Tiempos de Nigromante


Arturo Rueda

20/02/2009

Oro Negro para los veracruzanos


La mañana del martes 17 de enero nos amanecimos con la noticia que con la que sueñan despertarse todo estado bananero: flotamos en oro negro. Por lo menos, la Sierra Norte. El Universal cabeceó: México halla reserva histórica de petróleo. En una zona de 14 municipios conocida como Chicontepec, entre los estados de Puebla y Veracruz, hay una riqueza petrolera para los próximos 80 años certificada por las empresas De Goyler & McNaughton, Netherland & Sewell y Ryder Scott. Cuatro días después, el gobierno marinista no se ha dado por enterado, y los secretarios encargados del gabinete económico, específicamente los de Desarrollo Económico y del Trabajo, no captan que se trata de la tabla de salvación para el desarrollo de la entidad.

 

Más que pazguatos, José Antonio López Malo y Pericles Olivares vegetan en sus despachos mientras sus homólogos de Veracruz ya tienen planeado para devorarse el pastel. De entrada, el mismo día del descubrimiento del mayor yacimiento petrolero después de Cantarell, el gobernador Fidel Herrera Beltrán salió a demandar públicamente que la nueva refinería anunciada por el gobierno federal se construya en territorio veracruzano. No sólo demandó: la propuesta está lista desde ya para el municipio de Tuxpan, quien ofrece los costos más baratos de mano de obra: apenas 640 millones de dólares.

 

Pero no sólo trabaja a toda velocidad la administración veracruzana para devorarse el histórico yacimiento. El  Congreso Local de esa entidad, relata el portal de noticias Notiver, oficialmente ha solicitado la elaboración de un documento de asesoría a los municipios en los que yace el oro negro para preparar y capacitar a sus alcaldes en cómo aprovechar el boom económico que vivirán, así como de la infraestructura que deberán construir para soportar el peso de las miles de pipas que cruzarán por ahí en los próximos 80 años.

 

Mientras tanto, las autoridades poblanas encargadas de la economía viven el sueño de los justos. Llegarán tarde al reparto del pastel petrolero a pesar de que, como anunció el diputado Alberto Amador Leal, la mayoría de los primeros pozos serán construidos en el municipio poblano de Venustiano Carranza. Perfectamente, por ahí, podría construirse la nueva refinería anunciada por el gobierno federal, aunque Puebla ni siquiera está contemplada en el estudio realizada por Pemex para determinar la ubicación que saldrá de entre los estados de Nuevo León, Campeche, Tabasco, Veracruz (con dos posibles ubicaciones), Michoacán, Colima, Oaxaca e Hidalgo, según reportó ayer Efraín Núñez.

 

En tiempos de crisis económicas, el colmo es la pasividad de un gobierno por atraer nuevas inversiones y empleos. Y vaya que el yacimiento de Chicontepec es un buen pretexto. Pero el gabinete económico marinista, en la baba, parece que ni se ha enterado. Nadie, hasta el momento, ha emitido una postura oficial sobre el descubrimiento afortunado. Gerardo Pérez Salazar sigue cavilando como darle vida al ente muerto de La Célula. Casi en la luna, respondió que el gobierno estatal no tiene los recursos para construir la refinería. Por supuesto que no. Lo que se le pide es iniciar el cabildeo ante las instancias del gobierno federal. Mostrar viveza y ambición, vaya.

 

José Antonio López Malo, es excelente persona, pero como secretario de Desarrollo Económico no entiende el crecimiento que provocará Chicontepec, así como los miles de empleos que se generarían con la construcción de la refinería. Hablando de empleos, parece que Pericles Olivares anda en su tercera luna de mil ante la pavorosa crisis económica que vive el mundo.

 

Y el colmo: los diputados panistas, con Eduardo Rivera, sí alcanzaron a reaccionar y solicitaron un punto de acuerdo en el Congreso local para que exhortara a las autoridades locales a cabildear con el gobierno federal la mentada refinería. ¿Y sabe que hicieron los priístas? Mandar el exhorto a la congeladora.

 

Pues sí: administrar la abundancia nos pasa de frente, nadamos en petróleo y nadie hace nada. Pero que tal con que salga una nota contra Agüera, Zavala o compañía, porque entonces todo mundo comienza a moverse.

 

Abundaremos sobre eso.

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas