Tiempos de Nigromante


Arturo Rueda


Candidatos del PRI: fichajes y fichitas


Entre la lista palomeada del tricolor para los comicios federales hay muy pocos fichajes, pero sí muchas fichitas. Salvo tres o cuatro excepciones, la mayoría de quienes habrá de representar al PRI tienen negros historiales, cargados de corrupción e ineficiencia. Poco entusiasmo podrán generar entre el electorado, y las nuevas reglas electorales no juegan a su favor. La ausencia de spots en radio y televisión impedirá que los candidatos puedan subir su nivel de conocimiento e intención de voto en pocos días, amén de la reducción de los días de campaña. La propaganda, en esta ocasión, deberá de hacerse de forma encubierta en entrevistas de radio y tv, y los comunicadores regresarán a la vieja estrategia de la publicidad encubierta. ¿Pero eso alcanzará a reflotar a candidatos de tan bajo perfil como Leobardo López o Blanca Jiménez?

 

Los fichajes, aquellos que en verdad pueden aportar algo a la representación nacional en el Congreso, son escasos y se reducen a los distritos de Huachinango, Izúcar de Matamoros y Tehuacán. Alberto Jiménez Merino y Carmenchu Izaguirre ya fueron diputados federales, por lo que ya tienen experiencia del movimiento parlamentario, aunque les faltan las relaciones para integrarse a la burbuja de las decisiones o presidir una Comisión verdaderamente influyente. Caso diferente al de Ardelio Vargas Fosado, con una carrera consolidada a nivel nacional en materia de Seguridad Pública, luego de que por algunos meses incluso coordinó –al mismo tiempo- a la AFI y a la PFP. Con el visto bueno del Presidente y de Acción Nacional, es bastante probable que pueda presidir la Comisión de Seguridad Pública en caso de llegar a San Lázaro.

 

Si los fichajes son pocos, las fichitas abundan. Desde los corruptos hasta los ineficientes, pasando por los personajes grises. Empecemos el recuento por los corruptos.

 

Óscar Aguilar, por el distrito cuarto, tiene una cola larga, pero muy larga, en su recién finiquitado paso por el Instituto Poblano de la Vivienda, donde dejó una larga lista de fraudes en la asignación de lotes. Pero además otro escándalo que duerme el sueño de los justos en la Contraloria, pero que puede despertar en cualquier momento, es la venta irregular  del predio Las Carmelitas, desincorporado del gobierno estatal para venderlo y recomprarlos después. Un verdadero galimatías del que no podrá salvarlo el periodista Juan Bustillos, al que le debe la mayoría de su carrera política.

 

La “Inmobiliaria Las Carmelitas” vendió al Fideicomiso Atlixcáyotl en 50 millones de pesos el terreno de casi 40 mil metros cuadrados localizado en el bulevar Independencia 1902 “A”, pese a que formaba parte del patrimonio del IPV. La escritura se realizó en la notaría de Carlos Meza Viveros, quien incluso ofreció apoyo para restituirlo al gobierno estatal. El Contralor ofreció investigar, pero Óscar Aguilar guardó un silencio sospechoso cuando su obligación era cuidar el patrimonio del IPV.

 

Y qué decir de Fernando Morales en caso de que llegara a ganar. El Parri no sólo desconoció a su padre, Melquiades Morales, golpeándolo inmisericordemente al inicio del sexenio marinista con tal de congraciarse con el nuevo gobernador. Con trabajos pudo ganar la diputación local por Serdán en el 2004, pero ya que ganó, poco se paró en el Congreso del Estado opacado por Rafael Moreno Valle. Más tarde, cuando Roberto Madrazo fue candidato a la Presidencia, el Parri vio el cielo de cerca, y la posibilidad de hacer un negocio millonario con su organización de jóvenes, coordinada por él mismo y su amigo César Sotomayor.

 

Y sin embargo, Fernando Morales fue expulsado con violencia de la campaña madracista cuando su fraude de 30 millones de pesos fue descubierto por César Augusto Santiago, quien denunció al “hijo de Melquiades” como un vivales ante el propio Madrazo y Manlio Fabio Beltrones. En una de las últimas audiencias que el poderoso senador le dio a Fernandito, el Parri fue a promocionar a Carlos Briseño, entonces rector de la UDG, para ir a hacer negocios a costa de la universidad pública. Caído en desgracia por rebelarse a su jefe político, Briseño arrastró también al Parri. ¿O fue al revés?

 

Mañana continuamos.

 

*** Sobre el Loquito Marín (no el gobernador, sino el secretario de Salud). “Dr. Rueda, como siempre, he seguido con atención sus Columnas y me he dado cuenta del espacio que usted permite a las expresiones que como la mía, por obvias razones deben guardar el anonimato; me atrevo a molestarlo para comentarle algo que me parece lamentable y que debe ser del dominio público, por bien de los Poblanos y en particular de algunas familias que empezaron a sufrir la esquizofrenia de un mal Funcionario Público.

 

“Resulta que en la Secretaría de Salud, por razones que nadie se explica, continúa Despachando como Titular de la Dependencia un personaje digno de lástima y si le comento esto no es por ofender al Dr. Antonio Marín López, sino para que alguien se compadezca de su enfermedad y del daño que le está causando como Servidor Público a una Institución que requiere de tener al frente a una persona sensible, que de atención a un Sector tan vulnerable al que pertenecen miles de personas que requieren de una asistencia médica digna.

 

“Quiero decirle que el Señor Secretario de Salud, en medio de su esquizofrenia, se ha dado a la tarea de “correr gente” de la Dependencia, argumentando que se trata de personas no gratas a su desempeño y con el único argumento de que se trata de personas que se dedican a espiarlo y descalificar su trabajo.

 

“A este respecto, cercanos colaboradores al Dr. Marín López, comentan abiertamente, que “su jefe” les ha dicho “en corto”, que la visita del Secretario de Salud a nivel Federal, Dr. José Ángel Córdova Villalobos, como representante del Presidente de México, al Informe del Gobernador del Estado, se debió exclusivamente a que traía la indicación del Lic. Felipe Calderón Hinojosa, de brindarle todo su apoyo para que permaneciera al frente de la Secretaría de Salud y acallar así las voces que demandaban su salida.

 

“Así también comentan, que el Dr. Marín López ha mencionado, que al recibir el “espaldarazo del Presidente” y aprovechando la ausencia del Gobernador por encontrarse de Gira por Europa, “despedirá” a todos aquellos que le están provocando problemas en la Dependencia.

 

“Dr. Rueda, déjeme decirle que los despidos que ha realizado el Dr. Marín López, son a todas luces ilegales, fuera de toda realidad y que sin duda, traerá consecuencias lamentables para la actual Administración Estatal, pues en la Secretaría de Salud, por primera vez se dará un hecho sin precedentes, pues el personal de Base, así como el Sindicalizado, están uniendo fuerzas y en breve, habrán de realizar un movimiento que dejará mal parado al Lic. Mario Marín Torres, quien sin duda, será el único responsable pues el hecho trascenderá a nivel nacional.

 

“Me atrevo a comentarle esto, porque alguien de mi familia se encuentra en las circunstancias descritas y créame, se está gestando un movimiento que nada bueno traerá para Puebla y mucho menos para nuestro Gobernador, quien aunque se trata de un gran político preocupado por los sectores más vulnerables, tiene en su Gabinete a un Secretario de Salud que no responde en lo más mínimo a las exigencias del Mandatario y mucho menos de los Poblanos y eso en el corto plazo, también habrá de dañar su imagen política ya de por sí lastimada por acontecimientos conocidos por todos y justo ahora que está resurgiendo como el gran político que siempre ha sido, se verá lastimada su imagen”.

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas