Columnista y Cambio

 

CCP. Todos los integrantes del Consejo Consultivo de la Fundación para la Libertad de Expresión.

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas