Tiempos de Nigromante


Arturo Rueda
[email protected]
[email protected]


14/06/2010


PRI, abre  los ojos, porque pueden perder el 4-J


Gracias a la unión de las prerrogativas de cada partido, la Alianza Opositora dispone de dos espots de radio y televisión por cada uno del tricolor. De acuerdo al pautado instrumentado desde el Instituto Federal Electoral, cada bloque de anuncios inicia con uno de Moreno Valle, luego viene el de Javier López Zavala, y Moreno Valle cierra. El pautado permite la comparación: mientras los de la Alianza Opositora tiene una manufactura impecable en fotografía, musicalización y concepto –Abre los ojos-, los del PRI son auténticamente lamentables, dignos de un abanderado de Palmarito Tochapan y no del candidato tricolor a la gubernatura: la fotografía es pésima, el sonido peor y el guión terrible. Ayer vi uno que obligaba a Zavala a repetir una tautología: “en materia de seguridad vamos a reforzar a todos los cuerpos de seguridad”.  La campaña aérea del tricolor es el ejemplo perfecto de la desorganización que priva a tres semanas de los comicios, pues aunque aparentemente Sánchez Galicia es la cabeza, en realidad todos meten mano y suman sus conceptos “creativos”: desde Claudia Hernández, pasando por los hermanos Limón de By Power y por supuesto, Alejandro Armenta. Total, mientras la campaña morenovallista tiene un target específico de electores switchers, la de Zavala es un batiburrillo de intereses personalísimos.


Alejandro Armenta luce desolado en su batalla por ganar a los electores switchers que, a tres semanas de los comicios, ya van decidiéndose por Rafael Moreno Valle y cierran los ya de por sí cerrados porcentajes. Los peores presagios se cumplieron: la propuesta morenovallista de ¡cumplo o me voy! surtió efecto y por primera, la Alianza Opositora rompió su techo de los 35 puntos y ahora creció 3 para ubicarse en 38 por ciento de la intención. Conjugado con la sangría mínima pero constante, Zavala perdió un punto y ahora ya sólo tiene 44. De tal forma que a 3 semanas de los comicios la ventaja ya únicamente es de 6 puntos. Las alarmas rojas ya están encendidas y, por primera vez, algunos sectores del tricolor ya se dieron cuenta que pueden perder el 4 de julio. Preparados para colisión.


Una de las razones de la sangría de puntos puede ser el desequilibrio en la campaña aérea, como lo señalé en el primer párrafo. Otra, que Zavala se ha convertido en el candidato de boletín, pues las invitaciones a la prensa se han restringido sobremanera a los mítines, de tal forma que las áreas de prensa informan en comunicado lo que quieren para evitar la exposición mediática del abanderado tricolor.  Pero la auténtica razón de fondo es que ninguna de las propuestas del candidato a la gubernatura ha logrado penetrar en el electorado switcher, los indecisos, e incluso por momentos parece que la lucha se abandonó hace tiempo para privilegiar a la maquinaria del voto duro. Si hay un fracaso en la campaña zavalista, reside ahí, en la incapacidad para entusiasmar al electorado que se define como apartidista.


No sabemos si Javier López Zavala tenga una evaluación realista de lo que ocurre en su campaña, pues como se demostró en el 2000 con la derrota de Francisco Labastida, uno de los errores fundamentales que cometen las elites priístas es la división de los equipos en la disputa de los cargos futuros del gobierno. El discurso que se escucha a Armenta es totalmente optimista y muy lejos de la autocrítica: aunque las encuestas se vayan emparejando, la estructura tricolor es tan poderosa que arrasará el mero día de los comicios. Otra: los maestros buenos se la van a jugar con el marinismo, y los maestros malos con la dupla Elba-Rafa. Pero nadie a podido cuantificar cuántos son los buenos y cuántos los malos, pues el único argumento de Darío Carmona es que son un chingo. Pero nada más.


Tampoco queda claro quien es el faro que guía la campaña zavalista luego de que Alejandro Armenta corriera a Elias Aguilar de la campaña entre gritos y sombrerazos. Las encuestas y tracking quedaron a manos de los hermanos Limón de By Power Media, supuestamente los gurús de Enrique Peña Nieto que, sin embargo, a nivel de consultores nacionales e internacionales se pueden definir como unos fuckin nobodys. Por supuesto, los Limón no quiere perder sus contratos trayendo malas noticias bajo el brazo, por lo que se dedican a consecuentar los desatinos salidos de la Diagonal. Su apuesta por el telemarketing es ciega, sin advertir que las familias poblanas están hartas luego de tres o cuatro telefonazos seguidos para conocer las virtudes de Zavala, así como sus propuestas para los jóvenes, mujeres y abuelitos.


Sin capacidad para convencer a los indecisos, Armenta ha tomado la decisión de atrincherarse en el voto duro que, en condiciones normales, no aportaba más de 630 mil votos, a los que ahora deberá restarse la movilización magisterial. La apuesta por la trinchera de los duros es altamente dudosa, pues para ganar se necesitan por lo menos 850 mil votos, pero de dónde sacar tanto petróleo.  Tan desesperados andan que ayer premiaron, por adelantado, a sus movilizadores con la rifa de computadoras, electrodomésticos y material de construcción. ¿Con qué dinero se pagarán?


Y en medio de tal desorganización no son pocos los que se preguntan dónde quedó el genio Sánchez Galicia: seguramente sorprendido también de que sus medios leales son incapaces de convencer tanto de las maldades morenovallistas como las de los bondades zavalistas. Un resultado previsible y poco sorprendente: después de atraer a los medios locales al oficialismo les quitaron credibilidad y hoy son inoperantes, pues locutores y columnistas ya no impactan con su dardos.

 

Sí: los jerarcas tricolores tienen una pintura de Jackson Pollock enfrente de sus ojos a tres semanas de la elección, pues la ventaja ya apenas es de seis puntos. ¿Pelear por los indecisos, atrincherarse en el voto duro o desincentivar la votación? Muy pocos caminos para tantos días. Y con debate de aspirantes en medio.

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas