Tiempos de Nigromante


Arturo Rueda
[email protected]
[email protected]


17/05/2010


En la capital hay voto diferenciado, aunque les duela


El fenómeno del voto diferencia crece en la capital del estado a una velocidad y fuerza sin precedentes. Las últimas mediciones, las reales y verdaderas, muestran que en el municipio la intención de voto sufre un fragmentación entre los electores que parecen decidirse por seguir caminos diferentes en cuanto a la gubernatura, la presidencia municipal y las seis diputaciones. Es en los seis distritos donde se muestran diferencias ostensibles: en las demarcaciones VI y III los candidatos de la Alianza Opositora derrotan a Silvia Argüello y Mónica Barrientos, que no meten ni las manos ante el carisma de Tony Gali junior y Mario Riestra. Por el mismo camino se mueve el distrito IV, pues la desconocida María Luis Conde produjo un desplome para el PRI semejante a un muro de escalar: si no fuera porque Héctor Alonso fue la peor opción, ya iría arriba. Víctor Manuel Carreto resiste en el I, y la única gran ventaja en la ciudad es para la zavalista Xitlalic Ceja que derrota contundentemente a la cuñada incómoda Denisse Ortíz. Pero el colmo es Edgar Chumacero, pues la protección del ayuntamiento capitalino le da apenas un colchón de 8 puntos frente la desconocida e inoperante Josefina Buxadé.


En el cuarto de guerra tricolor muestran tranquilidad, pues las tendencias globales de votación todavía le dan a Zavala un muy amplio escudo superior a los 12 puntos de ventaja. Pero con el interior del estado bajo control, el teatro de las operaciones se ha traslado a la capital pues el fenómeno del voto diferenciado ya hizo acto de aparición. Las perspectivas hasta el momento son confusas, puesto que Mario Montero sigue teniendo una amplia ventaja sobre Eduardo Rivera, pero no sucede lo mismo entre Javier López Zavala y Rafael Moreno Valle, pues si bien la Alianza Opositora no entra al rango de empate técnico –como presume Más Data- si se acerca a una diferencia de 5 puntos. Las alertas rojas se encendieron, pues de continuar tal tendencia, los resultados finales indicarían que el candidato a la presidencia municipal obtuvo más votos que el candidato a la gubernatura, un hecho que horroriza al war room tricolor.


Las siguientes dos semanas de la campaña, por definitorias, probablemente sean las más duras. El choque de los siguientes quince días terminará por fijar las tendencias irreversibles, puesto que la gente fijará más su atención en el Mundial de Fútbol. Ayer, por ejemplo, fue palpable como empieza a crecer la marea futbolera: los programas de televisión ya dedican más tiempo a hablar de la Selección Nacional y los recortes que debe hacer Javier Aguirre en la lista final. Sumado a los últimos días de la liguilla y el final de la Liga Española y la Champions League, comenzamos a embebernos de futbol. La patada inicial del Mundial en Sudáfrica está prevista para el 11 de junio, pero desde el primero del mes hay partidos de preparación entre las mejores selecciones.


Así que a nadie le extrañe: los mejores golpes bajos y las bombas atómicas que cada equipo tiene se dispararán entre hoy y el primero de junio. Luego, todo se reducirá al Chicharito, Aguirre, Messi y Cristiano Ronaldo.


Por su influencia en la composición del padrón electoral, la batalla por la capital comienza a volverse apasionante. Lo más extraño es que el protagonista no es Eduardo Rivera, sino Moreno Valle y algunos de sus candidatos a diputados como Mario Riestra y Tony Gali junior. Las candidaturas de Silvia Argüello y Mónica Barrientos –pese a sus poderosos padrinos- resultaron muy flojas. No muestran mi movilización electoral, ni carisma y mucho menos argumentos. Hoy, por ejemplo, está citados los candidatos a diputados del distrito VI para realizar un debate en las cámaras de CAMBIO TV. Las invitaciones se giraron a ambos aspirantes, y llegue quien llegue, habrá encuentro. Si Mónica Barrientos se niega a acudir, perderá una oportunidad importante de demostrar que puede derrotar a Riestra, puesto que las encuestas de momento la dan por muerta.
Lo mismo ocurrirá el próximo miércoles, pues hemos citado también a los candidatos del distrito III. Tony Gali junior ya aceptó y la respuestas de Silvia Argüello es previsible. Pero en la capital hay una verdad rotunda: la negativa de los priístas a debatir con sus oponentes los está afectando y todavía no hay previsión hasta dónde puede llegar.


La apuesta del tricolor en la capital es muy grande y Alejandro Armenta debería trasladar su teatro de operaciones: ¿puede caer el municipio y todavía ganarse la gubernatura? Es una jugada aventurada, pero los priístas ya no deben aceptar el riesgo. La estrategia conservadora de aguantar las ventajas hasta el inicio del Mundial del Fútbol suena bien y realista. ¿Pero que ocurrirá si crece una marea subterránea que atraviese el momento futbolero y llegue hasta el 4 de julio? Entonces ya nada podrá remediarse: lo mejor es aceptar lo inevitable. La capital empieza a mostrar una tendencia, y es mejor abrir los ojos a tiempo: los indecisos de Puebla caen en el casillero de Moreno Valle y no en el de Zavala, pese a que Mario Montero sigue teniendo una alta ventaja sobre Lalo Rivera.


Entonces, ¿quién es el remolque de la elección?

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas