Tiempos de Nigromante


Arturo Rueda
[email protected]
[email protected]


21/05/2010


La semana negra del morenovallismo (hay días en que todo te sale mal)


En el cuarto de guerra morenovallista seguramente agradecen que se termine su semana negra. Los errores propios y los impactos de fuera llenaron su agenda al colocarlos a la defensiva y no a la ofensiva. Si tuvieron alguna propuesta temática o éxitos en sus giras, tales fueron opacados por el escándalo propio de la encuesta falsa del BEAP, así como el ataque inmisericorde de Enrique Doger al revivir el hoyo financiero y la detención de Leonardo Tiro Moranchel, creador del fraude SITMA y un día financiero de la campaña de Moreno Valle al Senado, tal y como lo documentaron en exclusiva CAMBIO y El Columnista en junio de 20009 al publicar el reporte financiero del IFE por una aportación de 500 mil pesos. Hablamos de tres impactos negativos en la misma semana a la campaña de la Alianza Opositora agravados por la tendencia de los medios locales a magnificar los errores de Moreno Valle y minimizar sus logros. ¿Cuál será el impacto en las encuestas de la semana horrible?


De los errores, sin duda duele más el propio: apoyar su tesis del empate técnico con una encuesta de la que en un principio afirmaron no tener certeza de quién se las había hecho llegar, pero ahora se afirma es un acto de espionaje de Moreno Valle al cuartel general de Alejandro Armenta. Según confiesa el mismo candidato a la gubernatura, tiene infiltrados de alto nivel en el PRI y en el war room zavalista que le hicieron llegar el supuesto estudio de Rodolfo Rivera Pacheco como un acto de deslealtad. Sin certezas, Moreno Valle se hizo vulnerable y él mismo puso pecho a la balas cantando una encuesta del BEAP que no podía sostener. Lo que siguió fue pura lógica.


Un desmentido duro y contundente del director general del BEAP: la encuesta no es mía y el dicho de Moreno Valle es una mentira. Es contundente porque no hay forma de rebatirla, pues nadie conoce la autoría de los estudios del BEAP más que su director. Y dura porque puso en evidencia la estrategia opositora de construir mediáticamente la idea de un empate técnico con Zavala, pero sin los instrumentos para soportarlo. Tenían una firma desconocida –Defoe Social Reporting- y una local de reciente prestigio –Mas Data-. Y por qué no, se les hizo fácil reforzarse con una empresa reconocida como el BEAP. Pero la bomba terminó por explotarle en las manos. Y por pura cuestión de orgullo, en lugar de enterrar el tema, protagonizaron una fuga hacia delante encabezada por Manzanilla y el propio candidato. Quedaron como mentirosos y falsificadores.


A mitad del escándalo propio del BEAP, estalló el del hoyo financiero a manos de Enrique Doger. Por el calibre del personaje, por su amistad de años con Moreno Valle y porque el ex rector no tuvo empacho en calificarlo de hampón, la nota fue la principal de todos los periódicos de Puebla y ocupó grandes espacios y debates en radio. Un hitazo para Zavala que, sin interrumpir su campaña o despeinarse, puso en jaque a Moreno Valle y la Alianza Opositora.


Ante el chaparrón del hoyo financiera la única idea brillante que tuvieron los morenovallistas fue parapetarse bajo la figura de Melquiades Morales, pensando que el marinismo no se atreverá a sacrificar a la figura del ex gobernador. Pero no deberían estar tan seguros, pues en toda guerra hay daños colaterales y el hoy senador podría serlo. Y como para enseñar los dientes, a la par de las cuentas públicas del melquiadisno solicitaron abrir las de Enrique Doger en su paso por la BUAP, como si eso fuera a causar temor en el ex alcalde, y no mas furia.


Y justo cuando pensaban en resolver ambas cosas, la secretaría de Gobernación capturó al prófugo más famoso de Puebla, el cerebro y perpetrador material del fraude llamado Sitma. La detención de Leonardo Tiro Moranchel, más allá de las sentencias judiciales, tendrá grandes efectos electorales puesto que el seudo empresario financió al PAN y a la campaña de Moreno Valle a la senaduría en 2006 según consta en reportes oficiales. Medio millón de pesos provenientes de los hoy miles de defraudados. Miles de pesos con los que consiguió sentarse a la mesa del entonces candidato presidencial Calderón y le granjearon protección hasta que la Comisión Bancaria y de Valores boletinó sus actividades.


Fuera del circulo rojo hay miles de poblanos afectados por el fraude  de Sitma, de tal forma que el caso de Leonador Tiro Moranchel tiene profundas implicaciones sociales que el PRI podrá explotar llegado el momento. Un día prepotente y amigo de políticos como Moreno Valle, caído en desgracia podría confesar más infidencias patrimoniales.

 

Semana horrible para la Alianza Opositora y un breve descanso en el que Marcelo Ebrard se paseará por Puebla haciendo precampaña presidencial. Pero salvo el escándalo de Rodolfo Rivera Pacheco, los otros dos seguirán vivos y perseguirán a Moreno Valle en las dos ultimas semanas de gran cantidad. Y es que si alguien pensaba que Enrique Doger salió solito y su alma a revivir el hoyo financiero, significa que no entienda nada de política.

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas