Tiempos de Nigromante


Arturo Rueda
[email protected]
[email protected]


24/03/2010


Increíble: Marín gestionó mejor la economía que Fox y Calderón


Fiel a su costumbre, el subsecretario de Planeación en la SFA, Jorge Arroyó, mintió en la sesión del Comité de Planeación en la que todo el gobierno marinista festinó un supuesto crecimiento promedio del PIB de 5.4 puntos a lo largo de los primeros cuatro años del sexenio. Mintió cuando afirmó que en el 2008, según cuentas del INEGI, la producción poblana había crecido arriba de los 5 puntos. Pues bien, ayer el INEGI emitió sus cifras reales y el PIB local tan sólo creció 3.1 puntos. Así, sumada la primera mitad del sexenio, más el 3.1 correspondiente al 2008, más la caída estimada por Banamex para el 2009 en 9.4 por ciento, el crecimiento de la economía poblana a lo largo del sexenio apenas alcanza los 2.08 puntos promedio anual. ¿Es una buena o una mala noticia? Depende el contexto.

 

Aunque la cifra parece mala —todavía el INEGI no confirma la caída exacta del 2009—, y Arroyo mintió para pintar una realidad económica inexistente, lo cierto es que el gobierno marinista no sale mal parado si comparamos su crecimiento de 2.08 puntos promedio anual con el sexenio de Vicente Fox y los tres primeros años de Felipe Calderón. En el periodo 2000-2006, aunque el primer presidente de Acción Nacional prometió en campaña crecer al 7 por ciento para incorporar al mercado a miles de jóvenes, cerró sus cuentas con un magro, insignificante 1.3 por ciento de incremento promedio anual. Y el panorama es todavía más desalentador si miramos las cuentas calderonistas. Aunque la meta realista del “Presidente del Empleo” fue crecer 2.9 por ciento anual en su primer trienio, la dramática caída del PIB en 2009 del 6.5 por ciento dio al traste con sus esfuerzos. Ahora, en lugar de crecer, decrecimos al ritmo de .9 por ciento anual. Bravo.

 

Así que el desempeño de la economía local si bien no es bueno tomando como referencia lo que hacen otros países, en el desastroso contexto de la economía dirigida por los gobiernos panistas no parece tan malo. El marcador final indica que Puebla, bajo el gobierno de Marín, creció 2.08 puntos, mientras que México con Fox apenas al 1,3 por ciento y con Calderón hasta el momento decrecimos al .9 por ciento.

 

Por supuesto que también puede calificarse de un promedio mediocre. Sin embargo, para el Colegio de Economistas poblanos, dirigido por Jorge Moreno Valle Buitrón las cifras son esperanzadoras de acuerdo con la nota que me envió hace unos días y hoy reproduzco en algunos de sus párrafos.

 

“Con base en la información publicada por el Instituto Nacional de Geografía e Informática (INEGI), en los últimos años la economía poblana ha presentado un mejor desempeño respecto del agregado nacional, lo que se puede ver en los dos principales indicadores de la actividad económica: El Producto Interno Bruto y el Empleo.

 

“Es importante señalar que a partir del 4° trimestre de 2008 se observa un repunte del desempleo en todo el país a raíz de la crisis económica. Se destaca que el estado de Puebla se mantuvo con una menor tasa de desocupación respecto del promedio nacional.

 

“Esta tendencia es consistente con el reporte de trabajadores asegurados por el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS). En 2009, Puebla observó una generación neta de más de 5 mil empleos permanentes, mientras que a nivel nacional se registró una pérdida de 111 mil empleos fijos.

 

“Entre las posibles razones que explican el mejor desempeño de la economía estatal comparado con los promedios nacionales se encuentran las siguientes:

 

i. Dinamismo del sector exportador de la entidad.

 

“En los últimos años, las exportaciones de la entidad han mantenido un crecimiento importante. No obstante, debemos señalar que existe una alta concentración en la industria automotriz y de autopartes

 

“Un reto hacia el futuro será diversificar las exportaciones y aumentar la presencia de los productos poblanos en mercados internacionales. Este puede ser un elemento articulador de las cadenas productivas en el interior. Además, la diversificación del sector externo permitiría reducir la vulnerabilidad de la entidad ante choques en la demanda de la industria automotriz y de auto partes.

 

“Un ejemplo es que Puebla tiene por delante grandes alternativas para potenciar las cadenas de valor en productos agropecuarios de alta demanda en el mercado internacional, tales como la producción apícola y de cultivos estratégicos como el bambú, entre muchos otros. Con ello se fortalecerían los mercados internos y la presencia de productos poblanos en otros países en especial de la Sierras Norte, Nororiental así como la Mixteca Poblana. 

 

“Otra área de oportunidad se encuentra en el potencial turístico del Estado, el cual ha perdido importancia en el PIB de la entidad. Dadas las características de Puebla, el impulso al turismo cultural, de negocios y de naturaleza en sus distintas vertientes podría ser un generador importante de empleos y divisas para las regiones.

 

ii. Crecimiento de la inversión pública a partir de una política de reorientación del gasto público.

 

“Con base en la Cuenta Pública de cada año, se puede observar que en administraciones anteriores el gasto destinado a sueldos y salarios representaba más del 40%, mientras que en la actualidad representa alrededor del 36% (cifras en términos reales).

 

“Por su parte, la inversión en obra pública pasó de representar alrededor del 7% en la administración anterior, a casi el 13% en la actual. De hecho, en la actual administración estatal se han invertido alrededor de 30 mil millones de pesos en obra pública, lo que representa más de cuatro veces lo invertido por la administración anterior, en términos reales (Estimación con base en la Cuenta Pública de cada año)

 

“De acuerdo con la literatura económica, la inversión pública es un importante generador de crecimiento además de generar externalidades positivas hacia el resto de la economía. En la medida en que se tenga más información se podrá hacer un análisis que permita medir el impacto de la estrategia de reorientación del gasto público en el crecimiento económico de la entidad.

 

“En nuestra opinión, un área de oportunidad que no se ha explotado en Puebla, es definir nuevos esquemas financieros que promuevan la coparticipación pública y privada en proyectos de infraestructura de alto impacto como carreteras y sistemas de transporte, pues se ha visto en varios países como Inglaterra, España y Chile, e incluso en entidades como el Estado de México, que dichos esquemas permiten multiplicar las inversión total.

 

I. Indicadores Regionales de Actividad Económica (Banamex)

 

“Recientemente, Banamex publicó sus “indicadores Regionales de la Actividad Económica” para 2009, destacando su estimación de crecimiento negativo del PIB estatal de 9.4%. Al respecto, se señala que históricamente las proyecciones de crecimiento de Banamex para la entidad han tenido una desviación significativa respecto de los valores reales y en los últimos años sus estimaciones para Puebla se han quedado consistentemente por debajo de los datos observados.

 

“Por tanto, se sugiere contar con estimaciones complementarias que permitan hacer un análisis más completo sobre la evolución de la economía del estado.

 

“No obstante, considerando la crisis económica global y el alto impacto que ésta ha tenido en la industria automotriz en todo el mundo, es de preverse que las entidades federativas cuyas economías tengan una alta participación de ese sector, se hayan visto más afectadas. De ahí la importancia para Puebla de diversificar sus exportaciones y actividades productivas, para disminuir la vulnerabilidad de la entidad ante choques externos.

 

“Aún considerando dicho efecto adverso, nuestra estimación es que en 2009 la economía poblana presentará un mejor desempeño respecto del promedio nacional, por las razones señaladas anteriormente, particularmente el dinamismo de la inversión pública que ha servido como una medida contracíclica”. Hasta ahí los comentarios del Colegio de Economistas.

 

Nos queda una sola conclusión: sí, por mucho que pese y parezca increíble, los números no mienten. Mario Marín gestionó mejor la economía poblana de lo que hicieron Vicente Fox y Felipe Calderón con el PIB nacional.

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas