Giorgana tiene un gran maestro en eso de hacerse del poder desde la oscuridad, a base de pura paciencia. Su mentor no es otro que su tío, Don Alberto Jiménez Morales, el gran patriarca de la clase política tricolor.


Tiempos de Nigromante


Arturo Rueda


Poder al estilo Jiménez

 

Para nadie es sorpresa el ascenso político de Víctor Giorgana al interior del Ayuntamiento. Desde la campaña se convirtió en el gurú electoral de Blanca Alcalá, y sólo su inestable relación con el marinismo le impidió asumir un cargo de primer nivel desde el inicio del gobierno municipal. Vetado por la administración estatal, vigilado por los infiltrados zavalistas y con el recelo de aquellos que se sienten blanquistas “puros”, Giorgana debió iniciar el trienio desde la posición modesta de Coordinador de Políticas Públicas. Pero ya se sabe aquello de que el hombre hace la oficina, y no la oficina al hombre. En solo seis meses, el hoy secretario de Desarrollo Social despejó dudas para convertirse, indudablemente, en el número dos del gobierno municipal, solo por detrás de la alcaldesa. Por su escritorio, además de proyectos, acuerdos y relaciones periodísticas, ahora pasará el control de los programas sociales, la organización del PRI en la ciudad y el bindaje tricolor rumbo al 2009. Desde la oscuridad, Giorgana ganó la partida.

 

Destacado miembro del grupo político llamado Huachipower, Giorgana tiene un gran maestro en eso de hacerse del poder desde la oscuridad, a base de pura paciencia. Su mentor no es otro que su tío, Don Alberto Jiménez Morales, el gran patriarca de la clase política tricolor. Así, desde la oscuridad y toneladas de paciencia, Jiménez Morales alcanzó la vicegubernatura en el sexenio de Mariano Piña Olaya. Y quizá más: par algunos, fue el auténtico gobernador que lo mismo designó magistrados, diputados, alcaldes y posiciones de primero, segundo y tercer nivel. Para los observadores de aquella época, sorprendió sobretodo que lo hizo sin tener un gran cargo de exposición pública. No era secretario de Gobernación, ni senador. Tan solo un humilde asesor.

 

Mariano Piña Olaya, sin origen poblano y además sin el interés de entenderlos, impuesto por Miguel de la Madrid por el único mérito de haber sido su compañero de banca en la Facultad de Derecho de la UNAM, decidió gobernador con asesores. Especialmente con dos: el mítico Rodolfo Sánchez Cruz –hijo del general Sánchez Tabeada- y don Alberto Jiménez, hermano del antecesor. En cuestión de meses, el serrano le partió toda la crisma a Sánchez Cruz, que ni las manos metió ante el maquiavelismo de los Jiménez. La familia se adueño de Huachinango y casi todo el estado. La mamá de Víctor Giorgana incluso fue alcaldesa y su papá director del Isstep. En esos años se creó además el famoso Huachipower que gobernó Puebla sin rivalidad al frente hasta fueron desplazados por Manuel Bartlett.

 

El maquiavelismo de los Jiménez viene impreso en su genética. Víctor Giorgana, como todo un Huachipower lo explotó al máximo durante el melquiadismo para encumbrarse como secretario particular, presidente del PRI y del Congreso local. Su triunfo en la designación de secretario de Desarrollo Social, sin embargo, tiene dos riesgos: que algunos vean en él al delfín blanquista para la alcaldía y un posible aspirante a la diputación federal, lo cuál le atraerá el fuego marinista. Dos, que el ejercicio del maquiavelismo exige estar fuera de la escena pública. Y a Giorgana lo han colocado en una vitrina.

 

*** CAMBIO suma la información de PROCESO. Como parte de la consolidación de este diario rumbo a su 30 aniversario, a partir de hoy nuestros lectores podrán disfrutar lo mejor de la información del semanario político con mayor prestigio en el país, Proceso, creación del genial Julio Scherer y que durante décadas fue el faro de la libertad de expresión en México. Así, aquí podrá leer a los excelentes reporteros Álvaro Delgado, Jenaro Villamil y José Gil Olmos, así como lo más destacado de la revista.

 

De igual forma, la Agencia de Información APRO a partir de hoy surtirá al diario Cambio con su cobertura nacional e internacional.

 

Un verdadero lujo para nuestros lectores.

 

*** Unas felicitaciones. “Sr Rueda: Permítame felicitarlo y me quito el sombrero, por su intervención en Tv Azteca, así como por tener el valor civil de denunciar públicamente lo que realmente está pasando en la ciudad de Puebla con nuestros políticos, encabezados por el gobernador, de la misma manera le sugiero a nombre de los lectores de su columna en internet ponga un blog para poder comentar y respaldar de lo que se escriba.

 

“Los ciudadanos con valor civil denunciaremos las irregularidades en nuestras comunidades, se dice que usted es amarillista, yo no le diría así, yo creo que si queremos un cambio debemos empezar por algo y este es un buen medio para levantar nuestra voz como ciudadanos. Adelante Sr. Rueda, le reitero mi felicitación”.

 

*** Carmen Serdán opina sobre los “hechos aislados” del crimen organizado. Nuestra amiga y cuidadosa lectora Jennifer López, conciencia política que se identifica con el lema “Anti-reelecionista de toda la vida” nos comenta su visión de la ola de inseguridad que enfrenta la entidad.

 

“Pero qué ganas de estar enumerando cada una de las acciones delictivas que se van apoderando de nuestro estado. ¿Acaso no te son suficiente los comunicados de prensa que envían desde Gobernación que nos dicen que somos el estado DEL NUNCA JAMÁS?

 

“Mientras no se asesine, secuestre, violen a un funcionario de primer nivel estatal, aquí en Puebla vivimos como en el paraíso. ¿Acaso la ciudad de Puebla no fue trazado por los Ángeles?

 

“El recuento que hiciste en tu columna, aún no llega a miles de víctimas con consecuencias fatales. Las personas adineradas, se van de Puebla, luego entonces, los empleos, como ha sido la constante, seguirán escaseando.

 

“¿Qué a los periodistas "que enchinchan cada rato en sus notas", con una que otra madriza y cierre de medios de comunicación, no es suficiente, ¿Cuántos muertos ha habido en este año de periodistas por el cumplimiento de su deber? Ninguno, por lo tanto no pasa nada.

 

“Hay suicidios, pero son gente común y corriente, no cuentan más que en estadística y la verdad se matan por pendejos, luego entonces la Secretaría de Salud si con muchos problemas abastece de mejorales, ahora te pones exquisito, y al rato vas a exigir programas de fondo para abatir este problema de salud emocional.

 

Ahórrate problemas mi querido Arturo, no analices lo que el gobierno no puede observar ni entender, mejor, platica con el ciudadano común y corriente, y pregúntale si este vive como en un estado de guerra, dónde lo anormal se ha convertido en cotidiano, y tan solo puede implorar a Dios, que en su vida diaria, no sufra estas cosas que solo los ciudadanos comunes y corrientes podemos percibir.

 

“Cuando lleguemos a estar como Georgia en Osetia del Sur, con miles de muertos, a lo mejor, digo, quizás, haya una aceptación que las cosas ya se las está llevando la chingada, para eso, te aseguro, los primeros en huir serán los políticos”.

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas