Tiempos de Nigromante


Arturo Rueda
[email protected]
[email protected]


12/02/2010


Un proyecto que aspira a competir


Los más de 72 mil militantes activos y adherentes del PAN poblano sólo tendrán dos sopas para elegir el próximo domingo en su proceso interno. En su mano tendrán elegir un proyecto competitivo para luchar por Casa Puebla o, en su defecto, escoger a un personaje que nunca ha ganado una elección y ya perdió la gubernatura frente al PRI. Así de simple. Recuperar la ilusión por ser competitivos y disputar con posibilidades de triunfo, o regresar al consabido “ganar el partido para perder el gobierno”. También hay un punto de vista complejo: una eventual victoria de Ana Teresa Aranda representaría un triunfo contundente del gobernador Marín en sus aspiraciones reeleccionistas para heredarle el poder a Javier López Zavala. Desde el principio, el mandatario se apostó por tumbar a Acción Nacional usando un “caballo de Troya” que dinamitara desde dentro al partido, y la única que se prestó fue la famosa Ana Tere, un día mito poblana hoy convertida en triste realidad.

 

Como lo dejamos establecido en columnas anteriores, el 14 de febrero resulta fundamental para la causa marinista. Sin Rafael Moreno Valle tendrá unos comicios sencillos, casi un día de campo. Por el contrario, con la designación del senador con licencia habrá una competencia real por retener la gubernatura y las principales alcaldías, así como el Congreso del Estado. La diferencia entre uno y otro se evidencia en la capacidad de generar aliados para la guerra electoral. Ana Teresa Aranda es la guerrilla de una sola persona y Moreno Valle encarna el sueño de la megacoalición opositora. Así de simple.

 

Es un hecho indiscutible que Moreno Valle tiene más aliados que Ana Tere. No es sólo cuestión de cantidad, sino de calidad: por Puebla han desfilado figuras nacionales de grupos tan contrarios como Manuel Espino y Germán Martínez, pasando por Santiago Creel. Cual logro titánico, además, logró firmar una tregua entre las dos familias antagónicas del Yunque local. La tríada Ángel Alonso Díaz Caneja, Pablo Rodríguez Regordosa y Eduardo Rivera Pérez, por primera vez en mucho tiempo, reman en la misma dirección. Y si los generales andan en paz, los operadores también. Gracias a un externo, el PAN poblano ha vuelto a unificarse. El marinismo siempre apostó a que el Yunque no lo dejaría pasar, y resulta que lo dejó.

 

Si su capacidad de forjar alianzas hacia adentro ha sido importantísima, más lo es hacia afuera. Además de que los partidos de izquierda y el PANAL han condicionado su presencia en la megacoalición a que Moreno Valle sea el candidato, también lo ha hecho Elba Esther Gordillo y su súper estructura magisterial. Sin él, es evidente que el SNTE se la jugará con Zavala. La mayoría de los delegados federales, además, juegan en su equipo, por lo que programas y dineros también se sumarán a la campaña.

 

Un elemento vital para una campaña ganadora son los recursos económicos. Además que la familia Moreno Valle cuenta con dinero suficiente, un dato poco mencionado es que el padre del senador actualmente es el Presidente de la Fundación UNAM que agrupa a los ex alumnos empresarios más importantes del país. ¿No le hará el favor Slim y compañía a Moreno Valle padre de apoyarlo con algunos centavos para la campaña de su vástago? Por supuesto.

 

Para terminar: además de agrupar a las familias custodias, delegaciones federales, personajes nacionales del partido, operación electoral del magisterio y magnates egresados de la UNAM, Moreno Valle tiene un atractivo especial: su capacidad para generar una desbandada de priístas encabezada por Enrique Doger. Conocedor de toda la estructura territorial del PRI y de los controles corporativos con que operan, el hoy panista mantiene contactos con muchos liderazgos que a la hora de la hora pueden abandonar el barco zavalista si éste empieza a hundirse.

 

Del otro lado, ¿Cuáles son los méritos de Ana Teresa Aranda? Nadie puede discutirle su papel histórico en los años noventa, pero su transición a partir del triunfo foxista provocó molestia en muchos panistas que se sintieron abandonados por La Doña. ¿Cómo puede competir contra el PRI sin dinero, estructura, relaciones nacionales y el veto expreso del Yunque? No hay forma posible.

 

Resumiendo: el próximo domingo los panistas tendrán que elegir entre un proyecto que aspira a ganar y otro que mira hacia el pasado. Todo indica que Moreno Valle triunfará en la interna si el PRI, con la anuncia de Ana Tere, no se entromete.




 
 

 

 
Todos los Columnistas