Tiempos de Nigromante


Arturo Rueda


15/01/2010


Éxitos, Fracasos y Expectativas en las voces de CAMBIO


Imposible creer que los priístas puedan hacer un análisis objetivo del Quinto informe de gobierno: tirarán loas y elegías sin pudor como si fueran flores. Tampoco en el juicio de los panistas: de cara a la elección estatal para renovar poderes criticarán todo, aunque desde el Congreso fueron cómplices y copartícipes. El resto de los diputados, pertenecientes al Frente Amplio Marinista, hará lo que les dicta su hambriento estomago: jugar a la alabanza y la crítica para quedar bien de los dos lados. Por ello, ante el penúltimo informe del gobernador pedimos a nuestras voces expertas y plurales, una nómina de colaboradores sin tacha, realizar su propia evaluación conde acuerdo a tres preguntas fundamentales. 1. ¿Cuáles son las principales fortalezas de la administración de Mario Marín? 2. ¿Qué faltó o en qué falló la administración de Mario Marín? 3. ¿Cuál es la perspectiva para el último año de administración marinista?

 

Las respuestas son sólidas y contundentes. Aquí les pongo una probadita, el resto podrá leerlo en las páginas centrales del diario.

 

“Las debilidades del gobierno de Mario Marín se derivaron de dos factores importantes en el inicio de su mandato: el caso Lydia Cacho y el que algunos funcionarios no entendieran lo de “Gobierno de Nueva Generación”. Ellos pensaron que consistiría en excluir a todos los que no fueran del grupo en el poder y provocaron con ello, odios y resentimientos dentro del mismo Partido Revolucionario Institucional. Muchos de los que fueron relegados aún no acaban de digerir el desprecio que algunos sintieron, del grupo en el poder. (Don Gabriel Sánchez Andraca)

 

“La fortaleza del gobernador fue su impulso a la obra pública, al campo y a la educación; la del político, reposicionar a su partido después de la debacle de 2006; y la fortaleza del ser humano, hacer lo mismo que Mahoma: refugiarse en su soledad, para sortear las barreras del escándalo. Marín es un mandatario bien calificado por la sociedad, aunque resulte extraño, pero repudiado por la clase política no sólo opositora. (Jesús Ramos)

 

“La refundación del año de Hidalgo, pero corregido y aumentado. Será el año con el mayor presupuesto de la historia canalizado a la imposición y el dedazo. Todo el gobierno estará al servicio del ciervo que proteja a los que ultrajaron al estado. Lo mejor del año que viene será la esperanza y el deseo de que alguien sepa canalizar la frustración, el hartazgo y el deseo de cambio real para asegurar que lo vivido en Puebla no se repita nunca más. Puebla es grande y la gente callada despertará para luchar por gobiernos con auténticos servidores públicos que quieran el progreso de todos. (Iñaki Gutiérrez)

 

“Desde mi punto de vista, la principal falla de la administración de Mario Marín ha sido el hecho de privilegiar la política electoral por encima de un enfoque guiado por resultados. El Gobierno del estado no está orientado al cumplimiento de metas. Este hecho se evidencia si tomamos en cuenta diferentes indicadores oficiales a nivel nacional, mismos que dan fe de los retrocesos y grandes retos que enfrenta nuestro estado en materia de competitividad, corrupción y derechos humanos, por citar algunos ejemplos. Especial atención merece el rubro del combate a la pobreza. (Mario Riestra Piña)

 

“La principal fortaleza del Gobernador Marín, está en su trabajo permanente y su habilidad como operador político. Ello le ha permitido cuidar muchos detalles dentro de diversas áreas, y que los poblanos pueden percibir con facilidad. Me refiero por ejemplo, que ha logrado que Puebla se mantenga como un estado que no padece, como por desgracia ocurre en otras entidades, el gran mal de las ejecuciones y enfrentamientos permanentes con el crimen organizado. Se percibe un clima general seguro y en paz. (Guillermo Barba)

 

“Falló en transparencia, honestidad y legalidad. Más allá del penoso escándalo de Lydia Cacho, el gobierno de Mario Marín, será recordado por los poblanos como uno de los más corruptos y cerrados. No se tolera a la crítica; no hay inclusión para otros grupos; existe nepotismo y tráfico de influencias; y en el rubro de obra pública, el saqueo que sufrió el estado fue simplemente descomunal (Manuel Cuadras).

 

“Pienso que tratará de “limpiar la casa” en lo que le resta de su gestión, para que un eventual gobernador panista y un gobierno federal blanquiazul deseoso de ganar credibilidad ciudadana y beneficios electorales no tengan demasiados elementos legales con qué proceder contra él y sus colaboradores, como Javier García Ramírez o Valentín Meneses Rojas. Marín es un político astuto y sabe que un sector importante de la opinión pública y publicada nacional estaría gustoso de que legalmente se proceda en su contra y, si el PAN gana la gubernatura, ni el PRI nacional lo defendería en esta ocasión (Roberto Desachy)

 

“El gobernador Marín supo mantener el rumbo estratégico de su gobierno, nunca perdió la gobernabilidad del estado, evitó el desorden institucional, logró mantener la confianza de los empresarios, mantuvo su liderazgo en el interior del PRI, neutralizó los ataques de la oposición, evitó un distanciamiento con el presidente de la República y, finalmente, pese al escándalo que enmarcó el inicio de su administración, recuperó el respaldo ciudadano de los poblanos (Marcela Jiménez)

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas