Tiempos de Nigromante


Arturo Rueda

23/10/2009

Manlio, el héroe


Manlio Fabio Beltrones, por una vez, amenaza convertirse en el héroe de la película (papá) y darle marcha atrás desde el Senado al impuestazo aprobado por el PRIAN. Aliado a Beatriz Paredes, enfrentará a los gobernadores priístas que traicionaron las promesas de campaña tricolores a cambio de que su jugoso presupuesto no se reduzca. El bloque de mandatarios encabezados por Peña Nieto, y en el que milita Mario Marín, tendrán una derrota a manos del todopoderoso líder del Palacio de Xicotencatl. Así, la cúpula nacional del tricolor tiene riesgo de fracturarse como ocurrió en el 2003 a causa de sus intereses. Peña Nieto fue el principal impulsor del aumento al IVA al 16 por ciento asesorado por los neoliberales David Penchyna y Óscar Levin, y tuvo la complicidad fundamental los 10 gobernadores que tienen elecciones el próximo. Pero la contradicción del PRI-partido de oposición que, cual partido gobiernista promovió la subida de impuestos, terminó por fracturar a la cúpula. Hábil reptil, Manlio Fabio advirtió la escisión y ahora pretende capitalizarla.

 

En el 2003 el PRI había recuperado la mayoría en San Lázaro y se veía como un partido lanzado a la recuperación de la Presidencia. Hasta que llegó la discusión del paquete económico y los actores iniciaron la persecución de sus propios intereses. Elba Esther Gordillo, entonces coordinadora de la bancada en San Lázaro, quería congraciarse con Fox y apoyaba el IVA a alimentos y medicinas. Roberto Madrazo era el dirigente nacional cuasi seguro candidato a la Presidencia: aprobar nuevos impuestos era una lápida que hundiría sus expectativas en el 2006. Todo acabó en desastre: Elba fuera del partido, sus incondicionales en la fracción, marginados; y el triunfador de la batalla, Madrazo, pagó sus pecados. El saldo final fue un tricolor sumido al tercer lugar en la elección presidencial.

 

Al mismo tiempo que los priístas celebraron su arrolladora mayoría en San Lázaro, comenzaron las preocupaciones por el papel que les tocaría jugar a la hora de aprobar reformas ingratas e impopulares. Si lo hacían, pagarían el costo electoral en el 2012. Si no, serían exhibidos por el PAN como irresponsables. La trampa se cerró con la propuesta presidencial de un impuesto al consumo del 2 por ciento llamado eufemísticamente “contribución contra la pobreza”. Los gobernadores priístas, liderados por Peña Nieto, pusieron más empeño en el impuestazo que los propios panistas. Después de la votación, fueron exhibidos por César Nava. Y dio inició la furia de los que no estuvieron de acuerdo en la negociación como Manlio Fabio y Beatriz Paredes.

 

Enfurecida, Beatriz Paredes citó a conferencia de prensa para calificar a César Nava y al PAN de “oportunismo electoral”, al tiempo que Manlio Fabio inició la operación política del “dale pa´tras papá” al impuestazo. Total, que en el Senado parecen morir los aumentos al 16 por ciento de IVA, 30 por ciento de ISR, el tres por ciento a los depósitos en efectivo y la retroactividad en la consolidación fiscal, mientras que el tres por ciento a telecomunicaciones aun está a debate. En el mismo horizonte se ve clara la fractura de la cúpula tricolor. Lo mismo que ocurrió en el 2003. La división cíclica de las elites.

 

Por cierto: ¿cómo quedarán los 15 diputados federales poblanos que, genuflexos, votaron a favor de impuestazo traicionando sus compromisos notariales? Pues como lo que son: unos muerde almohadas.

 

*** Sobre el triple empate técnico Zavala-Doger-Alcalá. “Como te he comentado en una o dos ocasiones anteriores, con frecuencia leo tu columna con gran interés, debido a que me parece que es de las pocas que valen la pena, dada tu inteligencia, elocuencia y envidiables fuentes.

 

“Con respecto a la que leí hoy, acerca de un supuesto triple empate entre Doger, Blanca y Zavala, debo decir que no hace falta ser un experto en encuestas, ni en matemáticas, para desprender, de los datos que publicas, que no hay tal empate. En cuanto al primer rubro expuesto, los resultados de preguntar "...¿a quién prefiere para que sea el próximo gobernador?”, la diferencia entre el 17.9 de Doger y el 15.2 de Blanca es 2.7, que sí es mayor al 2.1 de margen de error. La delantera del ex alcalde es mayor con respecto al 14.3 de Zavala, con quien la diferencia es de 3.6, nuevamente, mayor al 2.1 del margen de error. Es decir, que la delantera de Doger sí se da con o sin Blanca en la jugada, más allá del margen de error. Claro, lo anterior, según la encuesta referida de Más Data, lo que de ninguna forma es un pronóstico de resultados.

 

“Ahora bien, tampoco hay empate en la disposición de los encuestados a votar por cada uno de los 3 personajes referidos, ya que la diferencia entre el primero, Doger, y el tercero, Zavala, es de 2.5 (24.6 - 22.1). Y cuando se toman los datos de rechazo, o no disposición a votar por cada uno, Doger tiene mejores números que los otros, ya que el rechazo por Zavala es de 32, es decir, que supera al de Doger por 3.3 (insisto, mayor al 2.1), y la "primera presidenta municipal" también tiene un rechazo mayor al de su antecesor, puesto que 31.1 - 28.7 = 2.4

 

“Así que nos guste o no, en honor a la verdad, esa encuesta (de la que no tengo más datos que los que publicaste -y a cuyo autor intelectual tampoco conozco en persona-), sí coloca a Doger como el puntero del PRI, más allá del margen de error y de cualquier empate técnico. Y conste que no soy dogerista, sólo trato de ser objetivo e imparcial.

 

“Finalmente, con respecto a la ventaja del PRI sobre el PAN, tal vez fue amabilidad tuya decir que "casi" es de 2 a 1. La verdad es que 36.1 / 18.0 no es "casi 2", sino 2.006 Es decir, 2 a 1 sin el casi. Sin más por el momento, te mando saludos y un abrazo. Igor Möller Colín”.

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas