Y no se les ve porque tienen “un pacto de caballeros” con el gobierno marinista. Se les tolera en la medida que no rompan el orden público: cero ejecuciones, balaceras, secuestros.

 

Tiempos de Nigromante


Arturo Rueda


Pacto de caballeros

 

La nota roja, todo indica, llegó a las primeras planas de los diarios poblanos para quedarse. El marinismo, ante sus escasos logros, encontró en la estabilidad, paz social y seguridad pública su mejor calificación para legitimarse en el poder. Durante la primera mitad del sexenio, a trompicones, se logró permear la imagen de la entidad más segura del país, invulnerable a mafias, sicarios y sindicatos del crimen organizado. Se trata, sin embargo, de los días felices que no volverán. Derrotado por la realidad, Marín lo aceptó sin ambages durante la presentación de la Policía Metropolitana el viernes pasado: “está cada vez más cerca el azote de la delincuencia”. Sí, los Zetas tocan la puerta y Puebla, por si fuera poco, no tiene Procurador.

 

Hasta ahora, la primera plana de los diarios poblanos se había librado de subir al crimen en sus primeras planas. Era, por así, decirlo, un hecho anecdótico propio de las clases populares. Los casos del narcoalcalde Rubén Gil, sus nexos con la Federación y el padrinazgo de importantes miembros de la clase política priísta, abrieron la grieta. Siguió la balacera de sicarios con policías judiciales en Córdoba, Veracruz, cuando los segundos llevaban a cabo la investigación de un camión robado. El levantón de uno de ellos, hasta hoy desaparecido, y la torpe reacción de Mario Montero, alimentaron la hoguera. El inter, el joven y prometedor Procurador Fernando Rosales Bretón renunció al cargo en un acto de dignidad, sólo para que las mafias de la PGJ se quedaran al frente.

 

Hoy, la situación se agrava. La inteligencia de la Secretaría de Seguridad Pública estatal conoce perfectamente los movimientos de Los Zetas en la entidad: están en Xicotepec de Juárez, Huachinango, Tehuacán y la zona colindante con Veracruz, cerca de Córdoba, precisamente donde ocurrió la balacera con los policías judiciales. Y no se les ve porque tienen “un pacto de caballeros” con el gobierno marinista. Se les tolera en la medida que no rompan el orden público: cero ejecuciones, balaceras, secuestros. “Hagan lo que tiene que hacer y váyanse”. ¿Y qué es lo que tienen que hacer?

 

Vigilar los cargamentos que llegan desde el Golfo de México y verificar que se dirijan a donde tiene que ir. En Xicotepec y Huauchinango, Los Zetas vigilan los cargamentos que vienen de Tuxpan y se dirigen hacia el centro y el norte del país. Vasos comunicantes. En Tehuacán patrullan una ruta del Pacífico, específicamente hacia Oaxaca. Y en la autopista México-Veracruz el paso hacia el puerto. El Consejo Estatal de Seguridad Publica sigue los pasos cuidadosamente: cuándo entran y cuándo salen. Son los garantes del pacto de caballeros. Y los encargados de preservar la imagen que en Puebla “no hay crimen organizado”. Pero sí “pacto de caballeros”, les faltaría decir.

 

Algo se rompió en el último mes. El “pacto de caballeros”, por alguna razón, amenaza con romperse y que Los Zetas hagan presencia directa en Puebla. Que se muestren, vaya, como lo hacen en el resto del país. Presumiendo su poder. Pudo ser el caso del narcoalcalde y sus nexos con La Federación. O la balacera con los judiciales en Córdoba. O quizá un suceso más que desconocemos.

 

Pero Marín sabe algo y ya mueve sus piezas en un reordenamiento de los cuerpos de seguridad. El General Ricardo Koller abandonó la subsecretaria de Seguridad Pública –donde encabezaba las labores de inteligencia- para irse a dirigir la Policía Metropolitana. Sus nuevos subordinados lo recibieron con un paro. En lugar de Koller se mueve Armando Toxqui, famoso por hacer toda su carrera en Gobernación, zavalista consumado, y generoso con el narcoalcalde Rubén Gil. Será ahora el encargado de la inteligencia. Jesús Morales junior sale de Vialidad estatal y se va a la Coordinación operativa de la Policía Metropolitana, el cuerpo de élite que será utilizado en caso de emergencia contra Los Zetas.

 

Nadie lo quiere. Nadie lo desea. Suficiente es que seamos la cuarta entidad más corrupta del país, para que al mismo tiempo seamos de los más violentos. A la prensa nacional ya le ocurrió: el conteo de levantados, decapitados, ejecutados y muertos por enfrentamientos se convirtió en una presencia permanente de sus primera planas. “Libramos una guerra”, dijo Felipe Calderón.

 

Ojala la guerra siga fuera de Puebla. Es responsabilidad del marinismo.

 

*** Sobre el lavado de dinero. Nuestro puntilloso e informadísimo lector, Juan Columna, nos aporta más datos sobre el escandaloso centro de lavado en que se ha convertido Puebla.

 

“Quiero referirme a su columna del día jueves 17 de los corrientes, donde hace Usted referencia al estrepitoso gasto suntuario de la “sociedad” poblana, me parecen muy acertados, pero permítame complementar su análisis.

 

“Para detectar informalidad en la economía y su medición, existe toda una metodología, de la cual forma parte los argumentos que con precisión Usted señala; el gasto privado (de los particulares) en bienes y servicios suntuarios, que si se comparan con otras ciudades de las características de Puebla, como lo es Guadalajara o Monterrey, los resultados hubiesen sido más concluyentes.

 

“A finales de la década de los setentas, el Gobierno Federal implementó un operativo llamado “Operación Cóndor”, el cual contemplaba entre otras cosas la persecución del narcotráfico y el lavado de dinero, fundamentalmente en los estados del norte del país y con litorales hacia el Pacífico; Jalisco, Sinaloa y Sonora, donde se habían asentado los principales cárteles del momento, y como indicadores económicos de la actividad informal se tomaron los siguientes;

 

“El gasto privado en consumo suntuario (el que Usted menciona) y el llamado coeficiente de liquidez, que resulta de dividir el dinero en efectivo en poder del público sobre el producto interno estatal (que es el valor de toda la producción en bienes y servicios en el estado en cuestión).

 

“Respecto a este último indicador resultó que estaba por las nubes, esto es, era muy alto en comparación con otros estado de circunstancias económicas semejantes, y esto se debe a que la casi totalidad de operaciones clandestinas se hacen en efectivo, no por vía bancaria, lo que dispara dicho resultado, ejemplos tenemos muchos, el del chino Zhenly Ye Gon, con más de 200 millones de dólares en efectivo, o los recientemente incautados en el Aeropuerto de la Cd de México, que tenían como destino el paraíso fiscal panameño.

 

“El coeficiente de liquidez para el estado de Puebla, le aseguro que es anormalmente alto, pero hay que considerar también otros factores; tenemos la cuarta economía, a nivel federal, con los más altos índices de pobreza alimentaria, de capacidades y patrimonial, por lo tanto una inequitativa distribución de la riqueza; el 10% de la población de ingresos más alto reciben el 60% del ingreso total en el estado.

 

“Pero en absoluto de acuerdo; en Puebla se “lava más blanco”.

 

*** Focos rojos en San Miguel Canoa. “En la junta Auxiliar de esta comunidad habrá elecciones el próximo 27 de abril para elegir al Presidente Auxiliar Municipal, para esta elección contenderán seis planillas; el pasado 8 de abril los representantes de cuatro planillas giraron un oficio a la Presidenta Municipal Lic. Blanca Alcalá Ruiz, y otro al Gobernador del Estado Lic. Mario Marín Torres con copia para el H. Congreso del Estado, en el cual se les pidió a la presidenta y al gobernador no intervenir en las elecciones.

 

“Tenemos entendido que mañana sábado 19 de abril la Presidenta y/o el Gobernador vendrán a dejar apoyos a su candidato, burlándose y violando nuestros usos y costumbres, así como de la Ley Orgánica Municipal. SEÑORAS Y SEÑORES de medios de comunicación y a todos los poblanos, hacemos responsable al gobernador y a la presidenta municipal de la ingobernabilidad y desmanes que pueda causar su presencia en este periodo electoral, sobre aviso no hay engaño, TOMAREMOS LA PRESIDENCIA AUXILIAR Y CERRAREMOS VIALIDADES. ¡SR. GOBERNADOR! ¡No provoque al Pueblo de Canoa!, que ahora ni las balas de goma podrán con los machetes de los Canoenses. Por eso le pedimos: ABSTÉNGASE DE HACER PROSELITISMO A FAVOR DE SU CANDIDATO.

 

“A los medios de información y a todos los poblanos los habitantes de San Miguel Canoa somos gente humilde, trabajadora y respetuosa, pero ya no estamos dispuestos a imposiciones de candidatos afines al gobernador. Me despido no sin antes agradecer su amable atención y pedirles que estén pendientes con la visita A San Miguel canoa de la presidenta y/o el gobernador, gracias”.

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas