Tiempos de Nigromante


Arturo Rueda
[email protected]
[email protected]


23/03/2010


El arrendamiento de siglas y logos electorales


El segundo factor a tomar en cuenta por los inversionistas de las política local es que la candidatura de Rafael Moreno Valle a la gubernatura de encuentra sostenida por una amalgama partidaria de muy difícil penetración electoral dada la pluralidad ideológica y la historia de enfrentamientos que la izquierda y la derecha protagonizaron a partir del apretado resultado en los comicios presidenciales del 2006. No hablamos de la descalificación chabacana del “agua y el aceite” que subrayan los medios oficialistas. Señalamos un fenómeno más complejo: la integración de guerrillas electorales en un solo ejército capaz de enfrentar a las fuerzas tricolores. Si bien las elites de la alianza opositora tienen un acuerdo para repartirse posiciones de poder, las infanterías no tienen incentivos para integrarse. Hasta hace un año se tiraban todo tipo de calificativos, ¿y ahora caminarán de la mano como Dorothy y sus amigos, tomados del brazo, siguiendo el camino amarillo? Nadie lo cree posible.

 

La Alianza Opositora, antes que un frente electoral, es esencialmente un contrato de arrendamiento en virtud del cual el PAN alquiló las siglas de la izquierda —PRD y Convergencia— para crear una marca electoral nueva que borrara la suya propia, lastrada en las encuestas con un rechazo histórico por parte de los mexicanos. La contraprestación consistió en asegurar a sus dirigentes los primeros lugares de la lista plurinominal al Congreso local y al ayuntamiento capitalino. Aunque la idea puede ser considerada brillante, la creación del membrete “Compromiso por Puebla” tiene un defecto: por tratarse de una marca de reciente creación, requiere de tiempo y exposición mediática para penetrar en electorado. ¿Lo logrará Moreno Valle con tan sólo tres meses de campaña? Quizá en el esquema anterior de compra de spots podría hacerlo, pero el nuevo modelo de comunicación —con espacios controlados desde el IFE— parece tarea imposible.

 

La Alianza Opositora en realidad se trata del PAN con un disfraz multicolor para que no  reconozcamos su verdadero rostro. Pero la evidencia de sus candidatos, para nada ciudadanos, los desnuda. Y es que el albiazul se llevó el premio mayor, las dos candidaturas de mayor importancia. Si Moreno Valle por su condición de ex priísta y su cercanía al gremio magisterial puede ser considerado un producto excelente para el mercado swticher, Eduardo Rivera es un panista duro entre los duros. El oriundo de Toluca, ridiculizado en el círculo rojo por su propaganda que lo hace émulo del Patrullero 777, desconocido absolutamente por el electorado en general, hace de esa ignorancia su mejor carta para competir contra un Montero ultraconocido.

 

De lo perdido, lo que aparezca. Así tomó Moreno Valle la nominación de Rivera luego de analizar los grupos de enfoque que ordenó realizar a la empresa de Luis Woldenberg. Con base a sus fotografías, las opiniones para Humberto Aguilar Coronado fueron de “perezoso” a “flojo”. Por el contrario, a Rivera se le ve “jovial”, “buen padre”, “honesto”. Ahora sólo hace falta que el resto del 70 por ciento de poblanos que dice desconocerlo, opine lo mismo.

 

Al final parece claro que en la estrategia de la Alianza Opositora, Moreno Valle se dirigirá al voto switcher no partidista, y Rivera al panismo duro. ¿Y el voto de la izquierda? Bien gracias. Los dirigentes ya cobraron en efectivo el alquiler de su logo, y a partir de ahora se tirarán a la hamaca. Al final cada uno terminará trabajando por su lado. Todos para nadie, nadie para todos. Exactamente de la unidad que alcanzó el PRI con su estilo mafioso de hacer política.

 

Por ello es que mientras al tricolor apenas les resta por designar candidato en dos municipios, a la Alianza Opositora todavía le falta en ayuntamiento de gran aportación electoral como Teziutlán, San Martín Texmelucan y San Andrés. ¿O será que Moreno Valle todavía no recibe esos reportes de Claudia Hernández, la quintacolumna de la dirigencia tricolor?

 

*** Sobre la mafia de antreros y funcionarios de Fomento Sanitario. “En relación a la columna de día de ayer en su espacio, solamente es para corroborar la red de corrupción que existe en la Secretaria de Salud  principalmente con funcionarios públicos de la Dirección de Regulación y Fomento Sanitario, especialmente la C.P. Claudette Tedy López, quien  se siente dueña y señora de dicha área. Por razón de mi negocio tuve la desdicha de conocer a tal persona obteniendo de ella únicamente malos tratos, multas excesivas, clausura de mi negocio, descrédito publicitario, pérdida de mercancía, etc. Toda vez que por la vía del teléfono celular ordenó a los verificadores el cierre del establecimiento en venganza por no querer pagar directamente con ella la multa a la que supuestamente me hice acreedor.

 

“Después del cierre tuve que peregrinar para que  me calificaran la multa, pasaron más de cinco días para esto y dos días para obtener la firma del Lic. Baraquiel Saloma, el argumento que me daban es que la tal contadora o no estaba en la oficina o se encontraba en desayunos con el Director, en pocas palabra tal para cual y mientras tanto el negocio seguía cerrado corriendo los gastos fijos como la renta, luz, teléfono sueldos y todo los que conlleva un negocio cerrado. Aunado a lo anterior la impotencia y frustración de no poder hacer nada en contra de funcionarios de medio pelo que con la mano en la cintura llevan a la quiebra negocios”.

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas