publicidad  
 
Abrir el índice

 

 
       
   
   
   

 

Marn podr lanzarse a candidato presidencial pero sus adversarios no podrn criticarlo en la propaganda electoral

 

Tiempos de Nigromante


Arturo Rueda


Otra vez, los spots preciosos

 

El caso de los spots preciosos, en los medios nacionales de comunicación, se ha convertido en un referente de las inevitables consecuencias que atraerá la reforma constitucional en materia electoral que prohíbe la contratación de espacios en radio y televisión. El desplegado que Acción Nacional publicó en Reforma, donde denuncia los excesos del gobernador poblano en la elección local y subraya la censura -¿o autocensura?- a la radio y televisión poblana para transmitir los spots que denigran a Mario Marín y buscan convertirlo en el protagonista de la elección, llamó la atención de tres reputados analistas nacionales para ejemplificar la gran incongruencia del partido que, con apoyo del PRI y PRD, proscribió tal practica a nivel constitucional, pero que hoy se queja por no poderla utilizar en la elección poblana. Tal incongruencia fue subrayada en este espacio desde el momento mismo en que comenzaron a transmitirse dichos anuncios, y antes de que se conociera la autocensura que ejercieron los medios locales, el verdadero problema al que se niega entrar el albiazul.

 

El martes pasado, en Reforma, Sergio Sarmiento, vocero de TV Azteca, una de las empresas más afectadas con la reforma constitucional que les hace perder millones de pesos, escribió:

 

“Estos panistas no parecen darse cuenta de que spots como los que quisieron difundir quedarán prohibidos en todo el país en el momento en que se publique la nueva reforma electoral. Y ellos y su partido son en buena medida responsables, ya que sin el PAN la reforma no se habría llevado a cabo.

 

“Debido a esta reforma, las personas o instituciones que no sean partidos no podrán ya contratar medios para expresar sus opiniones políticas, mientras que los partidos no podrán ofrecer críticas "que denigren" a sus rivales en los tiempos que tomarán gratuitamente de los medios. Ni al gobernador Mario Marín ni a ningún político se le podrá ya recriminar públicamente ni por el caso de Lydia Cacho ni por ningún otro.

 

“La modificación constitucional no ha entrado en vigor todavía, porque no ha sido publicada por el presidente de la República; pero tiene poco sentido que los panistas se quejen de que las autoridades poblanas están aplicando medidas que ellos mismos aprobaron por unanimidad en el Congreso de la Unión y en todas las legislaturas locales que hasta ahora han considerado el tema.

 

“Quizá ahora los panistas y los ciudadanos mexicanos se empiecen a dar cuenta de los costos reales que tendrá esta reforma electoral cuyas supuestas virtudes nos repiten obsesivamente los diputados y senadores en sus amplios tiempos de radio y televisión. La protesta que hoy los panistas pueden hacer en un desplegado de prensa les quedará vedada en los medios electrónicos tan pronto la iniciativa sea publicada por el Presidente en el Diario Oficial de la Federación. La publicidad "que denigra" quedará prohibida sin que se defina qué es denigrante. La posibilidad de cuestionar las faltas de un gobernante o de su partido político desaparece o se debilita así de manera notable.

”Lo peor de todo es que el daño hecho por esta reforma será muy difícil de remediar. Los cambios han sido colocados en la Constitución con el propósito de que no puedan ser considerados violatorios al artículo 6o. de la misma Carta Magna que garantiza la libertad de expresión.

 

“Los políticos mexicanos festejan la reforma porque vienen de una tradición autoritaria. Para ellos prohibir la difusión de ideas "denigrantes" es natural. No entienden que esto es un retorno a la censura.

 

“Pero de nada sirve una campaña política en la que no se puedan hacer cuestionamientos a los candidatos en los medios de comunicación. ¿Para qué queremos una campaña en la que no se permite criticar el moralismo o la misoginia de algunos o las violaciones a los derechos humanos de los otros? ¿De qué sirve pretender que todos los políticos son unos santos y por lo tanto no pueden ser cuestionados ni con el pétalo de una rosa?

 

“Los panistas de Puebla pueden argumentar que la nueva ley electoral no ha sido todavía promulgada y que por lo tanto no se puede impedir la difusión de su spot. Pero más vale que se vayan habituando a un tiempo en el que no sólo en Puebla sino en todo el país estará prohibido difundir cualquier mensaje político en el que se recuerde a los electores del caso de Lydia Cacho o de cualquier otro similar.

 

“Hay quienes piensan que esta restricción es un avance en la democratización del país. Yo soy de la opinión, por el contrario, que prohibir las críticas a políticos o partidos en los anuncios políticos es un enorme paso atrás en la apertura política de México.

 

“Los panistas que hoy se quejan de que el gobierno de Marín los ha censurado deberían tener la inteligencia para saber que han aceptado que esta censura se convierta en la regla en todo el país”. Hasta ahí la larga pero necesaria cita.

 

El personaje en cuestión chilla como cochino por los millones que pierde la empresa para la que trabaja, pero tiene razón en que los panistas poblanos no pueden quejarse por lo que su partido aprobó a nivel nacional, y que sólo es cuestión de tiempo para que la reforma se publique y entonces sea plenamente vigente.

 

El mismo día, el académico Leo Zuckerman escribió en Excelsior: “El 11 de noviembre habrá elecciones en Puebla para renovar al Congreso local y los ayuntamientos. Los priistas nominaron a Blanca Alcalá como su candidata a presidenta municipal de la capital. Hace poco el aspirante panista a este mismo puesto, Antonio Sánchez, se refirió a ella como “yegua”, al parecer en alusión al dicho popular de “caballo que alcanza gana”. Los priistas usaron la desafortunada declaración para mostrar la supuesta misoginia de los panistas. Éstos, para defenderse del ataque, planeaban trasmitir un spot argumentando que el verdadero misógino en el estado es el gobernador Mario Marín. Sin embargo, según las panistas, el anuncio fue censurado. Increíble: el PAN —el mismo partido que hace poco aprobó en el Senado, la Cámara de Diputados y las legislaturas locales una reforma constitucional para prohibir las campañas negativas y permitir que el IFE las censure— se queja de censura en Puebla.

 

“Los panistas poblanos se quejan de la censura de un spot, censura que será legal en cuanto entre en vigor la reforma constitucional. Por supuesto que es absurdo que la oposición no pueda criticar con spots a un gobernador como Mario Marín quien encarceló injustamente a Lydia Cacho por pedido de su amigo Kamel Nacif. Pero a eso nos dirigimos a nivel nacional. Fíjese usted que el góber precioso podrá lanzarse a candidato presidencial pero sus adversarios no podrán criticarlo en la propaganda electoral; Marín podrá alegar que los spots son denigrantes o calumniosos y solicitar al IFE que los retiren del aire. El resultado final es que los ciudadanos dejarán de recibir información acerca de las tropelías de los aspirantes a gobernarlos. Esa es la consecuencia funesta de haber prohibido en la Constitución las campañas negativas. Y los panistas, al parecer, apenas se están enterando de la barbaridad que aprobaron”. Hasta ahí el comentario de Zuckerman, que fue retomado ayer por Héctor Aguilar Camín en Milenio.

 

De fondo, se trata de la situación detallada en este espacio desde la semana pasada, cuando comenté que “el problema más grave es que los spots violan el espíritu de la reforma electoral recién aprobada por el Congreso de la Unión con el voto de perredistas, panistas y priístas. Dicha reforma todavía no tiene vigencia, pero el inciso g del apartado A del nuevo artículo 41 constitucional es muy claro: “Ninguna otra persona física o moral, sea a título propio o por cuenta de terceros, podrá contratar propaganda en radio y televisión dirigida a influir en las preferencias electorales de los ciudadanos, ni a favor o en contra de partidos políticos o de candidatos a cargos de elección popular. Queda prohibida la transmisión en territorio nacional de este tipo de mensajes contratados en el extranjero”.

 

“El spot que se difunde desde ayer, por supuesto, viola flagrantemente dicho artículo, ya que está dirigido a influir en contra de los candidatos priístas a través de la denostación del gobernador poblano”.

 

Pues sí, malos tiempos para denigrar a Marín, después de que a nivel nacional el PAN proscribió tal practica.



 

Versión Online

Columnistas

 
Haga cic aquí para ampliar la imagen

   

 
RSS Feeds
En tu Movil
Video
En tu E-Mail
 
   
Estadisticas

© Copyright, 2007 www.diariocambio.com.mx
Avenida 16 de Septiembre 4111, Col. Huexotitla, CP. 72240, Puebla, Pue. - México Tels.(+222)576-0975 / 576-0977
Abrir el ndice