Tiempos de Nigromante


Arturo Rueda

20/11/2009

El orgullo de Darío Carmona


Cuando el marinismo recibió el gobierno estatal en enero de 2005, la última evaluación de la Secretaria de Educación Pública federal ubicó a Puebla como la entidad número 29 en calidad educativa del nivel básico. Un auténtico desplome producto de la gestión de Carlos Alberto Julián y Nacer, un abogado que no sabía nada de gestión escolar pero que fue ubicado en el cargo gracias a su amistad con Melquiades Morales. Pocos, incluido yo, apostábamos a que la gestión de Darío Carmona pudiera mejorar la situación en el ranking. Y sin embargo, los resultados de la prueba ENLACE muestran un incremento constante al grado de que en el nivel primeria ya se ubica dentro de los diez mejores, y secundaria, a mitad de la tabla general. El avance ha sido confirmado en el informe “Contra la Pared, Estado de la educación en México 2009” emitido por la organización “Mexicanos Primero” dirigida por Claudio X. González y en cuyo patronato participan los empresarios más importantes del país. El informe dice:

 

“EL DESEMPEÑO EDUCATIVO EN PRIMARIA

 

Puebla presenta desempeños muy satisfactorios en las dimensiones de resultados en los alumnos. En cuanto al aprendizaje, el 78.11% de los niños de sexto grado obtuvieron un nivel de elemental o superior en los exámenes de matemáticas de ENLACE, lo cual es más de dos puntos porcentuales por encima del valor esperado (75.52%), el desempeño en esta dimensión se califica como alto. Algo similar ocurre en la dimensión de eficacia, en la que el indicador observado supera al esperado en más de cinco puntos porcentuales.

 

“Con un desempeño en el rango de esperado está la dimensión de permanencia que, aunque la diferencia entre lo observado (98.53%) y lo esperado es positiva (98.14%), en términos relativos la diferencia es cercana a cero.

 

“LOS PROCESOS DE GESTIÓN

 

En cuanto a los procesos de gestión, todos sus indicadores muestran un bajo desempeño. En profesionalización docente, se tiene que los profesores certificados son apenas el 10.85%, mientras que en supervisión tan sólo el 88.21% de las zonas escolares se compone de menos de 20 escuelas, y únicamente el 16.43% de los establecimientos educativos cuenta con consejos de participación en la escuela, todos son datos menores a las medias respectivas, las diferencias estandarizadas en todos los casos permiten asignarle una calificación de desempeño bajo.

 

“EL DESEMPEÑO EDUCATIVO EN SECUNDARIA

La población entre 12 y 14 años decreció un 0.2% del año 2006 al 2007 (según estimaciones del CONAPO). Un total de 323,292 alumnos y alumnas estudiaron el nivel educativo de secundaria en el ciclo escolar 2007/2008, se registraron 2,068 planteles y 17,842 profesores. Aproximadamente el 92.9% de los alumnos estuvo inscrito en una escuela pública del estado y otro 7.1% en una privada.

 

“LOS RESULTADOS EN LOS ALUMNOS

Al igual que lo ocurrido en primaria, Puebla presenta en aprendizaje un desempeño relativamente alto, el 46.49% de los alumnos de tercer grado de secundaria se ubican en un nivel elemental o superior en las pruebas de matemáticas de ENLACE, lo cual es casi cuatro puntos superior a lo que el modelo estimaba de acuerdo al alto rezago educativo de la entidad. En cuanto a eficacia, el desempeño es el esperado, no existe una diferencia importante con respecto a la estimación de la tasa de avance normativo entre niveles. Con un desempeño muy alto, se encuentra la dimensión de permanencia, el indicador observado es de 94.50%, lo cual es significativamente mayor al valor esperado para Puebla de 92.17%. Esto quiere decir que un número relativamente alto de niños y niñas permanece en el sistema educativo durante todo el ciclo lectivo, este es un buen logro en términos de inclusión.

 

“LOS PROCESOS DE GESTIÓN

Referente a los procesos de gestión, los desempeños en secundaria son los esperados. El 11.48% de los profesores están certificados, el 92.90% de las zonas escolares tienen 20 escuelas o menos y el 33.41% de los establecimientos educativos tienen consejos escolares. En todos los casos las diferencias de los indicadores con respecto a las medias son muy cercanas a cero.

 

“PASOS HACIA EL FUTURO

Es interesante observar cómo, a pesar de los bajos niveles en los indicadores de procesos de gestión, las niñas y niños de primara del estado de Puebla alcanzan niveles altos de desempeño en aprendizaje, y no sólo eso, sino también permanecen y acaban en tiempo cada uno de los niveles escolares. No es para desestimarse el efecto cultural que para estos datos pueda tener una tradición local que valora la escolaridad y sus efectos. Según nuestro modelo, la pobre capacidad mostrada en la gestión no condiciona, sin embargo, bajos resultados; se puede conjeturar que con mayor calidad en la actividad de la autoridad educativa, el logro en los alumnos sería todavía mejor, con las positivas implicaciones personales y sociales que hemos argumentado.

 

“En este sentido, el gobierno estatal tiene el gran reto de alcanzar en sus procesos de gestión al menos los niveles de desempeño con los que cuenta su población”.

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas